Ovación
Lunes 24 de Agosto de 2015

Un piloto con mayúsculas

Toda historia siempre tiene alguien que la inicia. En este caso, el primero en gritar campeón de lo que después sería una de las pruebas más importantes de Sudamérica.
Jorge Omar Del Río nació 26 de julio de 1946 en Olivos, provincia de Buenos Aires. Desarrolló una extensa y exitosa campaña de más de 26 años en el automovilismo, participando en prácticamente todas las categorías pisteras del país. También incursionó con éxito en el Sport Prototipo Internacional, en varias pruebas del Campeonato Mundial de Marcas, entre las cuales obtuvo el triunfo en su categoría en los 1.000 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires.
•LEER MÁS: La gran cita del deporte motor
•LEER MÁS: “Una carrera muy especial”
•LEER MÁS: Se prepara para los turistas
•LEER MÁS: Los pilares de su rica historia


Después compitió en el Sport Prototipo Argentino logrando sus primeros triunfos resonantes a nivel nacional, para luego pasar a intervenir durante varios años en la Fórmula 1 Argentina, categoría en la que consiguió muchas victorias, con un subcampeonato y el último campeonato argentino de esa especialidad.
También participó en los primeros campeonatos Sudamericanos de Fórmula 2, en el Argentino de Pilotos y en algunas carreras de Supercart y Turismo Carretera. Pero la actividad a la que dedicó muchos y prolíficos años de su carrera fue el TC 2000, categoría en la que militó desde sus inicios y en la que, además de innumerables triunfos en todas partes del país, consiguió tres campeonatos argentinos en fila entre 1980 y 1982. Además, fundó su Escuela de Pilotos y de Manejo Avanzado, que funciona en Benavídez, Buenos Aires.

Comentarios