santafe
Domingo 05 de Julio de 2015

“Sacamos a los chicos de los malos hábitos”

Alberto Garau volvió nuevamente a ser presidente del Club Las Flores y lo hizo instando a la gente a participar y colaborar para “seguir creciendo”.

“Es una barriada importante, pero necesitamos seguir creciendo: necesitamos elementos deportivos y todo eso de la única forma que se puede lograr es siempre con el aporte de los padres. Sería bueno de que no sea solo el 30% que llegue a un 80 o un 90%. Este es un club humilde”, fueron las primeras consideraciones del presidente de Las Flores, Alberto Garau, que reconoció que la cuota es un eslabón clave en el sustento de una entidad.
—¿Cuál es la realidad económica?
—Reconocemos que nunca le pagamos a los técnicos, esto es fútbol amateur, ellos vienen ad honórem. No digo que no haya que pagarles, porque estudian, se reciben y tienen un trabajo. Pero a nosotros se nos hace imposible. Sí le pagamos al preparador físico con una cuota complementaria de dirigentes, pero después todo es a pulmón. En Primera estamos contentos con Daniel Boloki, que es un muy buen técnico así que pretendemos seguir avanzando.
—¿Qué te genera estar acá?
—Fui presidente en 2008, fuimos los iniciadores del cambio de la liga junto al Indio Rodríguez, Lucho López, Cecheto, el Tano Piccinino. Siempre nos reuníamos en Newell’s. Ese mismo año fui vicepresidente de la Liga. Estuve un año en AFA representando a Santa Fe, Chaco y Formosa. Aprendí bastante. Vi que el obsecuente (Carlos Lanzaro) progresa en AFA diciendo que sí a todo y así está ese lugar hoy. Y decían que yo era el loco. Así empecé a discutir con Lanzaro y después hubo una interna en donde yo seguía pensando en las instituciones y otros en un trampolín para AFA. Hoy todos me dan la razón. Mi tranquilidad es que mantuve mis principios, porque mi padre me enseñó siempre una cosa: «Estos (mis principios) no se pierden desde ningún punto de vista y menos por plata». Equivocado o no y, en caso de que haya que pedir una disculpa, la pediré. Si tengo la razón me sostendré en su momento como en 2009 cuando estuve en AFA, donde había muchísimas cosas raras. Hubo gente que metió leña al fuego para que yo me abra. Yo venía con un desgaste, no quería ser el malo de la película y di un paso al costado. Los años me dieron la razón sobre quién es Carlos Lanzaro.
—¿Hay proyectos a plazo?
—Sí, seguro. Por eso convoco a todos los padres para que se acerquen, que las puertas de este club están abiertas. Acá nadie se enriquece, muchos de los dirigentes hemos puesto dinero de nuestros bolsillos. Ahora volví a ser presidente. Tengo un grupo muy bueno en la comisión directiva, son todos muy trabajadores, porque esto es un conjunto de amigos.
—¿Qué modificaciones están haciendo con el Plan Abre?
—Estamos haciendo arreglos en el sector norte donde están los bancos de suplente, con vestuarios nuevos y de muy buen nivel. Para esto tengo que agradecer a la arquitecta, a la abogada y al contador del club, que nos pusieron los papeles al día. Ellos también tienen puesta la camiseta del club. Calculamos que entre agosto o septiembre estaríamos inaugurando las obras. También se está haciendo la utilería y un gran terreno solamente para árbitros y planteles. En los vestuarios viejos haremos una casita para un casero, ya que sufrimos muchos robos. También recibimos a la ministra de Desarrollo Social, que se puso muy contenta cuando vio la obra que estamos haciendo. Se comprometieron también a darnos una mano para la iluminación de la cancha y el cerco perimetral. Quiero agradecer a la gente que sigue ayudando y también a otros que ya no están con nosotros, como lo hizo Omar Perotti. El agradecimiento especial también a Marcelo López que aporta la pintura.
—¿Qué es Las Flores para vos?
—Es mi segunda casa. Las épocas cambiaron, pasamos de todo. Conozco gente que se formó y fueron técnicos, también chicos que andaban en sus cosas, en sus travesuras y acá los vimos crecer a través de los profes. Sacamos a los chicos de esos malos hábitos. Esto es mi hogar. Nunca en mi vida había agarrado una pala y acá lo hice, supe lo que es hacer una pared. Esto es un sentimiento. Por eso le pido a los padres que ellos también tienen que educar en lo deportivo, que alienten a sus hijos, pero sin presionarlos, porque esto es un juego. El ejemplo lo tienen que dar los padres.