Escenario
Viernes 15 de Septiembre de 2017

"Una especie de familia" y una compleja encrucijada

Lo que aparenta ser un episodio, si se quiere cuasi normal, aceptado por los miembros del entorno de ambas, deviene en un sinfín de complicaciones.

A veces, sin demasiada promoción, el cine argentino suele aportar películas relevantes, tanto en su desarrollo dramático como en lo realizativo. Es el caso de "Una especie de familia", el nuevo trabajo de Diego Lerman, que bien puede considerarse una obra vernácula, aunque en su materialización hayan participado capitales brasileños, polacos, franceses, alemanes y hasta daneses. La temática es tan autóctona como el paisaje (escenarios misioneros y catamarqueños), el ambiente y las condiciones sociales, además del perfil de cada personaje, que no son muchos, pero todos bien diseñados.

Trailer Una especia de familia

La historia narra las desventuras de una mujer (Bárbara Lennie) que decide adoptar el bebé que otra lleva en su vientre, haciéndolo en el momento mismo que la criatura nace, operación previamente consensuada con la madre biológica (Yanina Avila). Lo que aparenta ser un episodio, si se quiere cuasi normal, aceptado por los miembros del entorno de ambas, deviene en un sinfín de complicaciones. Estas van de las administrativas a las decididamente éticas y hasta morales, con las consiguientes crisis interiores (sinuosa ella, como la geografía que enmarca la obra) que por ahí saltan de un personaje a otro. Como se advierte no es un tema corriente en nuestras pantallas.
Hay que decir que, con pocas películas en su haber (la más reciente fue "Refugiado", 2014), Lerman asoma como uno de los cineastas locales más solventes, prueba de ello es que ha presentado su película en el Festival de Toronto y en días más estará compitiendo en el de San Sebastián, para continuar después por otras muestras europeas. Por su parte, Bárbara Lennie es española y fue capaz de aportar aquí una actuación de esas que no suelen pasar desapercibidas.