santafe
Sábado 26 de Marzo de 2016

Soy De: Central Guadalupe, en el centro de la escena

Ubicada en un punto histórico de la ciudad, esta Asociación Vecinal Cultural y Deportiva se levanta con varias opciones recreativas para personas de todas las edades. El taekwondo es su principal actividad, pero encontró en otras más la clave para sacar a los chicos de la calle. 

La historia de este amor comenzó de la misma manera en que nació la mayoría de las instituciones de Santa Fe, por la idea de un grupo de personas que un día pensó en mejorar la vida del barrio mediante la creación de un club, donde se pudieran realizar actividades con tranquilidad.
Esto se gestó en Guadalupe Centro, que era una colonia floreciente. Los primeros pobladores apostaron por el cultivo de legumbres, hortalizas, flores y árboles frutales, y el enorme monte de aromos, ombúes y espinillos se transformó en zona de quintas cultivadas.
Los años pasaron y seguía creciendo a pasos agigantados; ya habitarlo era una aventura inigualable, llena de matices para un ciudadano con visión del mundo ciertamente más estrecha que la que tiene ahora. Pero tal vez más plena y más ingenua y, por lo tanto, más dispuesta a la admiración y el encantamiento. Eso despertaba en sus habitantes y en los del resto de Santa Fe, apreciar sus constantes cambios, sus mejoras y su adaptación.
Pero un grupo de personas con mucho arraigo al lugar quiso ir más allá y, tras incontables charlas y reuniones, logró que les cedieron los terrenos de Javier de la Rosa al 1000, donde funcionó como club para la realización de grandes fiestas de todo tipo, más que nada porque se trata de un lugar habitado por muchos quinteros. Se llamaba Central Sportivo Guadalupe. A medida que fue pasando el tiempo, cada nueva comisión se hacía cargo de administrar la parte edilicia, incluso formó parte de la Asociación Santafesina de Bochas, pero en la década del 80 se convirtió en vecinal con el fin de apoyar a la gente del lugar. Pasó a denominarse Asociación Vecinal Cultural y Deportiva Central Guadalupe.
A medida que fue pasando el tiempo, fue recibiendo el castigo de malos manejos y, por ende, su deterioro era cada vez más enfático. Es más, muchos de los que pasaban buenos momentos poco a poco encontraron en otros lugares su esparcimiento. Fue así como vecinos que querían recuperar un tesoro muy valioso, se pusieron manos a la obra y paulatinamente fueron retomando el cauce. Es verdad que los resultados van apareciendo paulatinamente, pero producto de las carencias económicas del país, cada paso cuesta un montón.
Así y todo, cuenta con una sala para pilates, un gimnasio de musculación y la puesta en escena para la práctica del taekwondo ITF, donde el profesor Guillermo Bianchi traslada sus conocimientos a personas de todas las edades. El funcional, muy de moda por estos tiempos, también tiene su lugar. Actualmente es el punto de encuentro para reuniones sociales, con dos amplios asadores donde cocinan muchas de las cosas que luego se hacen a beneficio. En pocas palabras, un lugar que, después de haberse caído, poco a poco va poniéndose de pie nuevamente.

        La Asociación Vecinal Cultural y Deportiva está emplazada en un punto emblemático de la ciudad y su principal objetivo es brindar un servicio de contención a chicos de todas las edades.

        A beneficio. Los asadores son el lugar donde se cocinan clásicos manjares.

       Gimnasio. Está equipado con lo necesario para la práctica de musculación.