Policiales
Jueves 11 de Febrero de 2016

Triple fuga: a un mes de la novela más taquillera que dejó el verano santafesino

Días intensos. Después de haber sido detenidos en Cayastá, la Justicia santafesina busca imputar a los evadidos del penal de General Alvear. Una huida inolvidable 

Este jueves se cumplió un mes de la novela más taquillera que dejó el verano santafesino: la triple fuga de los hermanos Cristian y Martín Lanatta junto a Víctor Schillaci en suelo santafesino. Los mismos se habían evadido del penal bonaerense de General Alvear el 27 de diciembre del 2015 y estuvieron prófugos hasta el 11 de enero pasado cuando fueron detenidos –en dos días diferentes– por el personal de la Policía santafesina en la zona rural de Cayastá, a 80 kilómetros de la ciudad de Santa Fe.
 
 
Los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez fueron descubiertos en la provincia de Santa Fe por personal de Gendarmería en las primeras horas del jueves 7 de enero en un campo ubicado en cercanías de la localidad de Matilde. Aquel hallazgo se dio luego de una serie de allanamientos frustrados en zona rural. Fue en aquel lugar donde se dio el primer enfrentamiento entre los prófugos y la Gendarmería, donde resultó herido un gendarme en las afueras de una tapera donde permanecieron escondidos los evadidos del penal.
 
 
Desde el jueves 7 hasta el lunes 11, se desarrolló un megaoperativo en toda la zona rural de la provincia a cargo de las fuerzas federales: Gendarmería, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Policía Federal. En aquel entonces se optó por patrullar las zonas rurales, pero no se obtuvieron resultados positivos. Incluso, se produjeron una serie de allanamientos en diversos lugares, uno de ellos fue el efectuado en una vivienda del Barrio La Toma, en la ciudad de Coronda, donde las fuerzas federales ingresaron a la vivienda de Luis Zacarías, un exfuncionario de la Casa Rosada en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, pero los resultados no llegaron a nada. 
 
 
Finalmente, el sábado 9 se conoció que, en las primeras horas de la mañana, una camioneta VW Amarok Blanca, ploteada con las insignias de Gendarmería, había volcado en un paraje llamado Campo del Medio. Fue ahí cuando la triple fuga comenzó a mostrar sus falencias. Horas después, Martín Lanatta fue aprehendido por agentes de la Comisaría de Cayastá luego de haber protagonizado el vuelco en la camioneta en la que circulaba junto a su hermano y Víctor Schillaci. El mismo fue encontrado con 3.627 pesos en su poder. 

Ya para el día el lunes, también en las primeras horas de la mañana, Cristian Lanatta y Víctor Schillaci terminaron siendo sorprendidos por personal de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) en un molino arrocero en cercanías a Cayastá. 
 
 
Durante unas horas permanecieron detenidos en la Comisaría de aquella comuna, hasta que fueron trasladados en un helicóptero hacia el aeropuerto de Sauce Viejo para ser alojados en Ezeiza y así concluir con la fuga más cinematográfica del verano.
Ignacio Mendoza / ignaciomendoza@uno.com.ar​ / De la Redacción de Uno
 

Comentarios