Argentina
Domingo 19 de Junio de 2016

Tiene cuentas pendientes

José Vignatti le abrió las puertas de su casa a Ovación e hizo un repaso de los temas más importantes que comenzará a abordar desde este momento. Pero también explicó los motivos que lo llevaron a volver a Colón y sentenció: "Dicen que dejé una deuda millonaria y retorné para resolver este tema, porque nadie habló de los 3.500.000 dólares que dejé cuando me fui en junio del 2004 y por eso voy a limpiar mi imagen".

Pasaron pocas horas de la asunción de José Vignatti como presidente de Colón y luego de la primera reunión de Comisión Directiva, el flamante mandatario sabalero recibió a Ovación en su casa para un mano a mano extenso, en donde se tocaron todos los temas y además hubo tiempo para realizar su descargo respecto a algunas acusaciones que sufrió en su anterior paso por el club.
"Vamos a encarar esta nueva etapa dentro del club con un perfil bien amplio, recepcionando todo y nuestra primera función es fortalecer los vínculos entre nosotros, vamos a hacer un club de puertas abiertas y a escuchar a todo el mundo y después nos tocará a nosotros resolver las situaciones. Pero vamos a escuchar a todo el mundo y queremos rápidamente revertir la imagen del domingo y convertirnos en una institución en donde se escuche a todo el mundo y que todos podamos ser partícipe de esto", fueron sus primeras palabras apuntando al perfil que cultivará de ahora en más.
—Me imagino que el objetivo debe ser que Colón deje de ser noticia por las cuestiones negativas como viene sucediendo en los últimos años y pase a ser reconocido por las cosas buenas...
—Esa es la tarea principal que tenemos por delante y como ya dije en algunas oportunidades, salvo aquellas personas que intentaron corromper la gestión, los demás que tienen buena predisposición y ganas aún no pensando como nosotros todos tienen cabida. Es una hermosa posibilidad porque si bien en lo deportivo y lo económico partimos de una situación relativamente difícil, en la parte humana partimos de una situación casi inédita en el club donde se manifestaron el domingo una serie de inquietudes y nosotros estamos abocados a revertir rápidamente. Nosotros queremos que todos se acerquen, todas las cosas que se dijeron el domingo queremos escucharlas en un mano a mano para tratar de resolverles las inquietudes. Porque si se manifestaron de esa manera es claro que tienen un grado de disconformidad que a lo mejor hablando nos podemos entender y trabajar juntos.
—Más allá de la presencia de Sergio Sala en la reunión de Comisión Directiva ¿Tuvo la posibilidad de hablar con los demás candidatos?
—Yo públicamente en muchas entrevistas convoqué a todos, pero hoy fue la primera reunión que hicimos y se harán periódicamente reuniones y están permanentemente invitados a concurrir y a sumar. Si bien es cierto que las reuniones son de Comisión Directiva, los grupos de trabajo están esperando recepcionar gente que quiera trabajar para el club. Y los únicos que están exceptuados son aquellos que quieran obtener réditos para cuestiones personales.
—Respecto al tema fútbol ¿Cómo se van a definir las tareas a desarrollar por parte de cada dirigente?
—En el fútbol profesional yo voy a estar a cargo, juntamente con Patricio Fleming y Horacio Darrás y seguramente se irá a sumar alguna persona que se quiera involucrar positivamente. José Alonso también está pero lo hará más en el área del fútbol amateur donde va a liderar a nivel dirigente ese área. Nosotros queremos buscar dentro de un perfil de institución donde se aleje la confrontación y en el futuro se asemeje a una continuidad más allá de los cargos que uno tiene, porque seguramente mucho de los integrantes de esta Comisión Directiva con el correr del tiempo se van a ir reintegrado a sus actividades particulares y tendrá que renovarse la dirigencia. La juventud deberá comenzar a participar para ir formándose y paralelamente tener una línea de conducta del club que queremos, donde no haya todos estos sobresaltos y sinsabores que tuvimos en estos últimos 10 años
—¿Pretende dejar de lado los personalismos y trazar un proyecto independientemente de quien conduzca el club?
