Policiales
Sábado 05 de Marzo de 2016

Un fotógrafo porno apareció en su estudio muerto de tres puñaladas

Paulo Arce, conocido como Cheff Bonzay, fue hallado con tres puñaladas en la espalda. Creen que el crimen estaría relacionado al narcotráfico, ya que en la escena hallaron 750 gramos de cocaína. Ocurrió en Buenos Aires. 

Un fotógrafo de producciones eróticas fue asesinado ayer de tres puñaladas en la espalda en el conurbano bonaerense y los investigadores creen que el crimen puede estar vinculado al narcotráfico, ya que en la escena hallaron 750 gramos de cocaína. Tampoco descartan otras líneas que apuntan al ámbito de la pornografía o con el de un club de motos al que el artista pertenecía.

Paulo Arce, de 44 años, también conocido por el apodo de Cheff Bonzay, fue encontrado muerto ayer minutos antes de las 11 en un gimnasio en desuso en el que vivía y tenía montado su estudio, ubicado en la localidad bonaerense de Caseros, en el partido de Tres de Febrero.

El crimen fue descubierto por una joven con la que la víctima se había citado para una sesión de fotos, que como no obtenía respuesta al tocar el timbre, se asomó al interior y descubrió un cuerpo en el suelo en medio de un charco de sangre.

La mujer llamó al servicio de alerta 911, por lo que pronto llegaron efectivos policiales. Arce tenía tres heridas de arma blanca por la espalda y, si bien en el lugar secuestraron una vaina servida calibre 9 milímetros, no observaron orificios de bala en el cuerpo de la víctima.

En la escena del crimen no fueron secuestrados ni cuchillos ni armas de fuego, aunque los peritos sí notaron que había gran cantidad de sangre, no sólo debajo del cadáver del fotógrafo sino también en los alrededores, en el suelo y hasta en un almohadón.

Los pesquisas creían posible que Cheff Bonzay, un hombre con exceso de peso y de contextura grande, haya presentado resistencia a quien terminó asesinándolo.

Aunque no fueron hallados rastros de goteo desde el inmueble hacia el exterior, la policía averiguaba en los distintos centros asistenciales de la zona si había sido reportado el ingreso de una persona herida en circunstancias poco claras.

El ingreso al domicilio no estaba violentado, por lo que la principal hipótesis es que Arce conocía a quien cometió el crimen y le permitió pasar al lugar.

La Justicia ayer a la tarde entrevistaba a allegados de Arce con la intención de saber si tenía deudas u otro tipo de problemas, mientras esperaba el informe de autopsia que determinará cuántas y qué clase de heridas tenía la víctima, la fiscal estudiaba si el homicidio pudo estar relacionado con tres actividades que desempeñaba Arce: el narcotráfico, la pornografía y el de los clubes de motos.

Con respecto a la primera, los policías incautaron en la escena unos 750 gramos de cocaína de máxima pureza y encontraron elementos que permiten sospechar que el fotógrafo efectuaba su fraccionamiento en el lugar para su posterior venta al menudeo.

Los investigadores estudiaban también si el homicidio puede estar vinculado tanto con el ámbito de la fotografía erótica y pornográfica al que se dedicaba, como al de los "moteros", ya que Arce acababa de ser aceptado como miembro de un grupo llamado "Pistones Moto Club Argentina".

La fiscal también ordenó analizar las cámaras de seguridad instaladas en los alrededores. Buscaban imágenes en el horario comprendido entre las 9.50, cuando el fotógrafo se comunicó por chat por última vez con un amigo que está de vacaciones, y las 10.50.

Comentarios