Información General
Miércoles 27 de Julio de 2016

Seis formas de evitar las digestiones pesadas

Las especias, las mejores aliadas de la salud Cuatro cenas todoterreno para sobrevivir al invierno.

Los excesos no solo pesan en la línea. También el estómago sufre los efectos de las escapadas gastronómicas propias de estas fechas. Sin embargo, las digestiones pesadas, pueden convertirse en un problema muy molesto.

Por eso, la Health Coach Rocío Río de la Loza, propone seis formas de prevenirlas, apostando por los hábitos saludables.

Fibra, ni más ni menos
"Ingerir alimentos con fibra es imprescindible, ya que regula los movimientos intestinales y cuenta con otros beneficios como la disminución del riesgo de padecer enfermedades del corazón, obesidad y sobrepeso", asegura la experta. Esta se encuentra en frutas y verduras, semillas, frutos secos, legumbres, cereales integrales y granos enteros. Eso sí, tomar más fibra de la necesaria puede provocar el efecto contrario, interrumpiendo, además, la absorción de minerales importantes para el organismo. En este sentido, los expertos recomiendan no superar los 30 gramos diarios.

Comer siempre a la misma hora
Establecer un horario regular de las comidas y dejar las opciones más ligeras para la cena es otro de los consejos que la Health Coach propone para facilitar la digestión y mejorar el descanso nocturno. "Conservar los horarios regulares provoca que nuestro organismo entre en ritmo y el reloj biológico, que está comandado por los ritmos circadianos, se sincroniza", añade.

Limitar algunos alimentos
Comer de todo no es una opción cuando se trata de cuidar la salud, y es que dentro de una dieta equilibrada, hay algunos alimentos que deberían moderarse, como los lácteos, las bebidas o alimentos azucarados, las carnes rojas y el picante, que también influye en las digestiones pesadas. De la misma manera, la experta añade que la acidez también es muy frecuente cuando se consumen alimentos altamente procesados, alcohol o azúcares.

Comer sin prisa
No dedicar el tiempo suficiente a masticar la comida también puede provocar problemas digestivos, además de flatulencias y distensión abdominal. "Hay que comer despacio y masticar cada bocado por lo menos entre 15 y 30 segundos. Así se trituran los trozos de comida y las enzimas de la boca comienzan a desdoblar los nutrientes. Además le da oportunidad al cuerpo de enviarle una señal al cerebro de que el estómago está lleno", dice la experta.

Caminar para mejorar la digestión
Caminar favorece el movimiento gastrointestinal. En este sentido, Río de la Loza aconseja andar, como mínimo, media hora al día, sobre todo después de una comida copiosa.

Mantenerse bien hidratado. Es importante beber agua durante todo el día para evitar la deshidratación, pero saber cuál es el mejor momento para hacerlo es aún objeto de debate. Sobre si beber o no durante las comidas, la coach defiende que, aunque haya veces que tomar demasiado líquido interfiere en la digestión, alterando el ambiente ácido del estómago encargado de descomponer los alimentos, esto puede variar según la persona, por lo que es mejor que cada uno adopte la medida que más le favorezca en función de su experiencia.

Comentarios