santafe
Domingo 06 de Marzo de 2016

Trabajan en un mapa interactivo para San Lorenzo, Chalet y Arenales

Proyecto geobúsqueda. Será presentado a fines de marzo, y fue desarrollado por dos jóvenes profesionales, junto con la asociación civil La Búsqueda. Persigue fomentar la participación ciudadana a través de la tecnología

Geobúsqueda es un proyecto basado en la georreferenciación, que se presenta como un mapa web que tiene el objetivo de recuperar la identidad de los barrios, fomentar la participación de sus habitantes más jóvenes a través del uso de las nuevas tecnologías, romper los prejuicios sobre los barrios del cordón oeste de la ciudad de Santa Fe y trabajar con los vecinos para la mejora de sus territorios.
Bajo esa consigna, Julia Duso, licenciada en Ciencias de la Educación, y Pedro Calás, ingeniero en Cartografía y Geodesia –los dos profesionales que gestaron la idea– se contactaron con la asociación civil La Búsqueda para darle forma. Dicha institución hace muchos años que trabaja en barrio San Lorenzo, tiene mucha experiencia y conocimiento de las problemáticas del lugar, y por este motivo es una de las barriadas con las que comenzará la prueba piloto del proyecto.
“Nos juntamos en la asociación con un grupo de jóvenes y nos pusimos a hablar de los problemas que había en el barrio y nos empezamos a preguntar cómo hacer para promover la participación de los mismos en el mejoramiento del lugar”, contó Duso sobre la génesis de la iniciativa.
Así surgió la idea de generar un mapa interactivo, el cual todavía está en preparación, con la intención de presentarlo a la comunidad a fines de este mes. Allí los mismos integrantes del barrio, fundamentalmente los más chicos, podrán colaborar aportando información valiosa para los habitantes de la zona, y también para la gente de la ciudad, utilizando los celulares con aplicaciones específicas, como herramienta de navegación.
“El idioma de los jóvenes es el de la tecnología. Este sistema de mapa web funciona a partir de aplicaciones que se usan en los celulares, donde cualquiera con un teléfono puede participar, es invitarlos a relevar el barrio”, comentó.
En esta línea señaló que el proyecto tiene varias etapas e incluye la formación de los participantes para el reconocimiento del lugar que habitan y que se comenzó a trabajar en el tema hace ya un año. 
“Comenzamos por registrar varias etapas del barrio, en primer lugar porque en muchos mapas no figuran siquiera las calles donde ellos viven, entonces se invitó primero a completar un mapa geográfico”, explicó.
Una vez plasmada esa información en los planos, la intención es que en el mapa virtual figuren las instituciones que trabajan en el lugar y qué labores realizan, con el objetivo de promover cuestiones positivas y “romper los estigmas” en determinadas zonas de la ciudad. Por este motivo, la experiencia piloto de Geobúsqueda será en los barrios San Lorenzo, Chalet y Arenales, ámbito en el que desarrolla su labor la asociación La Búsqueda.

Pasaje sin nombre. Una de las tantas calles que se busca referenciar.​
El mapa
Los impulsores del proyecto pensaron en una plataforma on line y se están ultimando cuestiones de diseño para poder subir el mapa a internet. “Todavía no está accesible, estamos en la última etapa. La idea es que puedan acceder todos los interesados y presentarlo a fines de marzo”, manifestó.
Al presentar un mapa virtual, Duso y Calás buscan romper con los prejuicios que parten del desconocimiento que hay sobre ciertas barriadas.“Cada barrio tiene un potencial, porque tiene una definición y un dinamismo que lo dan los propios vecinos y que hacen que haya una identidad diferente de barrio a barrio”, explicó.
“Queremos que ellos mismos sean los que puedan contar qué acciones se hacen, qué instituciones trabajan y que se pueda reflejar todo esto en un mapa interactivo que permita cruzar información y una serie de datos”, agregó.
A modo de ejemplo, un vecino va a poder ingresar la información sobre el trabajo que realiza la organización que tiene en la cuadra, y además sobre la misma plataforma va a poder contar que en la esquina de su casa hay un basural y esto servirá para poner en alerta a los habitantes del lugar, y a la vez, a instituciones y autoridades.
“Si alguien está trabajando con el tema residuos, en la búsqueda que haga le van a aparecer cuáles son las instituciones que están trabajando en el tema y dónde hay focos de basura. Entonces va a cruzar las informaciones positivas sobre en qué lugares se está trabajando, pero también va a alertar sobre problemas que puedan estar apareciendo en el barrio”, explicó. Se trata de capitalizar los recursos existentes y ponerlos a disposición para la mejora del barrio. 
Uno de los anhelos detrás de Geobúsqueda es poder ampliar el trabajo que en principio comprende a San Lorenzo, Chalet y Arenales, para llevar esa experiencia también a otros barrios de la ciudad. 
Geobúsqueda es fruto de un trabajo interdisciplinario, que involucra perfiles profesionales específicos, para realizar tareas del ámbito de la tecnología como la gestión de bases de datos y conocimientos cartográficos, diseño, informática, y otros campos.

El poder del procesamiento de la información
Según destacan los creadores de Geobúsqueda, las herramientas tecnológicas como la gestión de bases de datos georreferenciadas y el análisis y publicación de esta información, permiten vincular información territorial que parece ser independiente pudiendo tomar decisiones complejas, capitalizando los recursos. 
“Los mapas y las plataformas basadas en las nuevas tecnologías posibilitan hoy en día representar un volumen de información muy elevado de una manera más visual e intuitiva, en contraposición a largas explicaciones o gráficos, que muchas veces resultan tediosos para el público en general”, expresan en un comunicado. 
“Así, mostramos al «mundo» información relevante de cada barrio que, servirá para poner en valor la identidad y la cultura de estos, para reconocer dinámicas sociales, movimientos culturales, referentes históricos, entre otros y comenzar a intervenir de manera participativa en la planificación de nuestro barrio”, agregan sus creadores.
Se trata de una iniciativa llevada adelante casi sin recursos económicos, que gracias a haber sido reconocida y premiada a mediados de 2015 por el Programa Ingenia, tuvo impulso necesario para continuar.

Comentarios