santafe
Lunes 17 de Agosto de 2015

“Recuperamos los ideales del barrio”

El periodista Miguel Pérez es el presidente del club Liverpool y habló sobre el buen presente: “Todo lo que tenemos es producto de recursos propios”.

El barrio Sargento Cabral es quizás la meca del deporte recreativo en Santa Fe. Básicamente, porque nuclea a gran parte de los clubes sociales que, desde sus inicios, brindaron un espacio de contención y diversión para grandes y chicos. El tiempo fue haciendo mella en muchos de estos, que poco a poco fueron deteriorándose por la falta de interés de las personas que, en muchos casos, son presos de la vorágine y la tecnología que hoy abruma con un montón de cosas.
Así y todo, hay lugares que no se dan por vencidos y siguen apostando al deporte. Uno de esos casos es el del club Liverpool que, a punto de cumplir 93 años, fomenta la camaradería y la amistada a través de las gamas de actividades que posee. Precisamente su presidente, Miguel Pérez, expresó su satisfacción al ver que su entidad crece todos los días.
“Hoy podemos decir que se están cumpliendo los roles de un club de barrio: muchos están desapareciendo y para nosotros es un orgullo saber que seguimos creciendo. Tenemos una barriada en la que hay muchos chicos y eso para nosotros es fundamental, porque en las distintas actividades, estos van, en muchos casos, acompañados por sus padres, y otros que optan por quedarse a presenciar. Lo más importante es que brindamos seguridad”, manifestó.
Asimismo, dejó en claro cuál es el plan: “Cumplimos con los roles, porque contamos con muchas escuelas alrededor, que generalmente se encuentran con el problema de la cantidad de chicos, complicando la ejecución de distintas actividades cuando llueve, porque no tienen gimnasios. Entonces gentilmente nosotros se lo cedemos. Lo mismo pasa con las parroquias. El club tiene instalaciones excepcionales, mucho más después de la inversión que se hizo de 300.000 pesos para refaccionar. Todo es producto de recursos propios, por eso quiero resaltar el buen trabajo de la comisión anterior cuyo presidente era Héctor Greco, que financieramente dejó al club más que bien”. 
En tiempos donde la economía juega una mala pasada a todos, en Liverpool las cosas marchan sobre ruedas: “Financieramente estamos bien, saneados totalmente. Incluso estamos muy cerca de cubrir lo que gastamos, de amortizar la inversión, y eso nos da mucha alegría porque eso quiere decir que las cosas se siguen haciendo correctamente. No cualquier club de barrio se autofinancia como lo hace Liverpool. Gracias a Dios tenemos una comisión directiva conformada por 15 personas que laburan mancomunadamente y los frutos están a la vista. A tal punto que el próximo 10 de octubre, más allá de que el aniversario es el 24 de agosto, festejaremos el 93º aniversario, con grupos musicales e invitados. Justo ese día es fecha FIFA y no habrá fútbol en Santa Fe, entonces nos da la posibilidad de tener esta linda oportunidad de recuperar los ideales de un barrio”.
Siguiendo por este hilo conductor, Pérez, de profesión periodista y relator (trabaja en LT 9), aseveró: “Queremos que la gente se acerque y vea todo lo que se hace. Hay que reconocer que en las primeras épocas mucha gente se esforzó para aportar su granito de arena. Me acuerdo de cuando la calle (Ruperto Godoy) era de tierra y había que juntar para pagar el asfalto, y cuando se debieron refaccionar las instalaciones del club. Entonces nosotros tratamos de mantener el camino de esas personas que siempre quisieron hacer grande a Liverpool”.
Además, agregó: “Se nota cada vez más la falta de interés por ir a los clubes o hacer deportes. La tecnología y demás factores se llevaron la atención de los chicos y nosotros no estamos al margen. Cómo será que la comisión está integrada por personas de 40 años para arriba y nos cuesta insertar a la juventud a los clubes de barrio, porque tienen otras cosas. Pero nosotros tratamos siempre de brindarle un poco de conocimientos sobre lo que es estar al frente de una entidad que no maneja grandes cantidades de dinero, por citar un ejemplo; nosotros trabajamos ad honorem y ese esfuerzo a veces castiga un poquito, más que nada del lado familiar, porque te toca pasar horas afuera. Entonces hay que recalcar el esfuerzo de los que uno quiere, que nos hacen el aguante siempre”.
En el final, admitió por qué se decidió por ser presidente: “Fui 15 años vicepresidente en la gestión de Héctor Greco y ahora volví con muchas ganas de hacer cosas buenas. Quería participar otra vez. Un día alguien me propuso el cargo de presidente y, después de pensarlo bien, me propuse ayudar, porque es el club de mi barrio, que me cobijó de chico, al igual que a mis hijos. Entonces me involucré y sueño con que el bienestar siempre se mantenga”. 


Con una importante inversión, la entidad dio un gran paso hacia el bienestar social, con un salón de usos múltiples equipado con todo lo necesario. Asimismo, cuenta con unos asadores que son el deleite de un sinnúmero de amigos que se juntan constantemente para las tradicionales peñas.