El país
Jueves 06 de Octubre de 2016

Una cafetería ofrecerá un servicio muy especial para empezar el día con una amplia sonrisa

El fellatio Cafe abrirá próximamente en Londres donde robots con apariencia humana brindarán una sesión de sexo oral por espacio de 15 minutos.

Un empresario planea abrir próximamente en Londres donde un cliente podrá saborear un sabroso café y también de una felación realizada por un robot con apariencia humana.

El empresario Bradley Charvet planea abrir el primer Fellatio Cafe del Reino Unido, según informó el periódico "The Mirror" y se desató la polémica.

A mediados de este año Charvet inaugurará un establecimiento similar en Ginebra, Suiza, con la diferencia de que allí el servicio será ofrecido por prostitutas reales y no por androides. El motivo es que la prostitución es ilegal en el Reino Unido, mientras que en el país de los Alpes es lícita, aunque regulada de manera estricta.

Una sesión de sexo oral de 15 minutos, acompañada de un expreso en el Fellatio Cafe de la capital británica costará unas 60 libras esterlinas, o 78 dólares estadounidenses. Los clientes que además de sed de sexo tengan hambre de dulce podrán pedir croisants, galletas o madalenas como complemento para el café. Aunque decidir cuál de los servicios del Fellatio Cafe es el principal y cuál el complemento dependerá de las prioridades de cada uno.

Sobre estos servicios, Charvet indicó que "los robots sexuales siempre complacerán, y podrán mejorar sus técnicas porque serán programados para atender a las necesidades de cada cliente en concreto".

El café pondrá a disposición de los clientes ocho robots que les atenderán vestidos con un uniforme a elegir entre cuatro: policía, enfermera, estudiante o secretaria.

El emprendedor cree que su cafetería se convertirá en un centro de actividad social. "¿Qué puede ser mejor que reunirse con tus amigos para tomar un café mientras disfrutas de sexo oral con un robot?", se pregunta el empresario. Las respuestas pueden ser de lo más variadas. Depende del gusto del consumidor.

Comentarios