Ovación
Domingo 24 de Abril de 2016

“Una emoción inexplicable”

En un domingo de descanso para el plantel de Madelón, Nereo Fernández recibió a Ovación en su casa y junto a su hija Emma, habló del triunfo frente a Colón

Desde que retornó a la Avenida López y Planes, Nereo Ariel Fernández fue uno de los grandes abanderados que tuvo el proceso que junto a Leonardo Madelón tuvo más alegrías que amarguras, porque se logró en su momento un claro ascenso, luego la continuidad sin problemas en la Primera División del fútbol argentino y ahora, en un lapso de 35 días este grupo se coronó quedando en la historia de la entidad porque se quedó con los dos Clásicos que se disputaron en este semestre.
 
Y es evidente que el arquero y capitán de Unión es uno de los pilares de este presente Tatengue, ya tranquilo en su departamento y siempre con la sencillez habitual, Nereo se refirió a lo que representó haber ganado otro derby,  en este caso en el estadio 15 de Abril.
 
 
“La verdad que todavía no puedo creer lo que estamos viviendo, porque lo que significa habernos quedado con los dos partidos contra Colón. Y si todos analizan los dos encuentros es más que evidente que las dos triunfos fueron justos, merecido, ganamos muy bien aunque el sábado sufrimos un poco, sobre todo en el segundo tiempo”, tiró el jugador oriundo de La Brava.
 
—¿Cómo viviste el clásico?
—Y…  con mucha intensidad, porque estos no son partidos normales, los Clásicos se viven de otra manera y más acá en Santa Fe porque la misma se divide en dos. Además como hincha las pulsaciones suben más de la cuenta, los viví a mil por ahora. 
 
—Ganaron por…
—Porque fuimos superiores, hubiese sido injusto el empate si analizás todo el partido, también hay una realidad y es que tendríamos que haberlo liquidado en la primera parte. Después en el segundo tiempo las cosas fueron distintas porque no tuvimos la pelota como lo hicimos en los primeros 45’ y está claro que después de la expulsión del jugador de ellos fue todo nuestro y por suerte logramos convertir un golazo con Luquitas (Gamba), pero después de un jugadón y el pase de Claudio (Riaño).   
 
—¿Por qué pensás ahora en frío que demoraron más de la cuenta en cerrar el partido en el 15 de Abril?
—Y lo que pasa que lo que generamos no lo metimos, como sí sucedió en el Clásico anterior, pero ya está y nos quedamos otra vez con una alegría inmensa porque le regalamos a nuestra gente y en cancha nuestra lo que vinieron a ver, que le ganemos al clásico rival.
 
—Para vos esto es todo doble.
—Es cierto, por eso cuando el árbitro pitó el final fue una emoción inexplicable, algo verdaderamente hermoso porque todos lo jugamos como hinchas y eso es algo para remarcar de cada chico que jugó, ya sea todo el partido o los minutos que estuvieron en la cancha, me siento orgullo de formar parte de un plantel que sabe como jugar este tipo de partidos.
 
Punto y final para el capitán.
Claudio Cáplan / claudio.caplan@uno.com.ar / Ovación

Comentarios