santafe
Martes 22 de Marzo de 2016

Santo Tomé: en Adelina Este los vecinos piden mejoras en el barrio

El arreglo de calles, desmalezamiento e iluminación son los pedidos que llevarán a funcionarios municipales

En la tarde de este martes vecinos autoconvocados del barrio santotomesino Adelina Este mantuvieron un encuentro, en el cual elaboraron un documento donde plasmaron sus reclamos, los que luego acercarán a la Municipalidad de Santo Tomé.
Calles que alcanzan el calificativo de intransitables, yuyos altos, falta de iluminación en la vía pública e inseguridad son solo algunos de los pedidos que se expusieron en el encuentro que mantuvieron ayer los vecinos de Adelina Este, barrio que se ubica en la zona sur de la ciudad de Santo Tomé, al límite con Sauce Viejo.
En esa línea, uno de los participantes de la reunión y vecino del barrio aseguró que estos reclamos no son actuales y que vienen de larga data. A pesar de esto, aseguran, ningún funcionario se interesó por solucionarlo. “Vinieron de la Municipalidad pero se fueron en palabras nada más”, explicó Omar Bevecni, quien relató que la última visita al barrio fue semanas antes de la fuerte tormenta que se registró a mediados de febrero. 
En esa oportunidad, acudieron responsables del área de Obras Públicas, quienes se comprometieron a trabajar para arreglar las calles. Sin embargo hasta el día de hoy los vecinos siguen esperando.
“La idea es poder reunirnos en la Municipalidad con la intendenta (Daniela Qüesta), porque desde la Subsecretaría de Obras Públicas no hubo acercamientos”, agregó el vecino, sin dejar de lado que, a pesar de las promesas de mejoras, todo sigue igual y nada se cumplió. “Queremos que presten atención a la zona sur, porque esto está en un estado de abandono total”, reiteró Bevecni, quien aseguró que tras el temporal se procedió a la limpieza de todas las zonas pero Adelina Este fue dejada de lado.
“Los chicos empezaron las clases y acá no se puede transitar”, insistió el vecino, cuya principal preocupación es que la Municipalidad colabore en el envío de personal.
“No queremos que nos abandonen, no tenemos iluminación, las calles están totalmente destrozadas; llueve y los chicos no pueden salir”, enumeró en relación a las condiciones en las que se ven obligados a transitar en su barrio.
En la misma línea que Bevecni, la presidenta de la vecinal Adelina Este, Marisa Ríos, coincidió en la falta de mejoras y de soluciones para la zona. 
En ese sentido, Ríos recordó que en el 2015 se presentaron solicitudes en las cuales se plasmaba el pedido de arreglos de calles, tomando como base el hecho que en el barrio vive gente mayor, la cual está enferma y en ocasiones debe ser trasladada en ambulancias.
Con la misma postura que los vecinos autoconvocados, la vecinal coincidió en que es necesario que las autoridades se hagan cargo del estado del barrio.“Ya presentamos notas con el respaldo de los vecinos, pero nunca respondieron”, contó Ríos y aclaró que esto fue antes de que asumiera la intendenta Daniela Qüesta.
Al momento de describir el estado que presenta el barrio, Ríos no dudó en asegurar que está abandonado. Como consecuencia de ello, los prestadores de servicios se muestran reticentes al tener que dirigirse hacia la zona. Desde remises, ambulancias y patrulleros, registran inconvenientes al tener que transitar por las calles de Adelina Este.
“Transporte de remises hay pocos, uno por la inseguridad que hay y otro por el estado intransitable de las calles”, aseguró la titular de la vecinal y agregó que la falta de desmalezamiento también ayuda a que el barrio luzca abandonado. “Parece tierra de nadie”, fue la frase que usó para terminar de describir el sentir general de los vecinos, que desde hace meses vienen reclamando por mejoras y una calidad en la prestación de los servicios que debe brindar la Municipalidad de la vecina ciudad.
A estas falencias se tiene que agregar la falta de luces en la mayoría de las arterias de la barriada, algo que se profundizó desde la última tormenta que se registró en la zona y que además facilitó el robo que sufrió la semana pasada el dispensario del barrio, ubicado a la altura de Candioti al 2800.
Mientras que la falta de respuestas por parte de los responsables se agudiza, los vecinos canalizan sus quejas a través de los responsables de la vecinal. “Estos reclamos son de larga data”, aseguró la presidenta vecinal.