santafe
Miércoles 27 de Enero de 2016

Se puede ver a cinco planetas alineados en el cielo santafesino

Se trata de Júpiter, Marte, Saturno, Venus y Mercurio, en este orden, mirando de noroeste a noreste. El mejor horario es a las 5, sobre el final de la madrugada. De todas maneras, más temprano se puede concurrir al Code.

Hasta el 20 de febrero los santafesinos podrán disfrutar de nada menos que de cinco planetas brillantes transitando el cielo justo antes del amanecer. Se trata de Júpiter, Marte, Saturno, Venus y Mercurio, en este orden, mirando de noroeste a noreste.
¿Qué equipo es necesario para observar estos planetas? Ninguno, esta quíntuple alineación podrá contemplarse a simple vista. Es necesario tener en cuenta que estos planetas son conocidos desde la antigüedad, mucho antes de que se inventaran los telescopios, así que su observación es muy sencilla.
A simple vista es fácil confundir los planetas con estrellas, salvo por el hecho de que su posición va cambiando ligeramente noche tras noche respecto del fondo estrellado que parece fijo.
Hay que mirar aproximadamente a las 5, hacia el norte, en la eclíptica, el camino que recorre el sol durante el día y también la luna, en esa franja de cielo se encuentran los cinco planetas.
Una manera habitual de distinguirlos es que los planetas no titilan
como hacen las estrellas, salvo cuando se encuentran muy bajos sobre el horizonte. Este fenómeno, conocido como escintilación, esta causado por la turbulencia atmosférica. El motivo por el que se da con mayor fuerza en las estrellas es que estas, debido a la distancia que las separa de la Tierra, se comportan como fuentes puntuales de luz. 
Los planetas, en cambio, se comportan como pequeños discos de luz, aunque debido a su brillo y su tamaño resulte imposible distinguir sus discos a simple vista. Esta diferencia hace que la luz de los planetas, reflejada desde el sol, tenga mayor solidez frente a las turbulencias de la atmósfera. 
Como referencia, se puede tener en cuenta que el tamaño angular de las mayores estrellas conocidas no alcanza media décima de segundo de arco, mientras que los planetas citados pueden abarcar desde unos pocos hasta cincuenta segundos de arco, dependiendo del planeta y de su posición respecto a la Tierra.
Otro aspecto interesante es su color. Marte muestra claramente tonalidades rojas-anaranjadas a simple vista si se lo compara con otros astros cercanos y parece ser que ese tono fue el que se consideró apropiado para el dios de la guerra entre los romanos. 
También muchas estrellas muestran colores fáciles de distinguir a simple vista. Por ejemplo, la estrella Antares, en la constelación de Escorpio, muestra también tonos claramente anaranjados a simple vista. Y su nombre parece curiosamente estar compuesto a partir de Anti-Ares, en referencia a quien rivaliza con Ares, que no es más que el dios de la guerra griego asimilado a Marte.
El brillo de los planetas, al igual que su tamaño aparente, varía conforme se acercan o alejan del sol y de la Tierra. Conforme avancen los meses de enero y febrero, los planetas irán desplazando sus posiciones relativas, pero en general:
–Venus será el objeto más brillante del cielo, seguido de Júpiter. Esto por sí solo es suficiente para identificar estos dos astros. El resto de planetas por orden de brillo serán Marte, Saturno y Mercurio. Aunque su brillo es muy inferior al de los dos primeros, sus magnitudes siguen por debajo de 2, así que son más brillantes que la gran mayoría de estrellas, salvo las más brillantes Venus estará ubicado hacia el Este, al igual que Mercurio, y ambos serán seguidos por el sol conforme amanezca. Por adelantarse al sol y por su brillo, Venus recibe también el nombre de lucero del alba.
–Mercurio será el planeta más difícil de observar de los cinco por su menor brillo y sobre todo por encontrarse muy bajo en el horizonte, donde cualquier obstáculo puede ocultarlo, y tener una ubicación cercana al sol, lo que lo hace visible solamente un período breve de tiempo antes de que el amanecer oculte su brillo.
–Saturno y Marte quedarán ubicados entre Venus y Júpiter, siendo Marte identificable por su mayor brillo y color rojizo. Se puede también comparar el color de Marte con el de Antares, una estrella muy brillante cercana a Saturno.
Prismáticos y telescopios
Para empezar, es preferible no intentar aplicarse sobre Mercurio a menos que se tenga algo de experiencia. El sol no suele andar lejos de Mercurio y es extremadamente peligroso enfocarlo con aumentos ópticos.
Pero con unos prismáticos sencillos se puede empezar a observar algunos detalles planetarios en el resto de planetas, aunque es recomendable disponer de un trípode donde fijar los prismáticos. La clave es lograr un enfoque tan preciso como sea posible y confiar en que la atmósfera permita realizar observaciones. Además de esto, una buena vista o la práctica también ayudarán a identificar detalles.
Para mayor información dirigirse al Observatorio Astronómico y Museo del Espacio Code todas las noches de 21 a 24 en la Costanera Oeste de la ciudad de Santa Fe.

Comentarios