santafe
Viernes 14 de Agosto de 2015

Voluntarios extranjeros trabajaron en higiene y salud, en San Lorenzo

Por un proyecto de la ONG La Búsqueda, llegaron expertos de Colombia, México, Brasil y España. El fin: mejorar las condiciones de vida de los vecinos

Desde el 7 de julio y durante más de un mes los integrantes de la ONG La Búsqueda se vieron enriquecidos con la llegada de cuatro jóvenes voluntarios provenientes de España, Colombia, Brasil y México, quienes eligieron el proyecto “Higiene y manipulación de alimentos” presentado por la organización ante el Programa Internacional de Intercambios de Aisec para desarrollarlo en el barrio San Lorenzo. El propósito es mejorar las condiciones de vida de la población que vive en ese sector de la ciudad de Santa Fe.
 
El viernes, estas personas retornaron a sus lugares de origen, pero se fueron con las valijas llenas de experiencias y vivencias que les permitirán crecer no solo como personas sino además en lo profesional. Pero desde La Búsqueda también evalúan los resultados como positivos y esto los impulsa a seguir trabajando en el barrio como lo vienen haciendo desde hace 15 años. “Nosotros teníamos este proyecto en carpeta, pero no lo podíamos hacer por falta de personas interesadas en llevarlo a la práctica. Entonces concurrimos a Aisec. Nos eligieron y llegaron estos cuatro voluntarios. Fue una experiencia muy buena”, dijo a Diario UNO, Cristina Moreaux, responsable de La Búsqueda.

LEER MÁS: Para terminar con la basura en la calle, San Lorenzo colocará cestos
 
En este sentido, contó que los voluntarios “trajeron un lenguaje muy simple y sobre todo muchas ganas de trabajar en el territorio, conocer y tratar de aportar algo para cambiar la realidad”, manifestó Moreaux. Previo a la intervención en el campo, hubo una serie de reuniones y se evalúo el conocimiento que traían y luego se definieron los puntos sobre cómo desarrollar el proyecto: primero con los niños, luego con los padres, y por último con la comunidad.
 
Para comenzar a trabajar, luego de las presentaciones pertinentes, se comenzó a trabajar. “Algunos de esos momentos estuvieron matizados con juegos y técnicas con el fin de facilitar la comprensión de las implicancias, personales y comunitarias, de la presencia de los basurales, aguas servidas, cunetas sucias, entre otros, que forman parte de lo cotidiano del barrio San Lorenzo”, explicó más adelante Cristina.

       
         En el barrio. Se realizaron reuniones en los distintos domicilios / Foto: Gentileza La Búsqueda
 
Ahora y como cierre, a pesar de que los visitantes se regresaron, La Búsqueda repartirá una serie de cartillas. Una tiene que ver con la salud primaria y el cepillado de dientes, otra sobre cómo limpiar y guardar los alimentos; y la tercera relacionada con la basura. A la hora de hacer una evaluación en general, Moreaux manifestó: “Todo resultó un éxito. Fue increíble para ellos, los chicos muy predispuestos y los papás resultaron muchos. Desde todos lados, fue una experiencia muy interesante. Se fueron muy contentos, con ganas de quedarse, pero con la idea de volver”.
 
De todas maneras, la presidenta de La Búsqueda aseguró: “Continuaremos desarrollando este trabajo en el barrio” y luego agregó: “Vamos a puntualizar el tema de la basura. Las condiciones en las que está el barrio hoy es de total abandono en este tema y nos preocupa cuando comience a hacer calor la gran contaminación que va a haber. Pero también está el tema de la educación, porque justamente la idea es educar en salud. Ya que las condiciones que ofrece el Estado no son las óptimas, se deberán crear barreras naturales como la higiene”.
 
Por lo tanto, para La Búsqueda resulta prioritario que los ciudadanos se organicen para dar respuestas a sus urgentes necesidades de prevención y promoción de la salud en forma integral. En este proyecto Buenas Prácticas de Higiene para prevenir enfermedades se pretende coordinar la formación de equipos e instituciones barriales.
 
Una de las experiencias
Victoria Marín Martínez es de España y fue una de las cuatro voluntarios que llegó a la ciudad. “En lo personal es la primer vez que estoy en un lugar así. Había hecho voluntariado pero siempre en Europa y con estudiantes o personas con discapacidad pero nunca en un barrio tan humilde como San Lorenzo. La experiencia fue muy buena, nunca había trabajado en algo parecido, con una ONG que trabaja con niños”, relató la española antes de regresar a su ciudad natal.
 
Luego detalló el trabajo y dijo: “Primero trabajamos con los niños para enseñarles hábitos en salud como el cepillado de dientes, limpiado de manos, ducha, manejo de basura; y luego con los adultos, fuimos a las casas con los padres. La gente nos acogió muy bien, muy cariñosa, siempre nos dieron mucho amor y los adultos muy agradecidos porque estábamos con sus hijos. Para nosotros fue muy enriquecedor”.
 
Esta joven resaltó el trabajo de La Búsqueda y dijo: “Me sorprende mucho lo que hace Cristina y todo su equipo, es muy bonito el trabajo que hacen. Llevan como 15 años y estoy orgullosa de haber colaborado con ellos. Tienen pensado recibir a más voluntarios como nosotros y eso es muy positivo. Me voy muy contenta por haber participado con ellos y aportado algo”.
 
Ante la consulta sobre si considera que tanto ella como el resto de los voluntarios dejaron algo en los participantes de estos encuentros, la española expresó: “Creo que sí, que aparte de aportar los hábitos de higiene, hablamos con ellos y les preguntamos qué quieren ser de mayor, qué personajes les gusta de la vía pública y saben qué cosas están mal y cuáles bien, creo que les abrimos la mente. Les contamos nuestras experiencias y sobre todo nuestras culturas, creo que dejamos en ellos algo. Les metimos la idea de que estudiar abre la mente y ayuda a salir adelante”.