santafe
Jueves 09 de Abril de 2015

“Un proyecto ejemplar en términos de lucha contra las inundaciones”

Así calificó el Embajador de Francia en la Argentina a la iniciativa elaborada por el Gobierno de la Ciudad para crear la primera Reserva Natural Urbana, en el Oeste de la capital provincial. 

El intendente José Corral, el Embajador de Francia en la Argentina, Jean Michel Casa, y el secretario General del Fondo Francés para el Medio Ambiente Mundial (FFEM), François Xavier Duporge, rubricaron el acuerdo por el cual ese organismo internacional concretará el aporte de un millón de euros para la creación de la “Reserva Natural Urbana del Oeste”.
La propuesta fue calificada como “ejemplar en término de lucha contra las inundaciones” por el diplomático francés, mientras que los funcionarios del FFEM destacaron “la visión estratégica de la ciudad de Santa Fe en un proyecto que cumple con todos los requisitos: la contribución a la protección del medio ambiente mundial, el desarrollo socio económico de la zona, que el proyecto sea innovador y con un potencial de replicación a largo plazo”.
La firma tuvo lugar en el Jardín Municipal de Barranquitas Sur, a metros de donde ya está en marcha la concreción de este ambicioso proyecto. El momento fue propicio para recorrer las instalaciones del emblemático edificio, que forma parte de la intervención integral que el Gobierno de la Ciudad viene desarrollando en ese sector. Y luego del acto, los integrantes de la delegación francesa recorrieron las obras que se ejecutan en el marco del acuerdo rubricado hoy.
 Alcances
 El proyecto que cuenta con financiación del FFEM beneficiará directamente a 33.700 habitantes de la zona oeste de la ciudad, donde vive la población con mayor vulnerabilidad social, económica y ambiental, y tiene por objetivo crear la primera Reserva Natural Urbana municipal para ser incorporada al Sistema de Áreas Naturales Protegidas de la capital provincial, transformado más de un centenar de hectáreas de reservorios del oeste de la ciudad en un gran parque verde y como lugar de uso público que mejore la calidad de vida de la población cercana y evite la urbanización de zonas de riesgo.
El proyecto de la Reserva Natural del Oeste abarca desde la zona de Villa Oculta, en el Sur, hasta la altura del Jockey Club. La propuesta incluye un sector que va desde calle Iturraspe, en el ingreso a la ciudad, hasta calle Gorostiaga hacia el Norte.
Participaron de la actividad, entre otros, el senador Hugo Marcucci; el presidente del Concejo Municipal, Leonardo Simoniello; el director de Gestión de Riesgo, Eduardo Aguirre Madariaga; el director de la Agencia de Cooperación, Inversiones y Comercio Exterior, José María Chemes; el Cónsul Honorario de Francia en Santa Fe, Mario Vigo Leguizamón; el representante del Instituto Nacional del Agua Centro Regional Santa Fe (INA), Alejandro Cecchi; y representantes del movimiento Los sin Techo. Asimismo estuvieron presentes integrantes de los equipos técnicos del FFEM y del Ministerio de Ecología de Francia.
 En la dirección correcta
 Luego de firmar y agradecer la concreción de este acuerdo, el intendente José Corral expresó que “es una alegría enorme para la ciudad por dos motivos. Primero porque hay una ayuda concreta de un millón de euros que nos va a permitir avanzar con este plan que tenemos de recuperación del Oeste de la Ciudad, donde estamos haciendo ya una reserva ecológica, y avanzando en la costanera que mira a esta reserva”, contó.
“Pero lo más importante –resaltó José Corral como segundo motivo- es que la ciudad de Santa Fe tiene este plan que tiene que ver con las lluvias y con la crecida de los ríos, y que ha sido evaluado por quienes más saben, que son la gente del Fondo Francés para el Medio Ambiente. Por lo tanto su presencia -más allá de la ayuda que valoramos mucho- significa que vamos por el buen camino y que hay que seguir trabajando en esta dirección”, destacó el mandatario capitalino.