—La palabra personalista hay que erradicarla y hay que suplantarla por la postura de gestionar con autoridad, no es lo mismo ser personalista que gestionar con autoridad. Y para hacer eso el mayor exponente se lo tiene que ganar a través de sus actos y si es bien recepcionado será a través del tiempo un traspaso de conducción mediante gente que está alineada con este tipo de proyecto. Para no sufrir sobresaltos y todo el terreno que se gana seguir sumando y no tener que sumar para después restar como sucedió últimamente.
—¿Cuál es la situación económica del club teniendo en cuenta la venta de Alan Ruiz, la opción de compra que hará River por el 30 del pase de Lucas Alario y esta deuda que existe por parte del Inter de Brasil por el pase de Martín Luque?
—Ahora estamos abocados a esa situación, en la reunión que tendremos en estas horas va a estar en el centro el aspecto económico y deportivo, y en contadas horas entraré a tomar conocimiento en donde estamos parados.
—Está claro que Conti y Poblete son los dos futbolistas por los cuales llegará alguna oferta ¿Cuál es la postura respecto a estos dos casos?
—Nosotros particularmente por principios y necesidad agregada no podemos estar en vendedores cuando estamos en una posición bastante comprometida. También vamos a contemplar y a defender la carrera de los jugadores, porque si bien es cierto que son chicos formados en el club tienen todo el derecho de buscar nuevos horizontes en la medida que sus posibilidades deportivas y económicas así lo requieran. Vamos a estudiar cada caso pero siempre será en una negociación directa de club a club. O directa o indirectamente, pero nunca a través de comisionistas, no vamos a permitir vender un jugador a una persona física. Puede ayudar en la negociación pero siempre la operación tiene que finalizar en el seno del otro club.
—¿Qué motivos lo llevaron a contratar a Paolo Montero?
—Una persona allega al club y muy querida en un determinado momento nos sugirió que prestáramos atención en esta persona (Montero) por la calidad humana y por la predisposición al trabajo. Luego de eso nos fuimos interiorizando paso a paso de las posibilidades que hoy por hoy están llegando casi a su culminación.
—En su época como presidente contrató también a un técnico uruguayo como Jorge Fossati ¿Tuvo la posibilidad de hablar con él respecto a Montero?
—Yo no, pero Patricio (Fleming) habló con Fossati quien está trabajando en el exterior y fue uno de los motivos que terminaron reforzando nuestro interés para sentarnos a hablar.
—¿Tienen una idea respecto a los refuerzos que deberían llegar y a la conformación del plantel?
—Hubo un desfasaje total respecto a la cantidad de contratos que llegó a un número de 52, ahora algunos se están cayendo a fin de mes porque terminan su vinculación. De todas maneras quedan muchísimos, creo que 37 o 38 vigentes y si nosotros le sumamos la incorporación de los refuerzos que tenemos pensado estaríamos duplicando la cantidad de contratos que Colón necesita. Debemos ser prudentes en ese aspecto, la idea es tener alrededor de 30 contratos. Si se produce alguna venta seguramente se cubrirá ese puesto, no obstante por más que no vendamos tenemos que cubrir los puestos a reforzar. Cuando nosotros nos reunimos con la persona que estamos hablando le manifestamos cuales eran nuestras expectativas en el primer año de gestión. Así que eso lo tenemos bastante claro y trabajaremos en ese aspecto.
—¿Se puede pensar en un Colón protagonista o el primer objetivo es evitar pelear por el descenso?
—Nosotros tenemos que mirar hacia arriba para no pensar hacia abajo. Debemos contemplar todas las situaciones, porque en el fútbol te puede ir bien, regular o mal, pero vos tenés que ayudar para acotar el margen de error. Por consiguiente hay que apuntar a que te vaya bien y para eso traeremos los jugadores que creemos oportunos para que vistan la camiseta de Colón.
