santafe
Lunes 14 de Marzo de 2016

Un tucán en pleno corazón de Bº Guadalupe sorprende y moviliza al vecindario

Se escapó de la casa de sus dueños y desde el miércoles sobrevuela las copas de los árboles de la plaza Gregoria Matorras de San Martín. Un grupo de vecinos se organiza para atraparlo y devolverlo a su hábitat natural. FOTOS.

¿Qué hace un tucán en Santa Fe lejos de su hábitat natural? ¿Cómo llegó? ¿Quién lo trajo? Éstas son algunas de las preguntan que surgen al leer el título de la nota. Lo cierto es que desde el miércoles pasado sobrevuela las copas de los árboles de la plaza Gregoria Matorras de San Martín, más popularmente conocida como plaza San Pablo, en el corazón de barrio Guadalupe. 

Este fin de semana, un nutrido grupo de vecinos y curiosos que pasaban por la zona, se sorprendieron con la presencia de la exótica ave, al mismo tiempo que se detenían para admirar su belleza. 

Un vecino y veterinario del barrio, organizó un grupo de personas para intentar formar guardias para alimentar y capturar al tucán, con el firme propósito de poder devolver al ave a su entorno natural o dejarlo en manos de profesionales. 

"Estuve desde el sábado al mediodía en la plaza con una jaula trampera tratando de atrapar al tucán. Pero la cantidad de gente y chicos en el lugar dificultó la tarea. Tratamos de alimentarlo con frutas varias, pero no pudimos hacer que baje de las copas de los árboles", explicó el veterinario, quien además confirmó que "el dueño del tucán brindó el visto bueno para trasladarlo a su hábitat natural". 

Diario UNO se acercó hasta el lugar y logró dar con el dueño de la éxotica ave. José tiene 86 años y es vecino del barrio hace más de 50 años. Según relató, el tucán llegó a su poder hace cinco años mediante un viajante al cual le curó una "culebrilla" en la cabeza. "Me dejó el ave como regalo y no me quedó más remedio que aceptarla. Le hice una jaula en el patio de mi casa, lo alimentaba con frutas, alimento balanceado y diversas comidas. Durante el día le dejaba la puerta de la jaula abierta y se paseaba por todos los árboles de la casa. Incluso era un ave dócil que se dejaba alimentar con la mano", contó José, quien bautizó al ave con el nombre de "Tuqui".

Vio el cielo y se voló
El miércoles pasado, si bien su dueño no tiene explicación, el tucán se fue volando desde el patio de su casa. "Salí a la calle y hablé con todos los vecinos para contarles de la situación y dejarlos alertas; la verdad pensé que lo había perdido para siempre", recordó el abuelo de 86 años.
Al mismo tiempo, el veterinario junto a un grupo de proteccionistas de animales, quienes desde el sábado están tratando de atrapar al ave, convocaron a una reunión a todos aquellos vecinos que quieran colaborar con la captura del tucán. La misma se llevará a cabo este martes (mañana) a las 14.30 en la plaza. 

Por otro lado, se comunicaron con el guardafaunas Juan Martín Mastropaolo, quien consiguió el contacto para trasladar al ave a una reserva en Iguazú llamada Guirá Ogá, en la cual se dedican exclusivamente a la rehabilitación de aves silvestres.
Un tucán en Santa Fe
Se denomina tucán a los miembros de la familia Ramphastidae, que se compone de 5 géneros y aproximadamente 42 especies. Se trata de un ave cuyo nombre proviene de la palabra tukana, que a su vez pertenece a la lengua tupí. Es además fácilmente reconocible por su pico largo y colorido; y asociado con la selva y el ambiente tropical.
Así pues, el tucán es un animal de dimensiones relativamente pequeñas pero esto no le impide sobresalir de entre las demás aves. Es el atractivo de su pico y plumaje lo que llama la atención: el pico es grueso y largo pero aún así ligero, y según sea la especie predominan colores como el azul, amarillo, rojo y verde; el plumaje es negro y en la zona del pecho se tiñe de amarillo, blanco o azul y con una franja naranja.
El tucán es nativo de América y habita el sur de México, Centroamérica, la región del Caribe y la zona norte de Sudamérica en climas tropicales y subtropicales. Habita las selvas húmedas con abundancia de árboles en los que pueda construir su nido.
El pico del tucán, pese a lo fuerte y potente que parece, poco le sirve como elemento de defensa o pelea pues es hueco y ligero. Más bien lo utiliza para pelar frutas y llegar a ellas en ramas lejanas.
Su dieta está compuesta básicamente por frutas tropicales pero no es un animal frugívoro  ya que también puede cazar insectos, lagartijas y huevos.
Matias De Philippis / UNO Santa Fe.