Refiriéndose al proyecto ya en marcha y que incluirá un gran espacio de preservación, memoria y protección del riesgo hídrico, que cambiará radicalmente la zona Oeste de la Ciudad, contó que “esta semana con Los Sin Techo pusimos la fundación de la primera de las casas en la zona sur, pero ya hay más de diez construidas en la zona norte. Además habrá un Memorial de la Inundación para hacer memoria, y sobre todo emprendimientos productivos para que las familias que viven hoy de la basura, tengan oportunidades en huertas comunitarias y otras iniciativas”, detalló José Corral.
 Proyecto innovador
 El secretario General del FFEM, François Xavier Duporge, destacó la “visión estratégica de la ciudad de Santa Fe en un proyecto que cumple con todos los requisitos: la contribución a la protección del medio ambiente mundial, el desarrollo socio económico de la zona, que el proyecto sea innovador y con un potencial de replicación a largo plazo”, detalló.
En este sentido, Duporge destacó el aspecto innovador manifestado en los múltiples usos de la trama verde ubicada en el Oeste de la ciudad, como zona de reservorio, de mejora de la calidad de vida de los vecinos y fortalecimiento del vínculo social; “como espacio público de socialización y memoria; y por fin es un espacio que permite preservar la biodiversidad”.
Finalmente el representante del FEM señaló que “este tipo de estrategias urbanas integradas son las que el FFEM quiere apoyar y ya está apoyando en otras partes del mundo, como en México, Guatemala y Camerún. Este proyecto es la prueba de cosas que se realizan con éxito, en vinculación con el cambio climático en Santa Fe y sin esperar una conclusión de las negociaciones internacionales”, concluyó.
 Contribución mundial
 Por su parte, el Embajador de Francia en la Argentina, Jean Michel Casa, expresó su felicidad de “contribuir con esta participación del Fondo Francés para el Medio Ambiente Mundial a un proyecto del Municipio de Santa Fe que es ejemplar en términos de lucha contra las inundaciones, contra los efectos del cambio climático, contra los riesgos del medioambiente en general, de un lado. Y por otro en la recuperación de la ciudad y de los barrios más pobres y, menos desarrollados”
“Esta combinación fue uno de los motivos esenciales del apoyo de Francia a través de su Fondo Mundial; y porque creemos que el Municipio de Santa Fe es uno de los más comprometidos en esta lucha contra el cambio climático, como se demuestra en esta reserva natural y todo lo que va junto con este proyecto”, argumentó el Embajador.
En esta línea destacó la consolidación de este tipo de proyectos en vistas a la Cumbre Climática Mundial COP 21 que tendrá lugar en Francia en diciembre y a la que calificó como “la reunión climática más importante que haya habido desde Kyoto, porque va a decidir el futuro de nuestro planeta”.
 Mirada integral
 El subsidio que aportará el FFEM representa una tercera parte de los fondos necesarios para llevar adelante el proyecto integral. Las dos terceras partes restantes serán aportadas por el Gobierno de la Ciudad.
El plan de acción prevé, como primer punto, crear la Reserva Natural Urbana (RNU), delimitando y regularizando la trama urbana. Para ello, resulta fundamental respetar la ordenanza de ordenamiento territorial que establece los usos de los suelos y en particular las tierras que no pueden ser utilizadas porque tienen como destino ser reservorio de los excedentes pluviales.
Además, para fomentar el desarrollo económico y social de los barrios del Oeste, el proyecto prevé la puesta en marcha de iniciativas productivas. En ese marco, en Las Lomas se capacitará a las familias -cuya principal actividad actual se centra en la recolección informal de basura-, en el desarrollo de huertas urbanas.
También está prevista la creación de un vivero de sitio, es decir, un espacio de reproducci.
ón de flora autóctona para ser utilizada en el diseño paisajístico de la reserva y otros sectores verdes de la ciudad.
La propuesta incluye además el “Memorial de la Inundación, un espacio que procura recuperar la memoria social sobre las inundaciones en Santa Fe y propicia instancias de reflexión y aprendizaje ciudadano sobre el territorio, la prevención de riesgos y la planificación urbana con vistas a consolidar un crecimiento armónico de la ciudad con su entorno natural. Se hará a la altura de calle Gorostiaga, precisamente en el mismo lugar por donde ingresó el Salado en 2003.
 

Comentarios