droga
Sábado 25 de Junio de 2016

Un enfermero que confesó haber matado a más de 30 pacientes "por aburrimiento" fue condenado a cadena perpetua

Tras analizarse varios centenares de decesos sospechosos en el centro asistencial donde se desempeñaba el asesino, se comprobó que les inyectaba dosis letales de medicamentos.

El enfermero que confesó haber matado a más de 30 pacientes "por aburrimeinto" fue condenado a cadena perpetua por la Justicia alemana. Lo hizo inyectándoles una droga letal.

El condenado había sido acusado de asesinar a dos personas y era sospechoso además de haber terminar con la vida de otras 33, a quienes inyectaba dosis mortales de medicamentos.

En 2008 ya le habían dictado siete años de presión por intento de homicidio y, tras confesar a un psicólogo que había asesinado a varias decenas de pacientes, su proceso se reanudó.

De este modo, se exhumaron y analizaron 99 cuerpos, pero planean estudiar varios centenares de casos de otros pacientes que fallecieron en el centro sanitario en el que trabajaba.

Pudo constatarse que llevaba a sus víctimas al borde de la muerte e intentaba reanimarlas para demostrar que era "todo un profesional". Sus esfuerzos muchas veces eran en vano.

Comentarios