mundo
Miércoles 13 de Enero de 2016

Un hombre consigue que le diagnostiquen "llegatardismo", la enfermedad de la impuntualidad

Según los médicos, el cerebro del escocés Jim Dubar es incapaz de estimar correctamente cuántos minutos han transcurrido desde que comienza una actividad y pierde completamente la noción del tiempo.

Para aquellos que siempre llegan tarde a un encuentro con amigos o familiares tal vez exista una excusa médica. Al menos sí lo tiene el escocés Jim Dubar, que literalmente no es capaz de llegar a horario en ninguna ocasión. Este hecho provocó que la vida de este hombre sea un auténtico caos, ya que a causa de su impuntualidad ha sido despedido de muchos trabajos, ha estropeado posibles relaciones amorosas y ha perdido alguna que otra amistad.
En su caso, la impuntualidad tiene como una patología crónica. Al parecer, a Jim Dubar le han diagnosticado un trastorno que le impide llegar puntual a sus citas. Según los resultados de las pruebas a las que fue sometidas, el cerebro de este escocés no es capaz de estimar cuánto tiempo trascurre desde que empieza a realizar una actividad, por lo que no puede calcularlo de forma precisa y, por lo tanto, no puede llegar a la hora acordada, a no ser que se produzca una casualidad.
"Una vez quedé con un amigo en que lo recogería a medio día para irnos de viaje y llegué cuatro horas tarde. Mi amigo estaba furioso porque perdimos el ferry que teníamos reservado", confiesa al diario Evening Telegraph. "En otra ocasión, otro amigo me invitó a comer y llegué más de tres horas tarde. Me he estado culpando toda mi vida por mi terrible impuntualidad ¿por qué no puedo llegar a tiempo a las citas? Ahora sé que es un trastorno y esto me ha aliviado mucho", explicó.
El año pasado, un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad Estatal de San Diego en California (EE.UU.) determinó que los optimistas suelen relajarse con los horarios y son los más impuntuales.

Comentarios