Ovación
Lunes 08 de Febrero de 2016

Socios en el desequilibrio

El punto más destacado que ofreció Colón fue el entendimiento entre Alan Ruiz y Víctor Figueroa, clave para el triunfo

Entre los muchos aspectos positivos que entregó el debut de Colón en el campeonato, sin dudas que el más destacado fue la sociedad que construyeron Alan Ruiz y Víctor Figueroa al cabo de los primeros 45’ que, por otra parte, fue lo mejor. Daba la sensación de que jugaran juntos desde hacía mucho tiempo, cuando en realidad recién habían compartido dos semanas de entrenamientos.  
El entendimiento dentro de la cancha fue determinante en el resultado, dado que en el primer gol, fue el ex-Newell’s quien asistió a Ruiz siendo derribado dentro del área por Botinelli. Y el segundo tanto fue una obra maestra del contraataque con la participación secundaria de Raúl Iberbia, y las actuaciones estelares de Figueroa para encabezar la acción y luego ceder a Ruiz, quien ejecutó un pase a la red. Un golazo que sirvió para comenzar a definir el pleito, pero sobre todo para ratificar la conexión entre los dos futbolistas más desequilibrantes con los que cuenta el plantel rojinegro y el domingo dieron muestra de ello.
 
No en vano Darío Franco insistió tanto para que llegue Figueroa, ya que entendía que podía aportarle un salto de calidad al equipo, pero sobre todo juntarse con Ruiz, quien se siente más cómodo retrocediendo unos metros para llegar tocando desde atrás y no estacionarse como un media punta.
 
Con la presencia de Figueroa, el Rojinegro se asegura el pase limpio en la mitad de la cancha, más allá de que Pablo Ledesma también está capacitado para manejar el balón. 
 
 
Durante el primer tiempo, además de los dos goles fueron varias las jugadas en que ambos se buscaron, como por ejemplo un pase por arriba de Figueroa que Ruiz no pudo amortiguar con el pecho y el balón se perdió en el fondo de la cancha cuando se trataba de una jugada manifiesta de gol por el sector izquierdo. En la segunda etapa fue el ex-San Lorenzo quien asistió al Negro en un contragolpe que después no pudo definir de la mejor manera, dado que remató débil y encontró las manos de Pellegrino.
 
La expulsión de Ruiz hizo que el equipo se retrasara y Figueroa, cansado por el desgaste del primer tiempo, sintió el rigor físico y en consecuencia fue reemplazado a los 28’ del complemento. De todos modos, cuando los dos estuvieron dentro de la cancha, marcaron la diferencia, porque en el fútbol actual la mayoría de los futbolistas corren más de lo que juegan. Los que dominan el balón y piensan un poco más que el resto se terminan destacando y eso es lo que se observó en el andar de Ruiz y Figueroa.
 
 
Los 90 minutos frente a Arsenal arrojaron distintas conclusiones y la primera de ellas y que salta a la vista de todos, es que Colón es un equipo cuando ataca y uno muy distinto a la hora de defenderse. Con futbolistas desequilibrantes cuando se dispone a atacar, ya sea por el centro o por las bandas, sufre en el retroceso, porque Gerónimo Poblete queda muy solo en la contención.
 
Si bien es cierto que Ledesma le da una mano, tampoco es un especialista en la marca y eso se nota. Por lo cual ante rivales de mayor jerarquía puede pagar los costos de un esquema tan audaz como el que pregona Franco. Los riesgos que asume son válidos, pero con el correr del torneo se verá si vale la pena hacerlo siempre o si es conveniente analizar al equipo que tendrá enfrente.
 
En el debut Colón ganó, gustó y pudo haber goleado, pero por esas cosas que tiene el fútbol el marcador fue muy exiguo. La identidad de juego fue la misma a la del torneo pasado y eso tiene que ver con que mantuvo la base. Todos supieron interpretar el libreto, con actuaciones más destacadas que otras. Pero dando muestras de ser un equipo respetable que deberá corregir algunas falencias.
 
En el debut aprobó con creces y rindió bien la primera materia, ahora quedan 15 más que sin dudas serán más complicadas. De todos modos, está claro que este equipo está para jugarle de igual a igual a cualquiera, porque tiene con qué. El desafío será encontrar el equilibrio para resultar más confiable.

Comentarios