Policiales
Lunes 19 de Septiembre de 2016

Terminó detenido el acusado de robarle a una abuela de 96 años

Se trata de un hombre que cuenta con varias condenas en Paraná. El jueves pasado lo aprehendieron cuando se encontraba dentro de la casa de una señora del barrio Los Hornos

Maximiliano Sergio V. (32), un hombre oriundo de la ciudad de Paraná, permanecerá detenido con prisión preventiva por orden del juez de Primera Instancia, Nicolás Falkenberg. Fue arrestado cerca de las 16 del jueves pasado tras haber ingresado en la vivienda de Felipa, una mujer de 96 años que reside en Fray M. Esquiú al 2900 de barrio Los Hornos.
Embed

Sobre el muchacho cayó el peso de la ley luego de ser acusado como autor del robo de $304 a la abuela y a su vez de privarla de la libertad. El presunto ladrón fue descubierto por la hija y la nieta de Felipa, las cuales aquella tarde se dirigieron hasta la vivienda para tomar unos mates y hacerle compañía, pero cuando buscaron entrar no pudieron porque la puerta de acceso estaba cerrada con llave. Por ello, tocaron el timbre y luego de unos minutos el que abrió la puerta era Maximiliano Sergio V., quien para ese entonces era un total desconocido.

Con un gran misterio y cierto miedo, las dos mujeres comenzaron a increpar al sujeto preguntándole quién era y qué hacía allí. El hombre respondió que Felipa se encontraba bien y que él solo había pasado al baño. Esto no convenció a las dos mujeres, las cuales al grito de auxilio comenzaron a pedir ayuda.

Acorralado por la situación, intentó huir de la casa pero dos vecinos –los cuales no fueron identificados– lo redujeron hasta que llegó el personal policial que lo arrestó y trasladó hasta la dependencia.

En el purgatorio tribunalicio

Una vez detenido en la comisaría, el presunto ladrón fue llevado hacia Tribunales el sábado, donde fue imputado por el fiscal Estanislao Giavedoni. Este le atribuyó el delito de "privación ilegítima de la libertad y robo" y además solicitó para este lunes la audiencia de tratamiento de la prisión preventiva.

Dijo estar seguro de lo que pasó

Durante la audiencia, el imputado, representado por Magalí Mazza, de la Defensa Pública, intentó defenderse y a través de su relato contó su versión."Ese día yo venía caminando por Esquiú, cuando en un momento una señora –por Felipa– me llamó del lado de adentro de la casa y me pidió que por favor le diera de comer a su perro. Y bueno, le pedí permiso, entré y me dio un plato con alimento", argumentó.

En tanto, agregó que como se encontraba descompuesto le pidió a la abuela pasar al baño. "Ella me dijo que estaba esperando a alguien pero que si me apresuraba podía pasar. Cuando salgo del baño ella no estaba, no la veía yo. En ese momento suena el timbre y me dirijo hasta la puerta y abro con normalidad, porque si yo hubiera estado haciendo algo, en ningún momento hubiese intentado abrir la puerta, me hubiese intentado dar a la fuga", explicó.

"En ningún momento yo toqué algo de la casa. El dinero que sacaron era mío porque yo había estado trabajando esa mañana y el día anterior. En ningún momento le pegué a la señora", destacó el acusado y concluyó: "Señor juez, yo estoy convencido de que en ese lugar no falté el respeto".

Detención por un tiempo

Durante la audiencia también quedó expuesto que el imputado gozaba de una libertad condicional y que a su vez contaba con dos condenas previas dictadas por la Justicia de Entre Ríos. Una de ellas, fue tras ser declarado culpable como autor de una serie de delitos –"barretear puertas"– en autos estacionados en la vía pública.

Ante ello y todo lo expuesto por el fiscal Giavedoni, el juez Falkenberg no hizo lugar al pedido de la defensa del imputado, la cual exigió la libertad del mismo y ordenó que permanezca detenido tras existir un cierto entorpecimiento probatorio.

Sensaciones encontradas

Al culminar la audiencia, la hija de la víctima de 96 años, Estela Maris Vivas, dijo sentirse conforme con la resolución pero, a la vez, un poco conmovida. "Me siento apenada por el hecho de que estas personas que delinquen de esta manera es porque necesitan tratamiento", contó a Diario UNO. "Yo en el momento que lo encontré en la casa de mi madre estaba completamente drogado", aclaró. De igual manera, sostuvo: "Voy a estar un poco más tranquila, porque si salía en libertad podría tomar represalias contra mi mamá".

Finalmente dijo que era "totalmente falso" el testimonio aportado por el imputado.

Comentarios