Policiales
Viernes 22 de Julio de 2016

Un taxista acusado de masturbarse delante de una pasajera quedó libre tras pagar una caución de mil pesos

Ayer se realizó la audiencia imputativa en Rosario. El juez le impuso una caución por mil pesos y ordenó su excarcelación. Sin embargo, el chofer aún no podrá trabajar porque la Municipalidad de esa ciudad retuvo la chapa y la licencia de conducir.

El taxista que había sido detenido la semana pasada en Rosario, acusado de masturbarse delante de una pasajera recuperó la libertad luego de pagar una caución de mil pesos. Así lo resolvió el juez Javier Beltramone tras la audiencia imputativa que se realizó ayer en los Tribunales provinciales.
En ese trámite procesal, el chofer negó por completo la acusación de la mujer y dijo que se trató de una falsa denuncia.
Sin embargo, el taxista por el momento no podrá volver a trabajar porque la Municipalidad le caucionó la chapa y le retuvo la licencia de conducir.
La denuncia se conoció el 12 de julio. Todo comenzó cuando una mujer compró un televisor y tomó un taxi en la esquina de Sarmiento y Córdoba. La mujer, luego de poner el aparato de TV en el asiento trasero, se sentó en el asiento del acompañante.
Pero mayúscula fue su sorpresa cuando el chofer del vehículo comenzó a masturbarse, por lo que la misma decidió bajarse y posteriormente efectuar la denuncia por exhibiciones obscenas en la comisaría 5ª.
A partir de la denuncia, y la intervención del fiscal de la Unidad de Delitos en Flagrancia, Germán Mazzoni, las autoridades del municipio, por intermedio de la Secretaria de Transporte, determinó caucionar la chapa del taxi RA 4047 del vehículo Toyota Ethios, dominio ONC 478, hasta que la justicia se expida en relación al tema.
El conductor, identificado como Andrés L. era además el titular de la chapa, por lo que dicho servicio público quedará inhabilitado hasta que haya una sentencia y, en caso de ser culpable, desde la administración municipal adelantaron que se le retirará de forma definitiva tanto la chapa como el carnet profesional, no pudiendo volver a manejar un transporte público.


Fuente: La Capital

Comentarios