Santa Fe
Viernes 14 de Octubre de 2016

"Siempre esperé las disculpas del Arzobispado"

Así lo manifestó Rubén Descalzo, el exseminarista que denunció al exarzobispo de Santa Fe Edgardo Gabriel Storni por abuso sexual. Esta semana la justicia civil santafesina condenó a la iglesia local.

Luego de conocerse la sentencia en el caso Storni, dictada por el Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial Nº3, a cargo de la Doctora Beatriz Forno de Piedrabuena; el exseminarista denunciante, Rubén Descalzo, se mostró satisfecho con la condena, aunque todavía espera el pedido de perdón por parte de la Iglesia.
"Fueron muchos años de espera; 25 años desde que sucedieron los hechos y 15 años desde que empezamos con este proceso judicial", recordó Descalzo en diálogo con LT10. Contó que se enteró ayer del fallo judicial, luego de su jornada laboral, cuando su abogado se lo comunicó. "Anoche no pude dormir. Te mueve un poco todo el sentimiento, y te refresca los recuerdos", reconoció.
Embed

Finalmente esta semana la justicia civil santafesina condenó a los herederos del exarzobispo de Santa Fe Edgardo Gabriel Storni, fallecido en 2012, y al Arzobispado de Santa Fe por daños y perjuicios. La sentencia determina que deberán pagar la suma de $756.000, en favor del exseminarista, quien denunció a Storni por acosarlo en los años noventa.
"Esperar pacientemente durante tanto tiempo que se termine un tema, cerrar algo que te llevó la mitad de la vida, de alguna manera te genera satisfacción. Alegría no, alegría hubiera sido que nunca pase, pero sí siento satisfacción y alivio", manifestó el hombre que en los años noventa se animó a denunciar el acoso de quien era en ese momento Arzobispo de Santa Fe.
Cabe recordar que tras las denuncias que se investigaron también en la justicia penal, Storni había sido condenado a ocho años de prisión por abuso sexual agravado en 2009; pero luego, en 2011, la Cámara de Apelación Penal de Santa Fe declaró la nulidad de la sentencia.
"Ese pensamiento y ese recuerdo siempre te va acompañando", afirmó Descalzo al recordar el hecho aberrante ocurrido en el año 1992 y que denunció 10 años después.
No obstante, hay algo que nunca llegó: el pedido de perdón por parte de la Iglesia. "Siempre esperé que desde el Arzobispado alguna persona se comunicara para ofrecer una disculpa, esperé un llamado preguntando cómo estaba; pero eso nunca sucedió", afirmó el exseminarista y agregó: "Bergoglio estuvo al tanto de todo, y nunca se comunicó".
Descalzo recordó que en los inicios del proceso de denuncia se sintió solo y tuvo miedo: "Éramos tres gatos los que estábamos con esto. Tres periodistas, mi abogado y yo y nada más. Mucha gente miró para otro lado. Eran otros tiempos y la Iglesia estaba más involucrada con el gobierno que hoy".


Comentarios