santafe
Jueves 02 de Julio de 2015

Transporte urbano de pasajeros: empresarios piden aumentar el boleto a $6,70

El intendente dijo que la ciudad tiene el boleto más bajo del interior del país y que se tratará de no afectar el bolsillo de los trabajadores. El pasaje común con monedas que hoy sale 5 pesos, saldría 6,70. En tanto las tarifas para aquellos que pagan con tarjeta pasarían de 4,50 a 6 pesos.

El mes pasado, los empresarios del transporte urbano de pasajeros de la ciudad de Santa Fe, elevaron al municipio un pedido de incremento de tarifas de un 34%, para los viajeros ocasionales que pagan con monedas, y un 33,3% para los que lo hacen con tarjeta magnética. Ayer por la mañana, en declaraciones a la radio universitaria LT10, el intendente José Corral reconoció el pedido del empresariado, y sostuvo que el municipio se encontraba analizando el incremento.
“Hay un pedido de las empresas que estamos evaluando. Santa Fe ha sido muy prudente, somos la ciudad del interior del país que tiene el boleto más bajo. Trataremos de no afectar el bolsillo de los trabajadores, evitando que se deteriore el servicio. Pero si hay nuevos costos, hay que prever cómo se enfrentan”, sostuvo Corral dejando a entrever que habrá aumento. Lo que aún no está determinado es si será el 34% solicitado, o si el porcentaje será menor.
Por su parte en diálogo con Diario UNO, Daniel Sierra, gerente de la empresa Autobuses Santa Fe, contó que en la nota enviada a la Municipalidad se presentó un estudio de costos en donde se justifica el pedido.
El texto al que accedió Diario UNO sostiene como razones para plantear un ajuste tarifario “el incesante incremento en todos los costos operativos por encima de los subsidios nacionales y el nuevo régimen de subsidio provincial anunciado hace tiempo, pero aún no efectivizado”.
Aclaran que respecto a este subsidio “largamente anunciado por la provincia”, se presentó toda la documentación e información solicitada, y sin embargo “aún no se ha percibido importe alguno en dicho concepto”. Igualmente, de acuerdo a las estimaciones a las que el empresariado tuvo acceso “se prevé un valor anual del orden de los 20 millones de pesos, a distribuir entre todas las empresas”. A su vez, sostienen que “el resto de los subsidios nacionales percibidos por las empresas son de público conocimiento, a través de la página de internet de la Secretaría de Transportes de la Nación”.
Otro de los párrafos hace hincapié en que, entre las variables más afectadas por los aumentos del último año, se encuentran “la importante inversión realizada por las empresas en unidades de un promedio de antigüedad inferior al dispuesto por la normativa municipal; el equipamiento y mantenimiento de unidades nuevas, con sistemas de geoposicionamiento satelital; las experiencias que comienzan a realizarse con sistemas de monitoreo; el costo erogado por casi 700 choferes en el sistema; más el personal administrativo, de mantenimiento y control; además del incesante incremento en el costo de los combustibles”.
“Por tal motivo, –continúa la carta– y sin que ello obste a la realización de los estudios que el Ejecutivo Municipal disponga, elevamos a su consideración el análisis de nuestros costos operativos, que arroja un equilibrio de $6 para la tarifa con sistema de tarjeta sin contacto, y $6,70 para el pasajero ocasional con monedas, y a partir de allí, un ajuste proporcional en todo el cuadro tarifario”.
Los empresarios adjuntaron además a la Municipalidad, como elementos a tener en cuenta a la hora de defender el pedido de incremento tarifario, las escalas salariales vigentes y las facturas de compra de unidades y de combustible del mes de mayo de 2015.
La implementación de la Sube
En marzo, desde el Ministerio del Interior y Transporte de la Nación, afirmaron que la tarjeta Sube estaría funcionando en el transporte urbano de pasajeros de la ciudad a fines de mayo o principios de junio. Ayer comenzó julio, y si bien hubo avances concretos, aún el Sistema Único de Boleto Electrónico no está operativo.
En este sentido, el gerente de Autobuses Santa Fe SRL, señaló que las empresas estaban aguardando el arribo de funcionarios desde Buenos Aires para hacer las “inspecciones necesarias”.
“Nosotros ya hicimos la instalación gruesa en las unidades, lo que está faltando es que lleguen las expendedoras donde se apoyan las tarjetas. A su vez, estamos haciendo las instalaciones internas en la empresa (internet, wifi, y demás cableado), que son las que captan la información y la transmiten a Buenos Aires para que hagan su proceso”, indicó.
Sierra además manifestó que es muy difícil precisar una fecha para que el sistema esté operativo porque las empresas se manejan con inspecciones y fechas del Ministerio del Interior.
“Si fuera por nosotros, lo que más demora ya está instalado en todas las unidades. El resto, si nos dijeran que hay que implementarlo, creo que en tres días estaríamos en condiciones de hacerlo”, puntualizó.
Con respecto a los puntos de venta indicó que se está tratando de que sean los mismos que funcionan hoy con las tarjetas actuales, pero advirtió que es la Municipalidad la encargada de manejar ese tema con el gobierno nacional.