santafe
Miércoles 20 de Enero de 2016

Un libro para Fede: una campaña para un nene que perdió a su mamá

La iniciativa pertenece al grupo El Árbol de los Libros, para apoyar a un niño de dos años, de la ciudad de Esperanza. Amantes de la lectura se suman a un fin en común

Con el nombre Un Libro Para Fede, el grupo El Árbol de los Libros creó un evento en la red social Facebook en solidaridad con un nene que perdió a su mamá hace pocos días en la ciudad de Esperanza, Santa Fe.
 
En diálogo con Diario UNO, la creadora del grupo, Nieves Crespo, explicó que “este evento se realiza para darle pequeñas alegrías en forma de libros a Federico, el pequeño hijo de dos años y medio de Milagros Giovino; y es también una forma de acompañar a su familia en este doloroso momento”.
 
En su formato original, El Árbol de los Libros funciona similar a una cadena de favores. Quien ingresa al grupo le envía a domicilio un libro al niño que se le designa (en realidad, al adulto que se anota); luego debe indicar a otras cuatro personas (que le son señaladas) el nombre y la dirección donde deben enviar un libro; y en la tercera instancia comienza a recibir libros en su casa (pueden llegarle hasta 16).
 
De manera inevitable, en el muro del grupo, los y las participantes generan lazos amigables entre sí y compatibilizan sus propias vivencias y las de sus hijos al enviar y recibir los libros.
 
La mamá de Fede era Mili (Milagros) Giovino, una de las primeras participantes del grupo, que comenzó a jugar el 10 de septiembre del 2015. El 14 de enero pasado falleció a causa de un infarto sin patología previa.
 
“Cuando recibo el aviso por mensaje privado de parte de una compañera de trabajo de Mili, decido hacer un post (una publicación en Facebook) para pedir que tengan a su familia y a ella en oración o en sus pensamientos y para pedir por ese día silencio en su memoria. Muchas familias comentaron enviando sus condolencias y respetando el silencio hasta el día siguiente. Luego, una mamá sugirió enviar un libro a Fede –a la casa de su tía– y todos empezaron a apoyar la idea, por lo que se creó el evento. El libro puede ir acompañado de cartas y dibujos”, relató Nieves Crespo a Diario UNO.
 
Y agregó: “Creo que cada uno sintió el dolor de esa familia a su manera, la mayoría de los participantes somos madres. Solidaridad y empatía son las palabras que nos movilizan”.
 
Una caricia
“Mili estaba muy entusiasmada con el grupo y el juego. Ya habían comenzado a recibir libros y subía las fotos de cada regalo agradeciendo a la mamá que lo había enviado. Las fotos eran hermosas, Fede siempre sonreía”, contó la fundadora del grupo, que suma ya casi 28 mil participantes (muchos, o la mayoría, santafesinos). 
 
En relación al objetivo de la iniciativa solidaria, Nieves opinó: “Quizás sirva para que él sienta que aquello que inició su mamá continúa, es una caricia toda vez que un nuevo libro llega”. 
 
“Quizás algún día su tía le cuente de esta hermosa aventura de dar y recibir que vivió con su mamá, y de cómo un grupo de gente desconocida quiso ayudarlo, acompañarlo y abrazarlo a la distancia. Es un homenaje al fin a la memoria de su infancia. A su madre”, reflexionó.
 
Para quienes deseen enviar un libro de regalo a Fede –la dirección postal es en la ciudad de Santa Fe–, pueden ingresar al grupo El Árbol de los Libros y allí encontrarán los datos de esta iniciativa.
 
Por otra parte, las administradoras de El Árbol convocaron a un encuentro a realizarse el próximo 30 de enero –el día en que Mili Giovino cumpliría 35 años– en la zona de juegos del Parque Federal. Se trata de la Primera Arbolada y buscar reunir por primera vez en persona a muchos de los miles de integrantes que ya tiene el grupo.
 
En diciembre
El mes pasado, el grupo mantuvo otra iniciativa solidaria para ayudar a Catalina, una nena de dos años de Munro, en el partido de Vicente López, en Buenos Aires, a quien en diciembre le diagnosticaron leucemia y comenzó el tratamiento. 
 
Para acompañarla en estos días, los participantes decidieron enviarle cuentos –solo puede recibir libros nuevos que no hayan sido manipulados por menores de siete años. Si bien el evento caducó, aún se puede colaborar, desde el mismo grupo.