Ovación
Jueves 18 de Febrero de 2016

Sueña despierto

Colón goleó a Belgrano por 3-0 jugando su mejor partido de los últimos tiempos, dado el rival que tenía enfrente. Fue superior de principio a fin y es uno de los punteros en la Zona 1. Dos tantos de Alan Ruiz y uno de Mauricio Sperduti decretaron una victoria que invita a ilusionarse 

Ni el más optimista de los hinchas hubiese pensado que luego de tres fechas Colón iba a ser uno de los punteros de su zona con puntaje ideal, con nueve goles a favor y tres en contra. Pero, además, marcando una supremacía notable respecto a sus rivales. Luego de los partidos ante Arsenal y Quilmes la duda que se planteaba era saber qué pasaría cuando el Sabalero se enfrente a un adversario de jerarquía. Y eso hoy sucedió, en los últimos tiempos Belgrano se había convertido en una pesadilla para el elenco rojinegro que había perdido los últimos dos encuentros como local, precisamente ante el Pirata quien además le quitó la chance de jugar la Copa Sudamericana.
Pero, además, en la última fecha el elenco cordobés venía de ganarle nada menos que a River, lo que acrecentaba su chapa de equipo complicado y que llegaba a este partido con el ánimo por las nubes. Sin embargo Colón fue una tromba, lo aplastó literalmente y le marcó una superioridad que no muchos equipos habrán logrado ante  el conjunto que dirige Ricardo Zielinski, con goleada incluida para  ratificar una enorme producción.
Mirá el gol de Alan Ruiz a los 3 minutos del PT: 

No caben dudas que el Rojinegro jugó el mejor partido de los últimos años, haciendo un culto de la posesión del balón, generando volumen de juego y siendo paciente para tocar una y otra vez. Por momentos se trató de un concierto del Sabalero que tuvo como director de orquesta a Alan Ruiz.
El 10 hizo todo bien, marcando dos tantos, el segundo un verdadero golazo, pero además muy inteligente para cuidar la pelota y para hacer jugar a sus compañeros. Colón debe ser el único equipo del fútbol argentino que juega sin un centrodelantero y eso se observa con total nitidez, cuando Ruiz baja hasta la mitad de la cancha para tomar contacto con el balón y quedan bien definidos los extremos con Mauricio Sperduti y Diego Lagos.
Pero por el centro no se ubica nadie y allí se genera un espacio que desconcierta a los rivales dado que no tienen una referencia para marcar y desde atrás llegan todos como sucedió en el primer tanto cuando apareció dentro del área Pablo Ledesma, quien no pudo definir aunque segundos más tarde lo hizo el ex-San Lorenzo.
Mirá el golazo de Alan Ruiz

Esa rotación permanente buscando y atacando los espacios es parte del ADN que tiene este equipo que entrega momentos de gran fútbol reuniendo eficacia y belleza, y que como nunca lo expuso anoche ante su gente. El equipo se fue ovacionado y no es para menos, después de semejante actuación en donde jamás comprometió el resultado y estuvo mucho más cerca de convertir un cuarto gol de que Belgrano marque el descuento.
En esta oportunidad y a diferencia de los anteriores 180 minutos, Jorge Broun fue un espectador de lujo dado que no tuvo trabajo. Es verdad que en un par de ocasiones sobre el final de la primera etapa el conjunto visitante merodeó el arco de Fatura, pero en la etapa final ajustó algunos detalles y prácticamente no sufrió sobresaltos.
Y ese detalle debe ser valorado ante un rival como Belgrano que tiene entre sus filas a Márquez, Óbolo, Pereyra y Bieler. Todos ellos jugaron y no pudieron vulnerar el bloque defensivo que disputó su mejor partido en el torneo. Todo salió redondo para el equipo de Franco que de a poco se va transformando en un elenco confiable, lleno de recursos de mitad de cancha hacia adelante, vertical cuando ataca y punzante en los metros finales.
Mirá el tercer gol de Sperdutti

En este caso le bastaron 36 minutos para despachar al Pirata, porque luego del tercer tanto que marcó Sperduti con una muy buena definición cruzada, el resto estuvo de más. Solo quedaba el interrogante respecto a cuántos goles de diferencia conseguiría Colón. Faltan 13 fechas para el final y en un par de ellas vendrán los compromisos más importantes. 
Luego de visitar el domingo a Godoy Cruz recibirá nada menos que a Rosario Central, posteriormente visitará a Independiente y después tendrá dos compromisos como local ante River y Unión. No obstante, lo más importante no es quién se pare enfrente, sino el nivel que muestra Colón.
Jugando como este jueves, será muy difícil que puedan vencerlo, porque si bien otorga algunas ventajas en defensa, hasta aquí el poder de fuego que evidenció barre con cualquier especulación y jugando palo a palo e intercambiando golpe por golpe con su rival se impone sin equivalencias.
Párrafo aparte para Alan Ruiz quien se fue ovacionado, aplaudido de pie por los hinchas que coparon el Brigadier López. Como hace mucho tiempo no sucedía, da la sensación que existe un idilio muy particular entre el volante y la gente. Deberá refrendarlo en los próximos partidos y más si se tiene en cuenta que en dos meses se jugarán dos Clásicos.
Esos partidos marcan a fuego a los jugadores que luego se convierten en ídolos, por características y la manera de jugar son varias las similitudes entre Ruiz y el Loco Gabriel González, quien se metió en la piel del hincha hace dos décadas luego de brillar con la camiseta rojinegra.
Ruiz jugó muy poco con la camiseta de Colón pero este comienzo del año sumado a lo que fue la parte final del torneo lo va ubicando en una galería destacada respecto a los futbolistas más queridos por los simpatizantes rojinegros. A ese pedestal es difícil subirse, ya que a lo largo de la historia no fueron tantos los elegidos por el pueblo.
El 10 va camino a serlo y no es casualidad que después de aquellos cánticos de otros tiempos que decían: “Bichi, Bichi...”. Anoche la melodía de los presentes dio cuenta de un estruendoso: “Alan, Alan...”. Darío Franco lo sacó para que lo bañen en aplausos y se retiró con la más maravillosa música.

Mariano Cassanello / mariano.cassanello@uno.com.ar

Comentarios