santafe
Domingo 13 de Marzo de 2016

Semana Santa: el río bajó pero la Costa tiene sólo 30% de reservas

El fantasma de la crecida sigue rondando la zona y los teléfonos no suenan. Los cabañeros tienen la expectativa de llegar al 50 por ciento. Piden una fuerte promoción desde el gobierno provincial.

El fantasma de la crecida del río Paraná aún sigue rondando la zona, sobre todo en la Costa santafesina; y si bien lo concreto es que bajó y mucho el nivel del agua y todo volvió a la normalidad, para el sector turístico el panorama no es alentador y se espera para esta Semana Santa poca ocupación en los distintos complejos ubicados sobre el corredor de la ruta provincial Nº 1. Luego de una temporada estival nefasta y para salir del paso, los propietarios armaron ofertas, promociones y hasta en muchos de los casos, hacen obsequios a los visitantes, pero nada alcanza porque hoy las reservas rondan entre el 25 y 30 por ciento. De todas maneras son optimistas, y esperan llegar al próximo 24 de marzo con una ocupación de entre el 50 y hasta el 60 por ciento.
“Hay muy pocas reservas y también pocas consultas. Todavía está dando vueltas el fantasma de que estamos bajo agua, además me parece que la gente está un poco asustada por la cuestión económica. Muchas veces cuando empezás a especular y tomás precaución en cuanto a los gastos, el turismo es donde más se recorta. Tal vez eso también esté pasando”, fueron algunos de los fundamentos que esgrimió Guillermo Kees, miembro de la Cámara de Empresarios Turísticos de Santa Fe y la Región.
“Hoy anda entre un 25 a 30 por ciento, se puede llegar a un 50 por ciento la ocupación real en Semana Santa. No lo evaluamos como muy buena teniendo en cuenta que esta zona es muy elegida para Semana Santa. Venimos con el arrastre del fracaso de la temporada de verano, creíamos que íbamos a repuntar pero creo que faltó lo que prometió la subsecretaría de Turismo de la provincia que era una promoción muy fuerte en todos lo medios y hasta ahora no se vio nada. Falta promoción para sacar ese fantasma de la crecida, hay que decirle la verdad a la gente, que no estamos inundados”, agregó. 
En esta línea, Kees dijo que “el agua bajó mucho y todos los pueblos están ciento por ciento en marcha, preparados para recibir al turista”. El operador turístico considera que “las condiciones están dadas, los pescadores están expectantes, cada uno hace lo que puede como promoción y en un esfuerzo individual, pero todo está en marcha”, pero volvió a reiterar la necesidad de que “los gobiernos comunales junto con el provincial salgan a promocionar la zona y sobre todo a aclarar la situación real que es que no estamos inundados”.
De todas maneras se mostró expectante y manifestó: “Quedan unos días y no perdemos la esperanza, pero al no sonar el teléfono, se ve preocupante el panorama, uno que ya conoce este tema ve una demanda tibia y tiene miedo, pero esperamos revertir aunque sea un poco la realidad y llegar al 50 por ciento”.

Para salir adelante
Cada complejo piensa y arma promociones para no solo atender de la mejor manera al turista sino para salvar la temporada, la fecha o el fin de semana. Regalan algún paseo, o hacen determinado descuento o si por ejemplo se pagan cuatro noches regalan una, solo por nombrar algunos ejemplos, pero en este caso parece que no es suficiente porque se suman otros factores.
En cuanto a precios, Guillermo Kees dijo que “se bajaron en comparación con la temporada de verano y también en relación con el año pasado”, y luego agregó: “Digo que hasta es peligroso porque en la temporada alta tratamos de ponernos al día con todos los gastos fijos, operativos, cambios de elementos, renovación y más y mejores servicios, invertimos en infraestructura y eso no se va a poder lograr. En comparación con el 2015 está igual y hasta diría que más abajo, pero eso tampoco generó ingresos, es decir que no es una cuestión de precios”.
Para finalizar, el propietario de un complejo de cabañas en Santa Rosa de Calchines dijo: “Se necesita una promoción masiva. Es clave que el resto del país sepa que puede venir y que no lo va a morder una víbora, que no hay peligros y muchos menos el agua es una amenaza. En este caso se dieron muchos factores y en algún momento tendremos que sentarnos todos los locales, los regionales, la provincia porque en este tema del turismo todos somos socios y necesitamos que nos vaya bien a todos”.

Algunos precios
En cuanto a los precios varían según las comodidades y los servicios que se prestan. Se puede encontrar una cabaña para una familia tipo para los cuatro días en 4 mil pesos y otra con las mismas condiciones a 7 mil pesos. Cabañas Cayastá, un complejo ubicado junto al río San Javier, sobre la ruta provincial Nº 1 en el kilómetro 76, en la localidad del mismo nombre, pensaron en el descanso y disfrute de quienes los visitan pero por sobre todo, trabajan para que la estadía se convierta en una experiencia única. Este lugar ofrece para Semana Santa 5 días y 4 noches a 7.700 pesos finales para 4 personas, ingresando el jueves 24 y hasta el lunes 28 de marzo. 
Santa Rosa de Calchines es otro de los lugares buscados por los turistas, se encuentra a menos de una hora de viaje de la ciudad de Santa Fe, y se enmarca en un paisaje repleto de naturaleza y emociones que espera a los visitantes con amplias comodidades en distintos complejos de cabañas totalmente equipadas. El Molino es uno de ellos y desde allí contaron que las cabañas cuestan 4.000 pesos el fin de semana para cuatro personas.