Ovación
Martes 15 de Marzo de 2016

“Sueño con ganar y hacer un gol”

Víctor Figueroa fue clave en el partido ante River ya que participó de manera directa en el segundo y tercer gol de Colón, este último con una asistencia deliciosa a Alan Ruiz. En la previa al Clásico, el volante charló mano a mano con Ovación palpitando el choque ante el eterno rival

Cuando se sumó al plantel fue el refuerzo que mayor expectativa generó teniendo en cuenta sus condiciones y los antecedentes con la camiseta de Newell’s. Darío Franco lo llamaba todos los días para que acepte la propuesta de jugar en Colón ya que lo consideraba un jugador fundamental para la propuesta futbolística que tenía en su cabeza.
Llegó con poco rodaje futbolístico, sin embargo en la primera fecha jugó un muy buen partido ante Arsenal participando en los dos goles que convirtió Alan Ruiz. Sobre todo en el segundo cuando luego de una gran jugada colectiva lo dejó solo de frente al arco para que el ex-San Lorenzo tuviera solo que empujar el balón hacia la red.
Sin embargo, con el correr de los partidos su rendimiento fue en declive en consonancia con el nivel que mostraba el equipo. Su posición en la mitad de la cancha no lo beneficiaba demasiado. Es verdad que tenía mayor contacto con el balón, pero también se desgastaba y mucho en la recuperación de la pelota debiendo hacer un trabajo al que no estaba muy acostumbrado por sus características.
En el encuentro frente a Independiente jugó de manera aceptable, ya que no solo convirtió el tanto del descuento sino también participó activamente en los ataques sabaleros generando una sociedad con Mauricio Sperduti. Pero la derrota de manera contundente que sufrió Colón opacó su rendimiento y su gol terminó siendo una anécdota dentro del resultado.
Pero frente a  River fue determinante en el momento en que se definió el partido dado que envió el centro para el segundo gol del Sabalero que comenzó a torcer la historia en favor del elenco rojinegro y unos minutos más tarde metió una asistencia bárbara para dejar a Ruiz mano a mano con Barovero y establecer el 3-1. 
Resultó clave el aporte de Figueroa que jugó más suelto con el ingreso de Adrián Bastía como por ejemplo se advirtió en el segundo tanto cuando pudo llegar al fondo y despachar el centro con su pierna menos hábil. Colón lo necesita y en los últimos encuentros Figueroa dijo presente demostrando que cuando acierta en el último pase su participación  es vital. El domingo se paró como extremo por la izquierda posición en la que jugaba con la camiseta de Newell’s.
Si bien en ese lugar de la cancha no tiene tanto contacto con el balón, la realidad indica que está más apto para jugar en el mano a mano y sin tanta responsabilidad de retroceder cuando el equipo pierde la pelota, como sí ocurre cuando juega como volante interno.
Luego de consumada la goleada frente a River, el volante sabalero charló con Ovación antes de irse al entrenamiento y además se prestó a la producción fotográfica en una plaza cercana a su domicilio con la felicidad a flor de piel por su actuación pero fundamentalmente por el triunfo ante el Millonario.
—¿Qué balance se puede hacer del partido ante River en el que lograron un triunfo clave teniendo en cuenta el difícil momento que atravesaban?
—Pienso que nos levantamos en el momento justo, sabemos que se viene el Clásico y que era importante llegar de la mejor manera. En el partido ante Independiente tuvimos momentos de buen fútbol, nos habíamos recuperado un poco y el resultado había sido mentiroso. Pero ayer (por el domingo) en el segundo tiempo demostramos que el equipo venía mejorando, no tanto en el primer tiempo porque ahí River nos presionó bien en mitad de cancha con mucha gente. No obstante en el segundo tiempo tuvimos siete minutos en los que fuimos muy superiores y pudimos definir el partido sobre todo después de que River se quedara con un hombre menos.
—¿Cuesta explicar la falta de equilibrio del equipo que arrancó con tres triunfos, después perdió tres partidos y pasó de ser goleado a golear?
