mundo
Viernes 11 de Marzo de 2016

Siria es el lugar más peligroso del mundo para los niños

Crisis humanitaria. Lo afirma la Unicef, que reclama más fondos. Chicos y adolescentes son el eslabón más débil de un conflicto civil que ya supera los cinco años.

La agencia de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), sostuvo ayer que Siria, tras más de cinco años de conflicto armado, “es el lugar más peligroso de todo el mundo para los niños” pese a la frágil tregua vigente. Además de los peligros que conlleva el conflicto bélico, la organización denunció que de los 1.000 millones de euros que la Unicef precisa en 2016 para abastecer a los niños y fomentar su educación en Siria, los donantes hasta ahora sólo pusieron a disposición un 6%. La coordinadora de ayuda de emergencia Genevieve Boutin advirtió además que la Unicef tiene registros de que hubo un aumento en el reclutamiento de menores en Siria, al tiempo que aseguró que los chicos y jóvenes son enviados al combate tanto por los extremistas como por rebeldes, milicias leales al régimen de Bashar Assad y agrupaciones kurdas.

Crisis migratoria. De visita en Berlín, la representante vinculó la situación a la crisis migratoria que atraviesa Europa. “Vendrán millones de personas si no estamos dispuestos a hacer más allí”, observó. Genevieve Boutin destacó lo mucho que podría hacerse por los refugiados en los países de origen y en sus países vecinos utilizando una mera fracción de los fondos que se destinan en Europa al cuidado y la integración de los recién llegados. “Quien no quiera aceptar refugiados, debería aportar al menos a los fondos de reconstrucción”, afirmó.
  El conflicto sirio se inició en 2011 con protestas pacíficas contra el gobierno. Las protestas fueron reprimidas violentamente y en pocos meses las tensiones se agudizaron. Actualmente diversos y numerosos grupos luchan contra el ejército de Assad, en un conflicto en el que también intervienen por aire potencias como Estados Unidos y Rusia. Desde el inicio, hace cinco años y medio, Unicef, con 536 trabajadores está dentro de Siria y en los países vecinos para minimizar el impacto de la crisis humanitaria en los niños, con especial hincapié en las áreas que salvan vidas (salud, nutrición, vacunación y agua).

Una economía destruida por casi seis años de conflicto bélico

La devastación en Siria suele ser ilustrada con los cadáveres de las víctimas y los edificios destruidos de sus ciudades. Pero se tiende a olvidar cómo la economía se contrajo un 50% en los primeros dos años del conflicto (2011-13), las principales industrias prácticamente desaparecieron y cómo una inflación descontrolada acentuó la crisis humanitaria y disparó la pobreza.Hasta el estallido de la guerra civil en abril de 2011, Siria era un país con estándares de vida relativamente altos, sin grandes “bolsones” de miseria, como se observan en otros países de Medio Oriente y Norte de Africa.
  Siria entra en su sexto año de guerra sin números macroeconómicos ni una idea acabada de qué parte de su economía y su infraestructura aún queda en pie o puede ser rehabilitada. En 2013, la UNRWA, la oficina para refugiados palestinos de la ONU, alertó que Siria necesitará 30 años para recuperar su nivel económico y de vida de 2010. Sin embargo, desde aquellos cálculos de 2013 la guerra se acentuó, casi todas las potencias se involucraron directamente en el conflicto y la destrucción y la miseria se apoderaron del país. Los bombardeos del régimen de Bashar Assad demolieron los principales centros urbanos, como Alepo, la mayor ciudad y capital económica de Siria. Estas masivas intervenciones del ejército de Assad han sido decisivas en la destrucción material del país. Los rebeldes casi carecen de armas pesadas para equiparar ese poder de fuego. En septiembre pasado decenas de bombarderos de Rusia, multiplicando el daño sobre los centros urbanos. Rusia reforzó asimismo el poder de fuego de Assad con tanques y otros equipos pesados nuevos.
  Los últimos datos oficiales son de 2013. De 2010 a 2013, el PBI nacional cayó de 60.000 millones de dólares a 33.000 millones, los desempleados crecieron de medio millón a 2,5 millones y la pobreza se disparó de un nivel más o menos estable, que oscilaba entre un 9 y un 10%, a un 43%. Las reservas de divisas extranjeras se derrumbaron de 17.000 millones a 4,5 millones de dólares, las dos principales industrias, la energética y el turismo, se derrumbaron por completo.
  Antes de la guerra, Siria tenía una economía bastante diversificada. La agricultura representaba un 22%, el petróleo un 25%, la distribución de bienes el 23% y el turismo el 12%, según cifras de 2009. Para 2013 sólo mantenía un 5% de su producción de petróleo. El derrumbe del turismo, un sector que supo generar 8.000 millones de dólares en 2010, fue aún más dramático. Entre 2010 y 2013, el Estado nacional pasó a recaudar un 66% menos de impuestos, al mismo tiempo que el gasto público creció de un 16,4% del PBI a un 34,5%. El déficit se multiplicó casi ocho veces y que la deuda pública escaló hasta representar el 126% del PBI. Algunos alimentos básicos, como el arroz, han aumentado más de 1000% sólo en el último año y medio. Estimar la inflación es casi imposible.

Comentarios