Ovación
Lunes 08 de Febrero de 2016

“Siempre digo que somos una institución de Primera”

El presidente, Pascual Micucci, reconoció su satisfacción por el actual crecimiento: “Me sentí en la obligación de aportar mi granito de arena”.

Emplazado en barrio Schneider, el Club Infantiles Defensores de Peñaloza muestra muchos cambios que le permitirán estar a la altura de las circunstancias. Con el fútbol como disciplina mater, encausó su objetivo en sacar a los chicos de la calle y darles un motivo para aprender.
Hoy es la casa de más de 150 pibes de todas las edades que se presentan para disfrutar una taza de mate cocidos y las ganas de apostar por el deporte más popular del planeta. Así es como el presidente, Pascual Micucci habló del presente y los objetivos.
“Nosotros trabajamos por y para los chicos. Puede sentirse como una verdad de perogrullo, pero no es así. Desde el 19 de junio del año pasado, todos los días funciona una copa de leche para los chicos del barrio. Al principio costó que se dieran cuenta de que lo hacíamos, pero a medida que fue pasando el tiempo se acostumbraron. Es como que se le hizo parte de su vida, entrenan y después tienen su alimento. No lo hacemos solo en los entrenamientos, sino también los días de partido, es decir, todos los días. A este club llegan pibes provenientes de un radio de ocho cuadras y llegan con diversas costumbres. Muchas veces ni comen, entonces a través del deporte los incentivamos a que su vida sea un poquito mejor. El club cumple esta función social, porque los chicos están contenidos y los padres saben que también se encuentran seguros”, comentó.
Asimismo, reconoció que “el dinero que ingresa de cuota alcanza solo para el mantenimiento. Para el resto de los gastos hay que moverse con venta de comida o eventos a beneficio, porque hay que viajar a un montón de lugares para participar con todas las categorías de la Liga Santafesina. Entonces hay que tratar de abrir siempre el paraguas y tener con qué afrontar cada circunstancia. Gracias a Dios tenemos muchos comerciantes de la zona que nos dejan a buen precio muchas cosas. Pero acá más que nada se necesita de gente trabajadora, que sienta lo lindo que es venir y colaborar. Hoy eso es difícil, pero por suerte contamos con familias que son parte fundamental de esto y nosotros nos sentimos felices”.
Seguidamente puso énfasis en las cosas que hay que tener en cuenta para subsistir: “Para estar en una institución se necesita de una claridad social innata. Saber las cosas que pasan y qué se necesita. Hay que entender a los chicos, porque no todos viven en una cuna de oro, todo lo contrario, tienen que lucharla y a veces no tienen para integrarse. Entonces nosotros buscamos la forma de que lo hagan y crezcan también como personas. El fútbol es importante, pero más que nada es la herramienta con la que contamos para que sean mejores personas. Somos un complemento de la casa y la escuela. Somos muy puntillosos en ese aspecto, que vayan al colegio y aprendan. Eso es fundamental. Después sí pensemos en jugar a la pelota. Y lo más importante, porque pasan varias horas acá, no están en la calle y solo tienen que volverse a la casa después. Es un laburo que demanda mucha responsabilidad”.
Conforme a su rol, no dudó en reconocer su amor por esta institución: “Estoy acá porque me sentí en la obligación de aportar mi granito de arena como bien se dice. Pese a que siempre di una mano, no era miembro de la comisión. Así fue cuando un día me preguntaron si me animaba y acepté con gusto. A partir de ahí supe que tenía la obligación moral de hacer todo lo posible para que el club siga funcionando y no se caiga”.
En el final, destacó las metas a futuro: “El proyecto es muy ambicioso. Les dije a todos los muchachos que nosotros tenemos un club de Primera. Las instalaciones son de un club importante. A la cancha todavía le está faltando para estar en plenitud, pero de a poco la vamos arreglando. Se hicieron muchas cosas que le permiten estar al nivel de cualquiera. Incluso se ven clubes que siguen igual que desde sus comienzos. Venimos de dos períodos que casi fundieron al club, entonces nos propusimos estabilizarnos y poco a poco con trabajo lo logramos. Para nosotros es un sentimiento especial formar parte de esta familia”.

Comisión Directiva:
Presidente: Pascual Micucci.
Vicepresidente: Héctor Acosta.
Secretaria: Gladys Benítez.
Prosecretario: Marcos Muñoz.  
Tesorera: Mauricio Papurello.
Síndico: Vicente Cortés.


Frutos del esfuerzo:



El verano santafesino dejó de marca una postal de cómo se están desarrollando las actividades y los cambios que se están realizando para que la institución tenga un nuevo presente. Asimismo, los trofeos dejaron en claro el buen andar deportivo, que invitan a concurrir por muchas cosas más a la temporada que se avecina.

Comentarios