santafe
Sábado 04 de Julio de 2015

Se empieza a pensar el cordón verde de los alrededores de la ciudad como circuito turístico

Turismo con valor agregado. La iniciativa surgió a partir del Congreso Argentino de Horticultura que se realizará el año que viene en Santa Fe. La Secretaría de Turismo de la provincia destacó el interés de los productores 

En 2016, la ciudad de Santa Fe será sede del Congreso Argentino de Horticultura, y la Secretaría de Turismo de la provincia se encuentra preparando el material para la presentación de la ciudad en el congreso de este año en Bahía Blanca. En ese marco, y tomando experiencias de otros lugares de la provincia, se pensó comenzar a trabajar articuladamente para convertir el cordón verde de la zona de Monte Vera en un corredor turístico.

Así surgió la idea y la posibilidad concreta de agregar un elemento de valor más al potencial turístico de la región. La intención de la secretaría es empezar, de forma conjunta con el Inta (está en permanente contacto con la producción de la zona), los productores, la Universidad Nacional del Litoral, y la Municipalidad de Santa Fe, a darle forma al proyecto.

En diálogo con Diario UNO, el director provincial de Turismo, Javier Dellamónica, señaló que lo que resta ahora es “armar el rompecabezas a nivel regional”, y que ya existen en Santa Fe muchas propuestas de estas características. Dio como ejemplos el corredor de la ruta 1, donde está muy desarrollado el turismo de fin de semana y de temporada, y se realizan visitas concretas a viveros; Cayastá, Helvecia y Santa Rosa de Calchines, con la producción de zanahorias; o la zona de San Javier ligada a la producción arrocera. 

Además, agregó que en las huertas comunitarias del cordón de Rosario se está trabajando a través del Inta, como una cuestión de inclusión social, pero a la vez para el recorrido turístico con salidas gastronómicas con productos de la huerta de primera calidad.

“A partir de allí se generó una movida donde se trabaja activamente. Entonces, si uno empieza a armar ese rompecabezas se da cuenta de que hay una diversidad muy importante”, sostuvo el funcionario y agregó que el gran desafío está en poder articular con todos los centros de informes de la provincia, todo lo que existe en materia productiva y de posibilidad de visitas.

Mostrar Santa Fe
Entre el 5 y el 8 de octubre, la ciudad mostrará todo lo que tiene para ofrecer a los visitantes en el Congreso de Horticultura de Bahía Blanca y no se hará solamente hincapié en lo productivo, sino también en los otros atractivos ya instalados como el río, la naturaleza, la cerveza, los alfajores y el Puente Colgante, por nombrar algunos. 

“El año que viene, cuando este congreso se realice en la ciudad traerá a muchas personas y dará la posibilidad de hacer visitas a los cordones productivos de la ruta 1, o Monte Vera y, a su vez, los otros atractivos como el río, el pescado, los alfajores, o la cerveza. Lo bueno de esto es que comenzamos a identificar que hay cuestiones productivas que en el pasado no se veían como un valor turístico y hoy sí. Entonces, de la mano de un congreso de estas características se puede pensar a Santa Fe desde lo turístico incluyendo otra mirada”, relató el director de Turismo. 

Con esta propuesta el productor se siente parte directa, porque tiene que abrir su huerta para que la gente lo visite y además ver qué otros productos puede ofrecer. “Hay lugares en donde la gente visita una determinada plantación y se lleva un producto elaborado”, ejemplificó y añadió: “Como en San Pedro, donde la gente puede parar en las plantaciones de naranjas y recorrerlas, pero a su vez puede llevarse el jugo, la mermelada, etcétera. Entonces empezamos a ver valores que indudablemente empiezan a ser parte hasta de la economía de las pequeñas familias”.

El gran desafío
El proceso de mostrar Santa Fe para el congreso del año próximo está sirviendo para hablar con los productores locales y comentarles la idea del circuito turístico, y según destacó Dellamónica, hay interés pero también se trata de lograr un cambio cultural. 

En este sentido, comentó que el desafío está en ver técnicamente cómo se hace el trabajo con los productores interesados, y después brindarles preparación como guías turísticos. A su vez, transmitir esta información a los centros de informes de Santa Fe, ya que este tipo de turismo requiere otra organización. “Acá tiene que haber una persona que te abra la tranquera, que te reciba y que te muestre y cuente qué es lo que se produce y también generar las condiciones para que pueda vender esos productos”, puntualizó.