santafe
Jueves 17 de Marzo de 2016

Un chico publicó una Carta de Lectores y la solidaridad lo desbordó

"Me siento muy bien, hay mucha gente que ayuda", dijo Patricio, de 13 años. Necesitaba un tablero de dibujo y hasta recibió un llamado de Barcelona que lo alentó a seguir estudiando. La carta fue publicada en el diario La Capital de Rosario.

Patricio Giménez tiene 13 años, vive en Rosario, está en primer año en la Técnica Nº2 y el dinero no le alcanza para comprar el tablero de dibujo técnico que necesita. Esa fue su presentación en una Carta de Lectores publicada ayer en La Capital, cuando todavía ni imaginaba que iba a desbordar con la solidaridad de completos desconocidos. No sólo consiguió el tablero y varios de los útiles que necesitaba, sino que también recibió muestras de afecto y aliento para continuar estudiando que llegaron desde Buenos Aires, Córdoba y hasta recibió un llamado que cruzó el océano Atlántico.
"Me piden un tablero de dibujo técnico con escuadras, lápices, minas y muchas cosas más para trabajar", escribió en la Carta de Lectores, donde pedía la solidaridad de quien quisiera venderle un tablero por solamente cien pesos. "No pude juntar más y mi mamá no me lo puede comprar", sostuvo.
Las ganas de estudiar del chico pese a los obstáculos y su falta de recursos fueron una combinación que conmovió a todos. El teléfono de Patricio no paró de sonar y las muestras de solidaridad llegaron desde lugares inimaginados.
Primero lo llamó Facundo, un alumno de la Técnica Nº5. "Me dijo que tiene un tablero y que me lo va a llevar a la escuela", contó Patricio, además de resaltar que "mucha gente se acercó. Hasta me llamaron de Buenos Aires, de Córdoba y de Barcelona".
La historia de Patricio no es más que la historia de un chico normal de Empalme Graneros, que repitió de año, aprendió de sus errores y resolvió revalorizar y priorizar el estudio. "El año pasado me quedé de año y entonces me di cuenta, es feo quedarse de año", le dijo a La Capital. El resto fueron simplemente las ganas de estudiar y la decisión de escribir una carta para buscar ayuda.
"Me siento muy bien, hay mucha gente que ayuda, eso está bueno", fue la conclusión de Patricio, que no solamente ahora tendrá las herramientas necesarias para estudiar sino que también aprendió el ejemplo de quienes saben que es suficiente recompensa tender una mano al que lo necesita.


Fuente: La Capital

Comentarios