Ovación
Martes 08 de Diciembre de 2015

¿Toman caminos distintos?

Braian Romero y Cristian Guanca finalizan su vínculo con la institución sabalera. La dirigencia haría uso de la opción para adquirir el 25% del zurdo, pero no así por el goleador ya que debe comprar el 50% de su ficha

Ambos llegaron a comienzos del 2015 con el bolso cargado de ilusiones dado que estaban ante el desafío más importante de sus respectivas carreras futbolísticas. Braian Romero venía de jugar en Acassuso que militaba en la “B” Metropolitana, en tanto que Cristian Guanca actuaba en Chacarita, que  en ese entonces había ascendido a la “B” Nacional.
El técnico de Colón era Reinaldo Merlo, mientras que Ricardo Caruso Lombardi había sido quien le recomendó a Mostaza la incorporación de Romero, ya que le manifestó que se trataba del mejor jugador del torneo. Es por eso que fue el primer refuerzo en sumarse al plantel rojinegro.
Días después se produjo el arribo del zurdo que actuaba como extremo en el Funebrero. Los dos jugadores tenían el mismo representante (Martín Sendoa), quien tenía una buena relación con el exentrenador sabalero. Está claro que cuando surgieron estos nombres muchos se sorprendieron, ya que no eran conocidos por desempeñarse en las categorías del ascenso y eso generaba algunas incógnitas.
Pero Mostaza se respaldó en la opinión de Caruso Lombardi y del representante de los futbolistas para tomar la decisión de incorporarlos al plantel. De todos modos Merlo duró un partido, ya que fue despedido por los dirigentes luego de la derrota frente a San Lorenzo.
Asumió Javier López y la incertidumbre se apoderó de los jugadores que vinieron a Santa Fe por pedido de Merlo y el extécnico de Racing ya no estaba más. De todos modos el Alemán López les dio la chance de jugar, sobre todo a Romero que en esa primera mitad del campeonato fue la figura de Colón.
Desequilibrante en el mano a mano, además aportó goles claves para que por ejemplo el Sabalero empate en Rosario ante Central o sumara su primer triunfo en el torneo ante Olimpo por 1-0, en el Brigadier López, tras una muy buena maniobra individual.
Y después le marcó dos tantos a San Martín de San Juan, también en condición de local. Sin embargo las lesiones comenzaron a perseguirlo y es por eso que debió ausentarse en algunos partidos, ya que no terminaba de recuperarse y le costaba  estar en su plenitud.
La llegada de Darío Franco y el cambio de esquema no lo favoreció y de a poco fue perdiendo terreno, de aquel futbolista imprescindible en el ciclo de López, pasó a ser un jugador más incluso que fue desafectado de los partidos más importantes como por ejemplo los dos Clásicos. Cuando le tocaba ingresar desde el banco de relevos no rendía y es por eso fueron desapareciendo las oportunidades de jugar.
Su último partido en el torneo había sido por la 25ª fecha cuando Colón cayó como visitante frente a Quilmes. Ese día ingresó a los 29’ del complemento. Y recién reapareció con la camiseta rojinegra en el partido ante Tigre por la Liguilla Sudamericana,  donde marcó un golazo que decoró el resultado final.
Después de ese partido integró el banco de relevos y sumó algunos minutos en los dos cotejos frente a Belgrano. Por lo cual más allá de un semestre complicado, el balance es positivo si se tiene en cuenta que terminó siendo el goleador de la temporada junto con Cristian Llama (cinco tantos) siendo que venía de la tercera categoría. 
Respecto a su situación contractual a fin de mes vence el préstamo y la opción de compra a favor de Colón es de 500.000 dólares por el 50% del pase. Está claro que no se hará uso de la opción y que la única chance que Romero continúe en el plantel es negociar un nuevo préstamo. De todos modos, la postura de Acassuso es vender al menos un porcentaje de los derechos económicos del volante por lo cual la situación es complicada de resolver.
En cuanto a la postura de Franco, es indudable que en los últimos tiempos comenzó a tenerlo en cuenta y es por eso que lo contaría para el próximo torneo, siempre y cuando pudiera seguir a préstamo. No obstante, habrá que esperar cuál es la respuesta de Acassuso pero también del jugador que si bien está muy cómodo en Santa Fe también tiene ganas de jugar con mayor continuidad. Hoy parece difícil que siga, pero tampoco habría que descartarlo por completo.
Diferente es la realidad de Guanca tanto en el presente como en el pasado. El ex-Chacarita no tuvo demasiada continuidad en la primera mitad del torneo, más allá del golazo que le marcó a Boca en la 4ª fecha. Y recién pudo consolidarse en el equipo en el tramo final cuando Franco lo incluyó como volante interno.
Allí se observó lo mejor del Chino que tuvo su partido más importante cuando el Sabalero se impuso por 3-1 frente a Godoy Cruz en Mendoza, convirtiendo los dos primeros goles que decretaron la permanencia del elenco rojinegro en la máxima categoría del fútbol argentino.
Si bien era una posición que conocía de su paso por Chacarita en donde había jugado 14 partidos, está claro que cuando llegó a Colón lo hizo para actuar como extremo por la izquierda, donde lo utilizó López y también Franco.
A partir de las buenas actuaciones que tuvo en la etapa final del torneo es que los actuales directivos decidieron hacer uso de la opción para adquirir el 25% del pase en una suma que oscila los 250.000 dólares y es por eso que existe un acuerdo verbal con la dirigencia del Tricolor.
Está claro que el cuerpo técnico pretende que siga y es por eso que los directivos salientes llevarán a cabo esa negociación para que Guanca arranque el 2016 jugando en Colón. La edad del futbolista (22 años) es otro de los aspectos que tienen en cuenta los dirigentes, dado que si mantiene el nivel es un jugador con  poder de reventa. Además es zurdo y eso es otro punto a favor.
Romero y Guanca se hicieron muy amigos en Colón, al punto tal que en una charla con Ovación el zurdo confesó: “Siempre le voy a estar agradecido a Braian Romero que para mí es un hermano. Él es muy creyente y me aconsejó muy bien, yo ahora estoy confiando en Dios y me enseña esas cosas que me hacen mejor persona. Vivo más en la casa de Braian que en la mía, porque mi señora es amiga de la de él y las nenas juegan juntas. Nos hicimos muy amigos y agradezco mucho haberlo conocido, ya que me acercó a Dios”.
Hoy la realidad indica que es probable que tomen caminos distintos, si es que Guanca sigue en Colón y Romero no. Pero en el medio existen negociaciones y por eso habrá que aguardar la llegada de las nuevas autoridades para tener un panorama mucho más claro.


Comentarios