santafe
Jueves 19 de Mayo de 2016

Se aprobó el test de narcolemia para los conductores

El Concejo dio el visto bueno a la ordenanza que incorpora controles sobre el consumo de drogas al Reglamento General del Tránsito. La normativa plantea 180 días como plazo máximo para iniciar los operativos en la ciudad

Este jueves se aprobó la ordenanza que habilita el control de narcolemia a los conductores, la medida se suma a los exámenes de alcoholemia que ya se realizan en la capital provincial. La iniciativa, impulsada por Marianela Blangini (PJ-Santa Fe es una Sola), plantea una aplicación gradual de los controles en los operativos que coordina la Municipalidad.
La ordenanza establece una modificación en el Reglamento General de Tránsito, que marcará la prohibición de “conducir estando habilitado pero con impedimentos sobrevinientes psíquicos o físicos y en estado de intoxicación alcohólica o por estupefacientes. En los casos en que el estado de intoxicación alcohólica o por estupefacientes se presuma, deberá efectuarse la verificación correspondiente”.
•LEER MÁS: Pretenden que se hagan controles de narcolemia en los conductores
En ese sentido, marca que la comprobación de alcoholemia y narcolemia se llevará a cabo por personal sanitario debidamente capacitado y matriculado para tal fin, y se faculta a la Municipalidad para contratar ese personal o bien realizar convenios con la autoridad sanitaria oficial al efecto.
Si bien está contenido dentro del mismo artículo, no se modifica lo que ya se aplica respecto al consumo de alcohol. “Se entenderá que una persona se encuentra en estado de intoxicación alcohólica cuando la medición alcoholimétrica supere las cinco décimas del gramo por litro (0,5 g/l) de sangre. Cuando la medición alcoholimétrica sea superior a cinco décimas de gramos por litro e inferior a un gramo por litro (1 g/l) de sangre, se considerará alcoholemia riesgosa. Cuando la medición alcoholimétrica sea superior a un gramo por litro de sangre se considerará alcoholemia peligrosa”, indica el texto.
Además marca que para quienes conducen motos el máximo aceptado es 0,3 g/l; y para quienes conducen vehículos de transporte de carga o de pasajeros la concentración de alcohol en sangre deberá ser nula.
En tanto, en cuanto al control de narcolemia se detalló que se realizará en los mismos operativos que el de alcoholemia. “Los dispositivos usados para la detección de estupefacientes deberán ser instrumentos reglamentados y aprobados por los organismos nacionales competentes en la materia conforme lo establecido en la ley Nº 19.511 de metrología legal y normas complementarias”, se detalló en el texto.
Y se agregó: “El resultado de la medición de alcoholemia y narcolemia se formalizará en un anexo oficializado glosado al acta de comprobación de faltas en general, firmado por el personal sanitario responsable del control, de la autoridad de aplicación interviniente y del conductor si se aviniere a ello, si no lo hiciere se deberá dejar constancia, pudiendo firmar testigos”.
El artículo 2º de la ordenanza marca que la implementación de los controles de narcolemia será progresiva y establece que los primeros 90 días, después de su publicación, se deberán adquirir los dispositivos necesarios. Luego, también por 90 días, se realizarán controles de prueba.
“Una vez transcurrido el plazo total de 180 días previsto en el presente artículo se desarrollarán los procedimientos de control de narcolemia en forma definitiva, con virtualidad para producir las consecuencias o efectos jurídicos que correspondan”, cierra el artículo.
Y en el tercer artículo se autoriza a la Municipalidad a “celebrar convenios con profesionales en la materia, entes públicos, privados, institutos de investigación u otra persona humana o jurídica, cuyas actividades se encuentren vinculadas al objeto de la presente, a efectos de establecer criterios técnico-científicos para asegurar u optimizar la realización de controles de narcolemia en la ciudad”.
También deja abierta la posibilidad de que el gobierno local pueda modificar los máximos permitidos y establecidos en el artículo primero, de acuerdo a los resultados o conclusiones de nuevos estudios técnico-científicos. En ese caso, el Departamento Ejecutivo Municipal deberá elaborar el correspondiente mensaje y remitirlo al Honorable Concejo Municipal para su aprobación.