Información General
Lunes 12 de Septiembre de 2016

Un papá salteño hizo algo increíble para que su hijo pudiera vivir mejor

Sin tener nociones de medicina ni de ortopedia se animó a construir una pieza única que otros no pudieron.

Sin dudas esta es una historia para aplaudir de pie. Es la de Hugo Calatayú que es profesor de Inglés, está casado con Miriam y tienen 3 hijos varones; el menor de ellos nació con una discapacidad que lo motivó a hacer algo increíble para que viviera mejor.

Alejandro, el más chico de los Calatayú nació con focomelia, que es la ausencia de brazo derecho.

A partir de ese momento, se hicieron fuertes y comenzaron a buscar distintas alternativas para que el niño pueda llevar una vida normal.

"Fuimos al hospital Garrahan, donde nos dijeron que era muy chiquito para ponerle una prótesis ya que sólo tenía dos meses y que recién cuando sea adolescente se la tendríamos que hacer", recordó su papá a diario El Tribuno.

Hugo no se conformó con lo que le decía y siguió buscando una solución. Un día, mientras visitaban tecnópolis, la descubrió. Aprendió algo sobre la impresión 3D y se animó a comprar una impresora.

Claro, para aprender a manejarla y construir una prótesis, sin tener noción de cómo hacerlo, sería algo dificil pero se animó.

Hoy Ale su hujo más pequeño tiene un brazo robótico que le cambió la vida, no solo por lo funcional, sino porque lo hizo su papá.

Comentarios