sociales
Domingo 26 de Julio de 2015

Una bocha de historia

Emplazado en el corazón de barrio Escalante, esta entidad mantiene viva la llama de la actividad social y deportiva gracias al apoyo de los vecinos. Cuenta ya con 76 años de plena vigencia, siendo uno de los más importantes formadores de bochófilos, no solo en Santa Fe sino también en la provincia

Esta historia nació el 20 de mayo de 1937 cuando un grupo de vecinos del barrio quisieron crear un lugar donde compartir momentos en familia y con amigos. Comenzaron por lo más básico y, a medida que fue pasando el tiempo, fueron apilando ladrillos de lo que sería un gigante importante en Santa Fe.
La primera acta de fundación se firmó en un local de Aristóbulo del Valle 5201, donde estuvieron presentes Pedro Arancibia, Jacinto Rigesti, Adriano Jazmín, Nicolás Coli, David Maldonado, José Tacca, Marino Gubinelli, Bruno Matioli, César Ojeda, Antonio Bertona, Alfredo Balpreda, Marcelo Ferraro, Aldo Breda, Juan Gras y Pelino Puglielli.
Su denominación se dio por el lugar donde se encontraba y, por consiguiente, el nombre de Bocha Club Barrio Escalante quedó grabado a fuego y actualmente es uno de los lugares más frecuentados de la ciudad. Lógicamente su denominación también va emparentada a la disciplina que le dio identidad desde siempre: las bochas.
Es uno de los pioneros en la ciudad, con innumerables participaciones locales, provinciales y nacionales, y con ilustres personajes que se formaron en su reducto. Vale destacar que está afiliado a la Asociación Santafesina. En un primer momento el deporte se realizaba al aire libre, pero a medida que fueron pasando los años y con el crecimiento edilicio, se cerró para terminar de darle lugar a un epicentro de los más reconocidos.
Pero eso no es todo, porque poco a poco fueron presentándose proyectos e ideas y así fue como irrumpió con todo el casín. Los asociados adeptos al taco encontraron el espacio ideal para plasmar su habilidad sobre el paño. Generalmente se organiza un torneo interno del que toman parte los más arraigados a una actividad que demanda de mucha concentración y precisión.
El espectro continuó para darle lugar al juego del dominó. En los comienzos se vio a jugadores experimentados compartir sus experiencias que, a la postre, contribuyó a captar muchos más adeptos. Pese a que no cuenta con una normativa, porque cada partida siempre escribe una historia distinta, siempre tiene su encanto. Incluso demanda de conceptos básicos que son indispensables tener en cuenta.
Uno de sus fuertes fue la actividad social y uno de los mejores ejemplos son las tradiciones peñas, que no hace otra cosa que fomentar la camaradería y el compañerismo. Es así como desde sus inicios es una opción que se mantiene inalterable, mucho más si se tiene en cuenta que posee un salón comedor ideal para reuniones. Además, están los impecables asadores donde se gestan asados y otras ideas más.
Estructura
La institución está compuesta por una sala exclusiva para socios; una secretaría; un salón principal en la zona de los asadores; un patio cerrado; baños; una sala de preparación (para la confección de los platos); dos canchas de bochas y el buffet. El último ambiente es un lugar ideal donde los socios pueden disfrutar de picadas y menús elaborados. 
En el verano o época cálida, es común la utilización de la amplia vereda, donde se puede degustar del tradicional liso santafesino. Asimismo, la calidez humana se manifiesta en cada persona y se transmite hacia el visitante. Para un funcionamiento sin riesgos, cuenta con elementos apropiados, como por ejemplo bomba centrífuga con cisterna para la provisión de agua, grupo electrógeno, luces de emergencia, matafuegos y seguro para los concurrentes. Así es como Bocha Club Barrio Escalante sigue acrecentando su historia apostando a los ideales que le dieron vida. 

Comentarios