—En su momento como presidente Colón obtuvo un subcampeonato, un tercer puesto por diferencia de gol y jugó copas internacionales como por ejemplo la Libertadores ¿Hoy es muy difícil repetir esa historia?
—En esto hay que ser paciente y no tratar de dar dos pasos a la misma vez, hay que ir de manera paulatina y encaminarse hacia ese objetivo. Ahora después, si Dios nos ayuda y lo hacemos en el menor tiempo posible, bienvenido sea, pero las cosas mágicas en el fútbol no existen. Hay que hacer un trabajo serio y responsable y aumentarán las posibilidades de que te vaya bien.
—En este último tiempo a Colón no le fue bien en los Clásicos a diferencia de la época en la que usted era presidente ¿Uno de los desafíos será revertir esta situación?
—Nos tocó jugar los últimos dos Clásicos en un momento convulsionado de la vida institucional que no aportó para nada a los fines deportivos. Por ello, si partimos de una base de ordenamiento institucional, en donde no deben existir fisuras, las posibilidades de que nos vaya bien se acrecientan enormemente. Considero que tuvimos esos traspiés porque el estado institucional colaboró para eso.
—¿Qué opinión le merece la creación de la Súperliga que supuestamente se aprobaría el 28 de junio?
—A partir del lunes ( por hoy) estaremos en Buenos Aires y nos abocaremos de lleno en ese tema. Seguramente después de algunas conversaciones que tenga, dispondremos de un panorama más claro y apoyaremos el proyecto que más le convenga al club.
—¿Cree que será un mercado de pases diferente y en donde habrá que tener paciencia para incorporar ya que aún falta mucho para el inicio del campeonato?
—Conozco las expectativas de la gente, pero yo les quiero decir lo siguiente:los jugadores más importantes siempre esperan hasta lo último para tomar una decisión, aguardando por una oferta del exterior o de los clubes grandes de la Argentina, por eso si nosotros pretendemos incorporar jugadores en este momento, serían los de mayor jerarquía. Por lo cual será cuestión de tener un poco de paciencia ya que no hay plata y en la AFA hay una laguna impresionante en términos económicos, ya que en junio no se repartió una moneda y en consecuencia todos los clubes están endeudados. Nosotros, que tenemos que definir los números pensando en la próxima temporada, no sabemos en realidad con qué dinero vamos a contar, ya que no está definido lo de la televisación que es el ingreso más importante que reciben los clubes. Y todo ese contexto hace que hoy el mercado de pases sea casi nulo.
—¿Se debe olvidar el hincha de Colón de nombres rutilantes o ente mercado de pases puede llegar algún refuerzo de jerarquía?
—Al fútbol se juega en equipo y debemos buscar los nombres adecuados, por ahí para un hincha un jugador es importante y para el otro no. Por ello, intentaremos traer lo que mejor nos parece para cumplir con los objetivos y lograr los mejores resultados. Pero en este sentido se juegan muchas cosas, principalmente la cuestión económica y hay muchos jugadores que viven en Buenos Aires y que no quieren ir al interior del país.
—Más allá de lo futbolístico ¿Van a tomar algunas medidas respecto a lo institucional?
—Como prioridad establecimos algunas pautas y están específicamente apuntadas primero a atender los requerimientos de los socios y los simpatizantes para poder pasarlos de simpatizantes a socios ante todo. Vamos a modificar algunos puntos del estatuto que consideramos que son insoslayables. Uno de los puntos que vamos a tratar es eliminar la figura del socio adherente independientemente de la distancia y todos van a ser socios por igual y tendrán la posibilidad de votar igualando los derechos. Sí vamos a establecer una diferencia en el costo de la cuota societaria ya que a los socios del interior les resulta más oneroso y se va a contemplar esa situación. Otro de los temas a tratar será lo de las peñas y que queremos que todos se sientan orgullosos de ser colonistas, pero debemos darle cabida a todas las inquietudes que existan.
—¿Qué sensaciones tuvo en estos primeros días como presidente luego de 12 años de estar alejado como dirigentes?
