Ovación
Domingo 06 de Noviembre de 2016

Un partido lleno de emociones

Unión viajó anoche hacia Tucumán para medirse mañana ante Atlético. En la lista de convocados nuevamente no está por cuestiones físicas el volante Diego Villar, si el Tate no pierde ante el dueño de casa Juan Pablo Pumpido suma fichas para seguir al mando del plantel profesional.

Tucumán es una de las plazas más fuertes que tiene el fútbol de Primera en el interior del país. Hasta allí llegará el plantel de Juan Pablo Pumpido para medirse ante el entonado Atlético, que comanda técnicamente Juan Manuel Azconzábal.
Como es de público conocimiento, promediando la semana se confirmó que el Decano jugará la Copa Libertadores de América del 2017, lo que motivó el delirio en toda la parcialidad albiceleste que seguramente llenará su estadio para brindarle tributo a su plantel.
Y en ese clima de festejo estará este Unión que viene motivado porque volvió a la senda de la victoria el lunes pasado en su cancha ante Sarmiento de Junín. Sin embargo, el Tate llega con cambio en el mando del timón que durante casi tres años tuvo al mismo capitán dirigiendo un rumbo por demás de positivo desde su ascenso en el 2014.
Se fue Leonardo Madelón. Dejó la entidad que comanda Luis Spahn por el desgaste que sufrió durante este último tiempo en varios aspectos, los que algunos hizo público el mismo entrenador en la carta que le dejó a los hinchas Tatengues, como así también quedarán varios puntos guardados en los más profundo de su intimidad.
Pero seguramente esos aspectos que inclinaron la balanza para que el DT se aleje de la Avenida y descanse junto a sus familiares, también están guardados bajo siete llaves en la intimidad de algunos jugadores del grupo como así también en el cajón de las secretos de los directivos, sobre todo de aquellos que están frecuentemente con el plantel de futbolistas que en el aspecto deportivo no tiene grietas por la ida de Madelón. Por lo tanto, a pesar de algunas adversidades deportivas como sucedió con la derrota ante River por la Copa Argentina, el barco se encuentra firme, con un rumbo bien definido.
Pero está claro que nadie en el Mundo Rojiblanco, incluso hasta el más pesimista de los simpatizantes hubiese pensado en la salida anticipada del anterior cuerpo técnico, y que para este cotejo tomaría las riendas Juan Pablo Pumpido.
De ahora en adelante será un técnico joven, con muchas ganas de trabajar en el fútbol grande de la Argentina, pero por sobre todas las cosas con capacidad laboral como para demostrar que él también puede ser uno de los candidatos para ser junto a Martín Mazzoni, el profe Villarreal y hasta el mismo Ariel Donnet, el nuevo grupo que dirija los destinos deportivos de este plantel de profesionales.
Pero este deporte está tan cargado de relativismo que la continuidad de un técnico y sus ayudantes van de la mano de un balón que puede entrar y asegurar una continuidad o pegar en el palo, salir y dejar sin chances de que Pumpido logre la continuidad que está buscando.
Es por eso que el entrenador interino del conjunto rojiblanco deberá esperar el pitazo final de Nicolás Lamolina en el Monumental José Fierro, dejar que pasen las horas, más allá del resultado ante Atlético Tucumán, aferrándose a un resultado positivo o especular con las opiniones que se formarán en cuanto al rendimiento si es que se cae ante Atlético.
Mañana, en Tucumán, seguramente no será un encuentro más, para los locales porque festejarán haber entrado a un certamen internacional, mientras que Unión pondrá en juego su futuro, donde se podrá confiar en un joven cuerpo técnico que viene haciendo un gran trabajo en el club o apuntar a un nuevo rumbo con otro DT.


Comentarios