Ovación
Viernes 14 de Agosto de 2015

Tiene la obligación de frenar la racha negativa

Colón deberá dejar atrás las tres derrotas consecutivas y sumar un triunfo luego de siete partidos sin festejar

Para Darío Franco y sus dirigidos no se trata de un partido más el que jugará la tarde del sábado frente a Aldosivi en Mar del Plata. La racha de tres derrotas consecutivas a esta altura es una herencia pesada para el plantel sabalero, que se refuerza aún más si se toma en cuenta que el Sabalero hace siete encuentros que no gana.
 
Un nuevo revés sería muy complicado de digerir, más allá de que faltan varios partidos para la finalización del torneo. Habitualmente se dice que los equipos se acostumbran a ganar o a perder, y Colón parece estar mucho más cerca de la segunda opción que de la primera.
 
Hasta aquí, la idea futbolística que intenta desarrollar Franco no se ve reflejada en el campo de juego, de allí las dudas que se generaron sobre todo luego del cotejo ante Independiente, en donde quizás se observó lo peor del equipo rojinegro en el ciclo del actual técnico. De todos modos, Franco se mantiene firme respecto a sus convicciones y no negocia el desarrollo de su idea.
 
Es consciente de que Colón no viene haciendo las cosas bien y que falla en las dos facetas del juego como le gusta decir. Pero lo atribuye a cuestiones futbolísticas emparentadas con el rendimiento de los jugadores y no tanto con el sistema táctico que aplica, que a veces da la sensación de que es equivocado.
 
Enfrente tendrá a un rival que está tan necesitado como Colón y que remitiéndose a las matemáticas, atraviesa por lejos el peor momento del campeonato. Aldosivi hace seis partidos que no gana, pero con el agravante que suma cinco derrotas. 
 
Apenas un empate como local ante Temperley fue el único punto que rescató sobre los últimos 18 en juego. El último triunfo fue por la 13ª fecha cuando goleó a Boca en la Bombonera por 3-0. Por lo cual es un equipo que deberá afrontar la presión de jugar como local y obtener un buen resultado. 
 
Ese, sin dudas, será un aspecto a tener muy en cuenta por el conjunto sabalero, ya que el Tiburón es un equipo que ataca con mucha gente, pero que no tiene marca en la mitad de la cancha. Por lo cual asoma desbalanceado a la hora del retroceso. Y la prueba contundente es que recibió 12 goles en los últimos seis encuentros y en uno solo mantuvo el arco en cero.
 
Colón tampoco se caracteriza por ser sólido, por lo cual deberá tomar nota de lo mal que marcó en defensa en los últimos compromisos para no sufrir ante un equipo que es más confiable cuando ataca que cuando defiende. En ese sentido, las dos formaciones guardan varias similitudes. 
 
Ya que atacan con mucha gente, pero defienden con menos. En el caso de Aldosivi, los dos volantes por afuera son Pablo Lugüercio y Diego Lagos, acostumbrados a jugar como delanteros. Y en el ataque dos puntas de área como José Sand y Roger Martínez. Mientras que los volantes centrales son Jonathan Galván y Martín Rivero, que se caracterizan por ser volantes de juego y no tanto de marca.
 
Y en el caso de Colón, lo propio, con Gustavo Villarruel y Cristian Llama como extremos, Alan Ruiz por el centro y Pablo Vegetti como referente de área. Y para la marca Matías Ballini el volante más retrasado y Franco Leys que se adelanta más para presionar. Un partido que en la previa asoma como entretenido y de ida y vuelta con equipos que no especulan y que por otra parte están muy urgidos de cantar por fin una victoria.
 

Comentarios