Política
Sábado 25 de Julio de 2015

Sergio Massa: “Macri y Scioli son los candidatos del silencio”

En un mano a mano con UNO Santa Fe, el precandidato presidencial del Frente Renovador casi no dejó tema por tocar

El resultado del domingo pasado en Capital Federal, con el PRO de Mauricio Macri reteniendo la jefatura de gobierno porteña con lo justo, sacudió el escenario político nacional de cara a las Paso del mes próximo y las posteriores generales, en octubre. El kirchnerismo no tardó en intentar capitalizar el triunfo casi pírrico con aroma a derrota de Horacio Rodríguez Larreta sobre Martín Lousteau, marcando la debilidad en que quedó el macrismo para la elección nacional. Sergio Massa, precandidato presidencial del Frente Renovador, estuvo de recorrida proselitista esta semana en Santa Fe y también se mostró envalentonado ante el panorama electoral que comienza a trazarse. En diálogo con Diario UNO, cuestionó a Macri, a Daniel Scioli, al gobierno socialista de Santa Fe y también habló de sus propuestas. 
—Las elecciones del domingo en Capital, ¿lo favorecieron?
—A mí los fracasos de Macri no me alegran. La elección del domingo lo que mostró es a un candidato que no cayó en la supuesta polarización entre los PRO y los K. A un candidato que se dedicó a proponer mientras otro se escondía en la gestión y en los globitos. Y muestra además qué representa cada uno. El PRO ganó por los votos de Recoleta, Barrio Norte y Puerto Madero. Argentina no es Recoleta, Barrio Norte y Puerto Madero. Y ahí apareció una cosa clasista podríamos decir, que representa a cada uno. Scioli representa a Cristina, Macri representa a Recoleta y Puerto Madero y nosotros intentamos representar al laburante y la clase media.
—Duhalde dijo que a Scioli no le interesa la política y que Macri no está capacitado de conducir una coalición opositora. Y cuestionó que no haya accedido a acordar con usted para competir en las Paso. ¿Debe arrepentirse Macri de esto?
—Hice todos mis esfuerzos con mucha generosidad para que nos juntemos todos. Porque en el 2013 yo le gané al kirchnerismo construyendo pluralmente. Hay algunos que no entendieron que el futuro no es tarea para mezquinos ni para sectarios. Desgraciadamente algunos escuchan más a los consultores extranjeros que a la gente. 
—O sea que Macri y Massa no acordaron para las Paso por culpa de Durán Barba.
—Macri le hace más caso a lo que le dice Durán Barba que a lo que pide la gente en la calle. 
—Las encuestas hoy lo ubican a usted en tercer lugar…
—Son las mismas que decían que había 12 puntos en Capital, son las mismas que decían que en Río Negro ganaba Pichetto, son las mismas que le pifiaron por 20 puntos en Córdoba, son las mismas que se equivocaron acá en Santa Fe. No digo que no crea. Lo que digo es que hay alguna manipulación de datos en función del interés del kirchnerismo, porque Macri es débil, y de Macri por meterse en carrera e instalar la idea de la polarización. 
—Pero más allá de su valoración, si esas encuestas sobre las preferencias presidenciales dicen algo de lo real, ¿como se revierte la tendencia?
—La polarización se rompe con propuestas. Macri y Scioli son los candidatos del silencio, no dicen lo que van a hacer. Nosotros tenemos que recorrer el país contándole a la gente cuáles son los impuestos que vamos a eliminar, el impuesto a las ganancias por ejemplo. Cuáles son los impuestos que le vamos a transferir a la provincia, el impuesto al cheque por ejemplo. Cuales son los impuestos que vamos a cambiar; que vamos a dejar de cobrarle a los productores las retenciones al trigo, al maíz, al girasol y a las economías regionales. Vamos de dejar de cobrarle al trabajador y a la pyme el impuesto a las ganancias. Pero le vamos a empezar a cobrar a los casinos, a los bingos, a los bancos y a los agentes de bolsa rentabilidad financiera. Entonces, no solamente decimos a quién le vamos a bajar impuestos, sino a quién le vamos a subir impuestos. Yo hago los spots planteando propuestas. Tengo un contacto con la gente que muchos lo vieron en la peatonal de acá de Santa Fe. No planteo la campaña mostrando cómo abrazo a la gente, porque abrazar a la gente debe ser algo natural de alguien que pretende liderar. No es propaganda eso. La propaganda es qué vas a hacer con el país. 
—Usted lanzó un ebook llamado “El cambio justo”…
—Ahí le cuento a los argentinos qué vamos a hacer en cada tema para que no haya sorpresas. 
—Bien. Pero esa consigna del cambio justo, más Macri diciendo que no se debe privatizar Aerolíneas ni YPF... 
—Si Macri se enamoró ahora del cambio justo, que el 9 de agosto me vote a mí (risas). 
—Pero este tipo de declaraciones y consignas, ¿no cree que terminan siendo funcionales al kirchnerismo?
—No. Porque en 2013 nosotros ganamos diciendo que íbamos a cuidar lo que estaba bien, a cambiar lo que estaba mal y teníamos que encarar lo que faltaba. La gente no es tonta. Lo que la gente no quiere es más corrupción. Lo que la gente no quiere es más inflación. Lo que la gente no quiere es más inseguridad. Tenemos que cambiar corrupción por transparencia. 