—No pudimos mantener una regularidad, tuvimos un muy buen arranque con los primeros tres partidos que ganamos y después llegaron las derrotas. Darío (Franco) siempre nos pide que salgamos a buscar el partido, pero es cierto que también quedamos expuestos producto de esa vocación ofensiva que muestra Colón. Y eso lo pagamos caro, por lo cual debemos ser más equilibrados y ser un equipo corto como sucedió ante River. Pese a que nos marcaron un gol, fuimos sólidos  y mostramos carácter para revertir un partido complicado. Y pienso que ese es el camino, saber que los 11 debemos defender como lo hicimos ante River. Por ahí no jugamos como nosotros queríamos  pero a la hora de luchar mostramos personalidad y eso es importante si pretendemos ser un equipo regular.
—Da la sensación que fue importante el ingreso de Bastía para que el equipo esté más equilibrado y los defensores más protegidos jugando unos metros más atrás...
—Sí, cuando entró el Polaco tuvimos mayor equilibrio, por ahí nosotros no quisimos jugar tan retrasados y fue mérito del rival que nos hizo retroceder. River es un equipo que juega muy bien al fútbol y en el primer tiempo manejó muy bien la pelota. Sin generar situaciones de gol nos obligó a tirarnos un poco hacia atrás, pero por momentos supimos jugar de contra y fue cuando logramos sacar la ventaja. Fue un lindo partido, se ganó bien y hay que seguir corrigiendo cosas, pero ya debemos pensar en lo que viene y llegar de la mejor manera al Clásico.
—¿Ya comenzaste a palpitar el Clásico o aún faltan algunos días y hay que mantener la calma y no generar ansiedad?
—Una vez que terminó el partido frente a River nosotros ya lo empezamos a vivir, sabemos que se trata de una semana muy especial tanto para nosotros como para la gente y también para nuestras familias. Es un partido que todos queremos ganar y que además significa un envión anímico para lo que viene. Nosotros lo vamos a jugar como una final, sabiendo que será un encuentro muy difícil, ya que los Clásicos son partidos aparte. En nuestro caso deberemos estar bien  concentrados como lo estuvimos frente a River y no relajarnos. Somos conscientes que venimos de jugar un buen partido, pero ante  Unión será totalmente diferente. Ojalá que estemos un buen nivel ya que un triunfo nos serviría mucho pensando en el futuro, ya que quedamos cerca de los que pelean arriba y aspiramos a ser protagonistas. Es un lindo partido y esperemos ganarlo así la gente lo puede disfrutar.
—Son de esos partidos que si se ganan pueden disimular una mala campaña o que muchas veces terminan salvando el año...
—Seguro, es el partido que espera la gente y nosotros también. No hay nada más lindo que ganar un Clásico y a nosotros un triunfo nos pondría en una posición inmejorable en la tabla. Pero primero hay que jugarlo y vivirlo con muchas ganas sin perder la concentración. Nos vamos a preparar de la mejor manera y debemos olvidarnos del partido ante River y ser conscientes que el más importante es el que vamos a jugar el sábado. Ojalá le podamos brindar una alegría a los hinchas y a nuestras familias que siempre no están apoyando.
—¿Soñás con ganar y marcar un gol en el Clásico?
—Uno siempre sueña con convertir un gol en el Clásico, el otro día me tocó marcar un gol frente a Independiente pero no lo pude festejar porque estábamos perdiendo. Sería muy lindo poder marcarle un gol a Unión, pero lo principal es que ganemos el partido. Ojalá que el gol lo haga cualquiera pero que nosotros terminemos festejando, si me toca convertir será un plus y obviamente que me pondrá muy contento, pero en estos partidos lo principal es ganar y después se ve de que manera.
—¿Qué análisis podés hacer de tu rendimiento en estas siete fechas en donde arrancaste muy bien pero después bajaste el nivel en consonancia con el equipo y en las últimas dos fechas lo volviste a levantar?
—Coincido, creo que tuve un buen arranque al igual que el equipo  y eso indudablemente que potencia las individualidades. Es más fácil cuando el equipo anda bien que las individualidades se luzcan. Soy consciente que jugué algunos partidos mal, pero ahora me siento mucho mejor, frente a Independiente me moví con mayor soltura y comodidad. Y ante River en el primer tiempo no jugué bien, soy autocrítico en ese aspecto, ya que River nos presionó en el medio y no nos dejó jugar y por ese motivo estuve impreciso producto de la presión que ejerció el rival. Pero en el segundo tuve mayor participación con la pelota y por suerte pude participar en el segundo y tercer gol del equipo lo que me hizo sentir más útil.


Por Mariano Cassanello - mariano.cassanello@uno.com.ar / De la Redacción de Ovación UNO Santa Fe

Comentarios