Santa Fe
Sábado 22 de Octubre de 2016

Tatuajes y piercings: en la ciudad solo hay cinco locales habilitados

Así lo informaron desde la Municipalidad. Una ordenanza legisla particularmente la actividad y establece condiciones de seguridad y salubridad. Los que se inician en el rubro deben hacer un curso de capacitación

En la ciudad de Santa Fe solo existen cinco locales habilitados por la Municipalidad para realizar trabajos vinculados con la aplicación de tatuajes sobre la piel o realización de perforaciones. Aseguran que tanto la habilitación del local comercial, como los controles posteriores que se realizan sobre el mismo, son distintos al resto de las actividades.
Desde el 2006, una ordenanza, que tuvo modificaciones en 2012 y 2016, se encarga de establecer las obligaciones que deben tener en cuenta las personas que se inician en el rubro pero, además, define aspectos particulares sobre el control que se realiza sobre los mismos.
Embed

De hecho, en el Departamento Ejecutivo Municipal existe un registro especial para la inscripción de tatuadores y punzadores, así como comercios habilitados, con el objeto de garantizar el control y efectivo cumplimiento de la ordenanza.
Incluso, desde el 2012 todas las personas que se inicien en el rubro deberán cumplir con un curso de capacitación y obliga a exhibir el certificado respectivo en el local habilitado para las prácticas.
La norma también define cuestiones relacionadas a la infraestructura y a las condiciones sanitarias con la que debe contar el establecimiento. También indica cuáles deben ser los instrumentos utilizados para realizar los procedimientos y exige la confección de una ficha personal por cada cliente o persona que es atendida. Esta debe mantenerse al resguardo por el término de dos años.
En diálogo con Diario UNO, el subsecretario de Comercio, Matías Schmuth, comentó: "En la ordenanza hay cuestiones vinculadas a la habilitación pero hay otros aspectos que están relacionados con el control posterior. El aspecto edilicio y de infraestructura son los que nosotros analizamos antes de que el comercio empiece a funcionar. Después hay cuestiones de funcionamiento que tienen que ver con la actividad cotidiana".
"En la ciudad tenemos cinco locales habilitados", confirmó el funcionario a Diario UNO. Sostuvo que no es fácil iniciarse en la actividad debido a los requisitos existentes. "Se trabajo mucho con los profesionales que se dedican a este rubro. Ellos son los primeros interesados en que estas cuestiones funcionen dentro de este marco normativo. No es sencillo".
En este sentido, señaló que muchos tatuadores que iniciaron el trámite de habilitación quedan sorprendido luego de conocer todos los requisitos solicitados por la Municipalidad.
La ordenanza 11.299 prohíbe la aplicación de tatuajes o realización de punciones a menores de 18 años. Para hacerlo, deberán tener una autorización expresa y con firma certificada del padre, madre o tutor para la realización de la práctica pretendida.
Schmuth hizo referencia a algunas de las obligaciones que deben cumplir este tipo de locales. "Deben tener lavatorios con agua fría y caliente, con toallas esterilizadas. La superficie mínima debe ser de 15 metros cuadrados y le pedimos que cuenten con servicios de emergencia. Por otro lado, debe estar constatado, mensualmente, un servicio de esterilización de los instrumentos. Hay un montón de puntualidades que exige la ordenanza y que nosotros lo controlamos, antes y luego de la habilitación", detalló.
Con respecto a los controles posteriores, aclaró: "Es el mismo que con otros comercios pero tiene que focalizarse en cuestiones que otros comercios, como por ejemplo una tienda de ropa, no tiene. El control se realiza sobre todas las actividades que se desarrollan en la ciudad. Sucede que esta actividad tiene una ordenanza que la regula específicamente".
El funcionario municipal aclaró que si un local es encontrado sin la habilitación correspondiente es clausurado de forma inmediata hasta tanto regularice la situación. "Si nosotros encontramos un local que no está habilitado lo vamos a clausurar y le vamos a pedir que venga a hacer la habilitación correspondiente", destacó.
Sin embargo, manifestó que el control tiene también un límite y hay situaciones que exceden al municipio. "Las personas que realizan este tipo de trabajo desde su casa escapan a la posibilidad de control", admitió.
El funcionario insistió en que la regulación sobre este tipo de cuestiones específicas es importante porque están vinculadas a la salud de las personas y que, por tal motivo, desde la gestión municipal se coloca mucho énfasis en poder controlar.

A nivel provincial, sin legislación
Un proyecto del exdiputado provincial Leonardo Simoniello, actual presidente del Concejo Municipal, intentó legislar la actividad a nivel provincial. La iniciativa no tuvo un buen final, ni siquiera pudo tener la aprobación dentro de la comisión de Salud.
El objetivo principal del proyecto de ley era establecer protocolos en todo el territorio provincial. Hoy, en Santa Fe se pueden observar distintas legislaciones en diferentes ciudades, algunas incluso sin normas de regulación al respecto.
Pretendía además que al ser una ley provincial, tenga un carácter ministerial. Tenía por objeto establecer parámetros básicos en materia sanitaria, tendientes a garantizar la preservación y protección de la salud de los usuarios que se sometan a este tipo de prácticas, consistentes en la realización de tatuajes, perforación cutánea u otras de similares características.


Comentarios