mendoza
Sábado 11 de Julio de 2015

Tiene tres años, pesa seis kilos y necesita ayuda

Se trata de Oscarcito, un pequeño que nació con una malformación cerebral que le ha provocado incontables complicaciones médicas. Su familia no sólo ha debido hacerle frente a esta enfermedad sino que también a padecer incendios, desempleo y falta de ayuda.  

Andrea Pellicer / pellicer.andrea@diariouno.net.ar
Oscarcito nació de un embarazo múltiple y con una malformación cerebral, padecimiento conocido como agenesia de cuerpo calloso. En la actualidad tiene tres años, pesa poco más de seis kilos y ha debido soportar cuantiosas operaciones y sesiones de quimioterapia. El pequeño se encuentra bajo los cuidados de su tía abuela, quién se ha encargado de él con una entrega absoluta.
Poco después de nacer, su mamá falleció y su padre, al ser menor de edad, no pudo responder por él.
"Lo conocí en el velorio de su mamá, apenas lo vi dije que me quería hacer cargo de él", recuerda Cecilia Hurtado, una mujer que vio su vida cambiar de la noche a la mañana pero "no me quejo, es una lucha hermosa", asegura con firmeza al rememorar todo a lo que han debido sobreponerse y los minuciosos cuidados a los que se han entregado, tanto ella como su familia.
Oscarcito tenía tan sólo cuatro meses y debió ser hospitalizado días más tarde de la muerte de su madre ya que, al tener labio leporino, su familia no sabía cómo alimentarlo adecuadamente y el pequeño escupía la comida a través del reflujo. Esto le provocó un cuadro de desnutrición severa.
La familia Hurtado está compuesta por Cecilia, su marido, cuatro hijos -en edad escolar- y, desde hace tres años, Oscarcito. "Ya es mi hijo, soy como su mamá", sentencia. Pero la fortuna no ha beneficiado a esta familia y muchas cosas se han puesto cuesta arriba, además los organismos oficiales no han otorgado ningún tipo de ayuda a Cecilia salvo el cobro de $1.600 de la Asignación Universal por discapacidad.
"Mi casa se incendió en noviembre del 2014. Tuvimos que vender la camioneta que teníamos y con eso nos compramos una de adobe, por la que seguimos pagando algunas cuotas. El problema fue que no tenía cloaca y la Municipalidad de Las Heras se negó a ayudarme, así que la hicimos nosotros pero lo próximo es hacer los pisos de nuevo ya que tuvimos que romper todo"
Inmediatamente Cecilia cambia su tono y comienza a narrar todo lo que han realizado para hacerle frente a su difícil realidad. "Tengo una verdulería en casa, es complicado buscar trabajo porque pasamos mucho tiempo en el hospital. Mi marido es camionero pero se cayó del camión y ahora es desempleado. Teníamos un Peugeot 504 viejito y lo vendimos para comprarnos un rastrojero, así él va a poder hacer unos viajecitos pero hoy -por el viernes- se le rompieron frenos", en ese momento del relato la voz de Cecilia se quiebra y sólo confiesa entre sollozos: "Me duele todo lo que nos pasa".
Pero esta enterísima madre de cinco hijos sabe perfectamente lo que quiere y así lo hace saber, a pesar de las complicaciones: "Mi deseo es verlo caminar, es lo único que le pido a Dios. Amo a ese bebé como si fuera un pedacito de mí".
Esta fortaleza es la que la llevó a tramitar la guarda del pequeño para poder autorizar las intervenciones quirúrgicas y las sesiones de quimioterapia a las cuales se lo ha sometido a Oscarcito desde el 2012 ya que también le descubrieron EPOC Pos Viral, padecimiento que lo ha llevado a ser oxígeno dependiente.
"Hemos hecho todo siempre solos. Si hay que salir a la madrugada en taxi, lo hacemos. Nunca le pedimos nada a nadie pero por ahí da rabia", confiesa Cecilia quien ha recibido ayuda de tres tías más del pequeño para llevar adelante los cuidados.
A pesar del sufrimiento y de los padecimientos que han tenido que enfrentar, esta familia agradece la colaboración de sus vecinos y amigos que se han acercado a dar una mano. “A mí no me sale pedir un paquete de pañales o leche pero mucha gente que conoció el caso de Oscarcito a través de las redes se interesaron en el tema”, explica.
En este momento, el niño de tres años se encuentra nuevamente internado en el hospital de Conin debido a un cuadro de desnutrición grave y gracias a la gestión de un grupo interdisciplinario de profesionales comandado por el electo intendente de Las Heras, Daniel Orozco.
“Desde el Notti nos habían recetado una leche para alimentarlo pero no era la correcta porque él no la podía digerir. En la última semana ha aumentado 600 gramos y estamos muy felices”, expone Cecilia con una precisión casi profesional que le ha otorgado esta experiencia.

Para colaborar con la familia llamar al 152437461.
 

Comentarios