—El mayor inconveniente que tengo por estas horas es controlar la ansiedad, ya quisiera que muchas cosas estén resueltas y aún no empezamos. Eso refleja el grado de entusiasmo que tengo en estos momentos y que siempre fue característico en mi persona. Por lo cual trataré de controlar mi ansiedad, porque si fuera por mí ya estaría encarando todas las cuestiones, pero soy consciente que eso debe hacerse a su debido tiempo.
—¿Qué diferencias encuentra entre el Vignatti de hace 12 o más años con el de ahora o considera que es el mismo de siempre?
—Si bien es cierto que mi documento personal me dice que ya no soy el mismo (risas), interiormente me siento con una ansiedad de hacer las cosas que tal vez en otro momento no lo tenía con la celeridad que lo hago ahora. Por otra parte, también tengo que manifestar que el mundo cambió y que obviamente debo adaptarme. Hoy la tecnología avanzó de manera notable y uno debe estar acorde a eso. Y también conozco a las personas, antes me costó un tiempo conocerlas, pero hoy ya conozco a las personas que trabajan conmigo y eso facilita que uno pueda delegar y confiar en personas porque sabemos el resultado que se puede obtener.
—Siempre se dijo que usted tomaba todas las decisiones y que todo debía ser autorizado por Vignatti desde la compra de una lapicera hasta la gestión más importante ¿Hoy siente que es más amplio y que abre más el juego?
—Yo te voy a decir dos cosas sumamente importantes desde mi punto de vista. Primero quiero desmitificar eso de patrón de estancia y de personalista que decían de mi persona. Y quiero instalar en la sociedad, no solo en los hinchas de Colón, sino en general, que quiero ser participativo, abierto, escuchar y aprender de aquel que no piense igual que uno. Todas cosas que me di cuenta que son más beneficiosas que actuar de la otra manera. Y hay algo muy importante que te quiero decir porque es algo que no se me fue de mi cabeza en estos 10 años que no estuve en el club. También tengo que desmitificar, porque hubo algunos que quisieron impedir que yo me postulara, pero con esas personas y con aquellas que tuve el inconveniente el domingo, yo sueño con abrazarme y gritar un gol de Colón juntos. Porque ante todo queremos la misma camiseta y segundo a mi se me instaló como un tabú y que todo el mundo habla que yo dejé una deuda. Pero nadie habla de que yo dejé un depósito, dicen que dejé una deuda millonaria y yo volví a Colón para resolver ese tema. Dentro de otras cosas que quiero hacer en el club es limpiar ese concepto. Porque pasaron 10 años y nadie pagó esa supuesta deuda, primero veremos si es real o si es supuesta y si Dios me da la posibilidad de cumplir el mandato eso se tiene que terminar. Hubo detractores que instalaron ese tema y siempre se habló de deuda y no de superávit. Si vos debés la luz y alguien te da la plata para pagar la luz y después te cortan la luz, la culpa no es de quien te dio la plata y yo a la plata la dejé en la caja. El 30 de junio de 2004 dejé 3.500.000 dólares depositados en una cuenta bancaria. En un hecho inédito, porque todo el que cobra algo se la gasta antes de irse. Yo la dejé que fue por la venta de Carignano, para que se terminen las obras del predio que está a la vera de la autopista. Les dejé 900.000 dólares específicamente para concluir eso, más 2.600.000 dólares para libre disponibilidad. Entonces para todos aquellos que se agarraron del tema de la deuda, deben saber que la plata estaba. Por eso cuando esto se termine, voy a hacer todas las aclaraciones para de una vez por todas limpiar mi imagen porque las acusaciones son absolutamente injustas.
—A principio de año no se imaginaba ni por asomo en junio ser presidente de Colón...
—La verdad que no, pero me pasó un lindo accidente. La vida uno no la puede manejar, no sabemos lo que mañana nos puede pasar. Pero ahora sucede esto y a mí me pasó que ni lo pensaba y hoy soy nuevamente el presidente de Colón.


Comentarios