Club
Lunes 10 de Octubre de 2016

Un Rayo de Luz y mucha ayuda para los chicos de Bº Loyola Norte

Un sueño en marcha. La Asociación Civil impulsa la construcción de un tinglado para dictar cursos y talleres, dar mejores condiciones para los nenes y sobre todo, brindar un merendero. Apelan a la solidaridad para cumplir la meta

La asociación civil Un Rayo de Luz nació hace dos años con la idea de contener a los niños y niñas del barrio Loyola Norte. El deporte fue el disparador y hoy van por más. Se plantearon el desafío de construir un tinglado con todas las dependencias como baños y cocina para poder hacer torneos y encuentros, pero sobre todo poder dictar talleres y cursos de oficios para todos los vecinos, en especial los jóvenes, y tener un merendero. Ya pusieron manos a la obra y con la ayuda de mucha gente solidaria, el último sábado se llevó a cabo una cena con la idea de comenzar a juntar los fondos necesarios para cumplir el sueño de tener un espacio físico en donde poder desarrollar todas las actividades.

"Hace poco que estamos, apenas dos años, pero con unas fuerzas y unas ganas tremendas. Estamos en Loyola Norte. Desde nuestro humilde lugar, una vez a la semana o cada 10 días les damos una copa de leche o una comida, pero quisiéramos que sea todo los días y para eso necesitamos la ayuda del Estado y un lugar donde poder desarrollarlo", dijo a Diario UNO, Fabián Herrera, el coordinador general de esta organización. Hoy la asociación funciona en la casa de una de las integrantes, en calle La Pampa 6844. Este lugar tiene un gran patio y ahí es donde pretenden construir ese tinglado.

Un Rayo de Luz contiene a entre 70 y 100 chicos; las nenas practican hockey y los varones, fútbol. "El año pasado hicimos algunas competencias y fuimos con las nenas a varios encuentros interbarriales y cuando nos tocó a nosotros no teníamos vestidores y por eso es necesario un espacio con las condiciones indispensables", agregó Herrera, pero en realidad para ellas se necesita todo, desde las camisetas hasta los palos.

"Son entre 40 y 50 las nenas y la profesora es una chica de la comisión que además enseña de manera gratuita. En un momento un grupo de mamis hockey hicieron un partido y nos donaron 15 palos y con esos hoy practicamos y jugamos, pero son muchas y cada vez se suman más y no alcanza para todas", dijo y en esa línea volvió a expresar que es necesaria la presencia del Estado: "Ojalá estas nenas lleguen a jugar de manera profesional pero hoy necesitan contención y nosotros no somos un club en donde se enseña solo este deporte. Fuimos a distintos clubes y nos trataron muy bien, y ellas quieren salir, quieren tener una oportunidad, pero sería bueno que nosotros también tengamos una".

En cuanto a los varones que juegan al fútbol, Herrera contó: "Nosotros no entramos en una liga porque no estamos preparados, no tenemos las categorías que se exigen con la cantidad de profesores, y otros requisitos. Entonces lo que hacemos son también torneos interbarriales, pero en este caso tenemos el inconveniente del traslado. El año pasado lo podíamos costear vendiendo empanadas y otros beneficios, pero ahora se nos complica y con eso también necesitamos ayuda".


Alcanzar el objetivo
Además, funcionaba un merendero que ante la falta de recursos comenzó a hacerse cada vez más esporádico, hasta llegar a ser una vez a la semana o cada diez días, y hace dos meses directamente dejó de hacerse definitivamente porque "no tenemos los elementos necesarios", dijo y luego agregó: "Tenemos todo en regla, la personería jurídica y lo que exigen pero la ayuda no llega. Cuando fueron las elecciones, llegaron se sacaron la foto y nunca más, pero no nos jodieron a nosotros sino a los chicos y eso es lo que más duele. Tenemos entre 70 y 100 chicos y después de cada entrenamiento algo les dábamos, pero hace dos meses que no pudimos más, no hay, no tenemos los recursos y eso duele".

Ante todo este panorama, el primer paso fue la cena que se concretó el fin de semana con la intención de reunir fondos y comenzar con el proyecto. De todas maneras, necesitan de la colaboración de los santafesinos, desde materiales de la construcción hasta otros elementos para concretar la meta. "La cena fue importante para que funcionarios tanto municipales como de la provincia vieran lo que hacemos y nos den una mano. La idea es levantar el tinglado donde se puedan dar distintos talleres y cursos para los vecinos del barrio, sobre todo para los jóvenes y sobre todo armar el tan ansiado merendero", contó Herrera.

Los talleres y cursos son también un anhelo. "Necesitamos un espacio para que la Municipalidad nos los pueda brindar, pero necesitamos un lugar físico, si no tenemos nada cerrado no puede venir ningún profesor para hacer alguna capacitación o enseñar un oficio. Es necesario para nuestros jóvenes del barrio, para que tengan una salida laboral y salgan de cosas malas que tal vez en estos barrios abundan", agregó el representante de Un Rayo de Luz.

En definitiva, todo el trabajo es por estos chicos de Loyola Norte, que hoy practican estos deportes en un predio ubicado en La Pampa y Pasaje Santa Fe, a una cuadras de donde funciona la ONG. La idea es que los santafesinos puedan acercar lo que pueden desde material para la construcción hasta alimentos para darle a los pequeños. Se pueden llevar a La Pampa 6844 o llamar al teléfono 155200029, de Fabián Herrera.

Comentarios