santafe
Martes 07 de Julio de 2015

Un hombre encadenado frente a Casa de Gobierno pide justicia por la muerte de su hijo

Se trata del padre de Pablo Emanuel Contreras Márquez, fallecido en noviembre del 2002. Reclama ser atendido por el ministro de Justicia.

El padre de Pablo Contreras Márquez, decidió encadenarse en la mañana de este martes frente a Casa de Gobierno, para pedir justicia por la muerte de su hijo, ocurrida en el año 2002. 
"Queremos que el ministro de Justicia, Juan Lewis, nos atienda para poder darle el expediente original, donde se encuentran las pruebas de lo que nosotros sostenemos: que la policía mató a Pablo. No nos vamos a ir hasta que nos reciba", dijo a Diario UNO Juan Carlos Márquez mientras permanecía encadenado en un árbol de la plaza 25 de Mayo. Junto a su mujer, Ramona Contreras, siguen esperando el final del proceso judicial de la causa que investiga el homicidio de su hijo.
Pablo Emanuel Contreras fue asesinado a sus 24 años de un disparo de escopeta. la noche del 28 de noviembre de 2002 cuando regresaba de jugar un partido de fútbol en Colastiné Norte. "Esa noche en mi casa de calle Los Jazmines 4.525, se escucharos disparos. Al otro día una camioneta de la comisaría cargó el cadáver de mi hijo. Nosotros no sabíamos nada hasta ese momento. Después vino mi hija para avisarnos que habían matado a Pablo. Ahí nos fuimos a la comisaría y me atendió el policía Darío Franco, un Sumariante al que le pedí explicaciones y me dijo que no me podía decir nada. Le pregunté si mi hijo estaba en la morgue judicial para ir a reconocerlo y me pidió que espere afuera. En la comisaría hay un portón, y desde ahí vi que en el patio estaba el cadáver de Pablo", relató el padre. 
La causa está caratulada como Homicidio Simple y hasta el momento, según indicó Márquez, hay tres comisario imputados por encubrimiento. 
En el año 2011 se dispuso en el marco de la investigación, la exhumación del cuerpo de Pablo; desde ese momento su madre dijo sostuvo que "no hay lugar dónde llevarle flores". Denuncian que tras la investigación se confirmó que el cráneo encontrado no pertenecía al joven. "Queremos justicia, queremos saber qué pasó con mi hijo, con su cuerpo y que se encuentre a los responsables", sentenció Juan Carlos Márquez. 

Comentarios