—Usted fue jefe de Gabinete…
—Los 11 meses más duros de mi vida…
—...Y también fue funcionario previamente. ¿Qué diferencia hay entre aquel kirchnerismo al cual usted perteneció y este de hoy?
—Argentina tuvo durante muchos años tres pilares. Superávit fiscal, superávit comercial y tipo de cambio competitivo. Eso le daba una tasa de crecimiento a la economía fenomenal. El superávit comercial lo sostenemos a fuerza de quedar mal con todos los países, frenando importaciones. Y lo sostenemos de mentira porque hoy estamos con la balanza prácticamente en déficit comercial. El superávit fiscal desapareció. Argentina tiene hoy un déficit fiscal espantoso. Y el tipo de cambio competitivo lo rompieron el día que intervinieron el Banco Central y perdimos la mitad de las reservas. De manera tal que el modelo ese quedó en el tiempo. Ese fue el modelo que le permitió a la Argentina crecer.
—En la construcción política del Frente Renovador en Santa Fe, ¿qué faltó para obtener un mejor resultado en las provinciales?
—Plata y tiempo. Peleamos contra tres aparatos fenomenales. El kirchnerismo con una chequera fabulosa del Gobierno Nacional. El Frente Progresista con la chequera del gobierno provincial y (Miguel) Del Sel con la chequera del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Porque el otro dato grave es que se usa la plata y los fondos públicos para las campañas de una manera vergonzosa, descarada y despiadada.
—¿Y usted cómo propone que se financien las campañas?
—Hay que prohibir 120 días antes de cada elección, de cada proceso electoral, la publicidad oficial. Es una vergüenza. A ver: si hay algo que tiene Scioli para exportarle a los santafesinos, es más inseguridad. Porque Scioli subió la tasa de homicidios cada 100.000 habitantes de 5 a 10. O sea, la duplicó. En la provincia de Buenos Aires, desde que está Scioli, se calienta la sopa a balazos. Pero si vos prendés la televisión parece que Scioli está trabajando todo el día por la seguridad, por las propagandas que ves. Lo ves disfrazado de policía, con gorritas. ¡Andá preguntá en el Conurbano lo que está pasando hoy con la droga y la inseguridad en la provincia de Buenos Aires! 
—Cuente qué está pasando. 
—¡Está prendida fuego! Buenos Aires está peor que Santa Fe, con la diferencia de que Scioli tiene más propaganda oficial que los socialistas. 
—Y qué evaluación hace usted del gobierno socialista en la provincia. 
—El socialismo no se anima a entender que tiene que declararle la guerra al narcotráfico en Santa Fe. De otro modo, Santa Fe no tiene futuro. 
—¿Y cómo se combate a organizaciones delincuenciales tan sofisticadas como las de hoy? 
—Hablé con (Miguel) Lifschitz y le dije que si me toca gobernar la Argentina, que cuente conmigo para declararle la guerra al narcotráfico en Santa Fe. Vamos con una fuerza como la DEA de investigación de todo lo que es narcotráfico. Vamos con ocho juzgados y 16 fiscalías para la provincia de Santa Fe, especializados en el combate contra el narcotráfico. Vamos con los escáneres en cada puerto de Rosario, vamos con Gendarmería y Prefectura asociada a la Policía de la provincia, y vamos con una agencia de investigación que también mirará la corrupción de las policías provinciales. Porque en muchas provincias la droga creció por mafias de adentro de la policía. 
—Acá llegaron fuerzas federales para colaborar con la policía local. ¿Usted repetiría ese modelo? 
—Al delito y la droga no se le gana con un parche, se le gana con un paquete integral de medidas. Yo te digo “extinción de dominio” y quizás para vos no significa nada. Pero si yo le digo a los santafesinos que con mi Código Penal y con mis cambios en el Código Procesal va a haber perpetua para narcotraficantes de 8 a 25 años igual que el que mata, y que además vamos a poder rematar, por ejemplo, las quintas de Los Monos y usar esa plata para la educación, y que eso es la extinción de dominio, el Estado apropiándose de los bienes del narcotráfico, los santafesinos van a ver que hay una propuesta clara de lucha contra el narcotráfico.
- La provincia tuvo un déficit de casi mil millones de pesos en sus cuentas…
—Necesitaban ganar elecciones, parece (risas). 
—Se atribuye esta situación en gran medida a compromisos no cumplidos por la Nación. A propósito de esto, ¿qué vínculo propone usted entre provincias y Nación? 
—El Gobierno Nacional discrimina a Santa Fe igual que a la mayoría de las provincias. Hay un dato muy objetivo: 76 de cada 100 pesos que pagan los argentinos se los lleva Cristina. Se rompió la lógica del 52/48, 54/46 que había hace 12 años. Acá no hay un problema de un compromiso incumplido, hay un problema de estructura y es que el país se ha convertido en unitario en materia tributaria; hay que volver a ser un país federal. Y no es que me haya enamorado de Juan Manuel de Rosas, Estanislao López o a los antiguos próceres de la causa federal. Lo que creo es que hay una nueva forma de dominación que es la caja, la chequera. Y cuando vos querés mandar con el látigo y la chequera, construís centralismo.

Fernando Arredondo
farredondo@uno.com.ar


 

Comentarios