sociales
Domingo 29 de Mayo de 2016

Caves: Bien de familia

Fundado en 1960, el Centro Aristóbulo del Valle Educativo y Social continúa con las ganas de crecer e incentiva a los santafesinos a apostar por las bochas. Hoy son más de 100 los adeptos  

Barrio Transporte es casi un mundo dentro de Santa Fe. No solo por lo que representa por su historia, sino por su ritmo de vida, inversiones y actividad social. En pocas palabras, un punto en el norte que ayuda a impulsar y crear nuevas cosas, haciendo que la ciudad tenga cada día más recursos.
La década del 50 fue presentando un poco de lo que vendría más adelante en el tiempo: el desarrollo de nuevos comercios, expansión habitacional y el transporte público. Actualmente se puede ver que esos cimientos dieron sus frutos, porque cuenta con un espacio amplio y con un sinnúmero de ofertas para los ciudadanos. Esto es producto, desde ya, del esfuerzo de la misma gente, que se esmera y esfuerza diariamente para que esto sea así.
Pero en 1960 poco a poco fue creciendo uno de sus hijos dilectos: el Centro Aristóbulo del Valle Educativo y Social (CAVES). A decir verdad, nació como una vecinal, ya que se abordaban todos los pedidos del barrio y donde los vecinos podían presentar ideas o, por qué no, también reclamos. A su vez, se impulsaban actividades sociales y deportivas, haciendo que el número de interesados sea todavía mayor.
Pero ya en los 80 dejó de ser tal para darle lugar a lo que hoy es, casi por inercia, un club donde la amistad es un culto. Su denominación en principio no lo enuncia como tal, pero a raíz de su constante movimiento y la puesta en escena de las bochas como bandera, le dan crédito. La disciplina se ganó un lugar a fuerza de sacrificio y movimiento, habida cuenta de que, en aquellos tiempos, era muy popular. Pero de no ser por los cientos de fanáticos, esto pudo quedar en la nada. 
Las bochas terminó siendo su motor, con el que todo los días agasaja a propios y extraños, sin hacer diferencias por cuestiones sociales o religiosas. Se calzó el overol y, sin darse cuenta, es un punto fenomenal para la gente del lugar y los alrededores, quienes llegan para despuntar el vicio y, por otra parte, pasar un buen momento a través de una partida de naipes. La excusa es disfrutar de los amigos y compañeros, que aprovechan su tiempo para dispersarse. 
El tiempo muchas veces es tirano y este 2016 no es la excepción, obligando a hacer malabares para mantener en pie a una noble institución. La economía mantiene en vilo a todos y por ello se agudizan los sentidos para siempre recaudar y avanzar dentro de lo que se pueda. Cuenta con dos canchas impecables para el desarrollo de las bochas, donde grandes y chicos se animan a probar su calidad y puntería. Además, hay un buffet que tiene lo necesario para hacer más amena y llevadera la estadía, algo fundamental en estos días de escasez. Ni hablar de la peña de amigos que, acompañado por un aperitivo y algún que otro asado, llevan hasta altas horas la convivencia.
Con recursos propios –sin ayuda de entes gubernamentales ni nada parecido–, se está terminando de construir un salón de usos múltiples en la planta alta, cuya función será la de darle usos múltiples a los socios y vecinos. Un dato no menor es resaltar en esta instancia donde son más los clubes sociales que desaparecen que los que nacen.
Es así como, con mucha hidalguía y orgullo, la familia de Central Aristóbulo del Valle Educativo y Social, se ganó un lugar en el corazón de los memoriosos y de aquellos que recién se meten de lleno un espacio de inclusión y bien comunitario.

Datos de interés
Fundación: 1960.
Dirección: Javier de La Rosa 2585.
Teléfonos: (0342) 154-671350.
Horario de atención: todos los días de 10 a 13 y de 18 a 24.
Actividades: su única actividad deportiva es las bochas, donde toma parte, ya desde sus inicios, de la Asociación Santafesina. Las prácticas pueden realizarse con fines competitivos o recreativos.
Salón de usos múltiples: con capacidad para 100 personas. Además, se está terminando de construir otro en la planta alta.
Socios: 120.