santafe
Lunes 11 de Enero de 2016

Todavía conmovida, Cayastá intenta recuperar la normalidad

Los vecinos intentan buscar la “paz” que dicen haber perdido por estos días. “La gente va a poder salir al patio”, dicen algunos. “Ya vamos a tener la película de la historia”, dijo el presidente comunal

Los pobladores de Cayastá nunca pensaron que podían vivir una situación similar. Los prófugos nunca tuvieron en cuenta que la crecida de los ríos, principal problema de la región, se convirtió en el escollo más difícil. “Los hermanos Lanatta y Schillaci terminaron empantanados, así se resolvió la historia”, dijo el presidente comunal, Mario Lartiga. “El GPS no les marcó que tenemos los ríos crecidos”, agregó.
 
La Comisaría 5ª es la encargada de bregar por la seguridad de todos los cayastaceros. Cuenta con 15 oficiales, todos pertenecen al departamento Garay. Todos los oficiales son “conocidos” por los vecinos del pueblo. “Ellos son buenos muchachos” dijo Néstor, un productor de la zona. “Estamos orgullos por el trabajo que hicieron”, dijo Carmen, vecina del lugar.
 
 
Todo ocurrió ahí, en una localidad costera que se caracteriza por la visita de turistas. Ubicada a 82 kilómetros de la capital provincial y a más de 700 de General Alvear –donde se encuentra el penal de máxima seguridad del que escaparon los tres recapturados– Cayastá fue el centro de la escena nacional, algo que muchos lamentan. “Me hubiese gustado que seamos el centro de atención por otra cosa”, confesó un vecino. “Acá, estamos consternados, pensamos que todo se había terminado el sábado pero no fue así”, dijo una señora.
 
“Vamos a tener la película”
Así se refirió el presidente comunal de Cayastá, Mario Lartiga, luego de conocerse el desenlace de la historia. Atónito, el funcionario confiesa: “Esto fue una película para nosotros, nunca lo pensamos, ni se va a presentar otra vez. Lo que vivimos el fin de semana no lo vamos a volver a ver”, manifestó.

En diálogo con el matutino, Lartiga reconoció que llegaron horas de “tranquilidad” para el pueblo. “Acá andamos, descansando un poquito porque ha sido bastante brava la mañana”, admitió. Durante el fin de semana las calles del pueblo quedaron desiertas. “Ahora la gente en el pueblo está calma. Por suerte los agarraron, pero estuvimos todo el fin de semana con tensión. Mucha gente que estaba intranquila, por sus pertenencias y por su vida. Tenían miedo de que se metieran en sus casas y pasase cualquier cosa”, contó.
 
 
El presidente comunal de Cayastá relató a Diario UNO algunas experiencias. “La gente estaba asustada y hubo vecinos que arrimaron la mesa a la puerta. Estamos hablando de dos personas que estaban dispuestas a todo”, remarcó.

La localidad se convirtió en el centro de atención nacional durante el fin de semana. Además de la presencia de cientos de efectivos con helicópteros y vehículos, los medios de comunicación convirtieron al lugar en un set televisivo. “Estaban todos los medios apostados frente a la comisaría y cuando se enteraron de que se los llevaban a Helvecia, se fueron corriendo para allá, rapidísimo”, dijo Lartiga. 
 
El funcionario señaló que la crecida de los ríos terminó con el raid de los prófugos. “Nosotros tenemos dos crecientes, la del Saladillo al oeste y al este la del río San Javier. Estos dos (por los detenidos) se metieron en un camino equivocado, que no está en ningún GPS. No sabían que había tierra y agua, y quedaron empantanados. Entraron en terreno desconocido”, agregó.

La comisaría del lugar cuenta con 15 policías. Los vecinos se manifestaron orgullosos del trabajo realizado. “Son de la zona los oficiales; de Helvecia, de Santa Rosa, son todos del departamento Garay. Conocen mucho el lugar porque tienen que hacer traslado de hacienda. La gente conoce a todos los policías”, aseguró.
 
Recuperar la paz
“Cayastá es un pueblo muy tranquilo, mucha paz, nunca pasa nada”, relató una vecina a Diario UNO y agregó: “Acá estamos consternados. Pensamos que todo se había terminado el sábado. No salí en todo el día, me quedé en mi casa, lo seguí por televisión”. Carmen se confiesa y dice: “Tenía un poco de miedo, estuvimos temerosos todo el fin de semana”. La vecina recuerda a los policías de la comisaría y afirma: “Estamos muy orgulloso de todo el pueblo. Porque acá siempre pasan cosas menores. Esto es para aplaudir a los muchachos”.
 
Néstor, productor de la zona, asegura que no se asustó. “Realmente yo no me asusté, pero creo que fue porque no alcanzamos a entender la peligrosidad de estos sujetos”. El vecino no logra entender cómo los malvivientes terminaron en la localidad costera. “Lo que llama la atención es que todo haya terminado acá, cuando había un operativo cerrojo. Los tenían que agarrar, no tenían salida”, dijo Néstor. 
 
Por último, el productor de la zona lamenta que Cayastá se convierta en noticia nacional por esta situación. “Me hubiese gustado que seamos el centro de atención por otra cosa”, dijo y se encargó también de honrar el trabajo de la comisaría: “Por nuestra policía, que muchas veces son maltratados, creo que han mostrado su profesionalismo”.
 

La localidad se intenta recomponer y volver a la cotidianidad. Luego del agitado fin de semana, Cayastá tendrá un relato más que se sumará a la de la propia fundación de Santa Fe de la Vera Cruz por Juan de Garay.