A un click
Jueves 08 de Septiembre de 2016

Una historia que sorprende: entrena todos los días pese a no tener corazón

Andrew Jones, desde el 2012, depende de un dispositivo de asistencia ventricular para vivir.

En 2012, cuando tenía sólo 23 años, Andrew Jones recibió una dura e inesperada noticia; que a cualquier otra persona lo podría haber devastado, pero a él le dieron más fuerzas para luchar y perseguir su sueño.

El joven fue diagnosticado con miocardiopatía hipertrófica, una enfermedad que afecta los músculos cardíacos y provoca que aumenten y se inflamen, lo que perjudica el bombeo de la sangre para todo el cuerpo y causa eventualmente un paro cardíaco.

La única posibilidad para seguir con vida era un trasplante. Sin embargo, el corazón nunca apareció y los médicos debieron actuar. Decidieron implantarle un dispositivo de asistencia ventricular, que ayuda de manera mecánica el bombeo de la sangre. Este dispositivo está conectado a una mochila, que Jones lleva consigo las 24 horas del día.

Lejos de bajar los brazos o deprimirse, él decidió continuar con su vida como si nada hubiese pasado y contarla mediante su cuenta de Instagram, la cual tiene más de 35 mil seguidores. En las redes sociales, sube constantemente fotos en las que muestra su dura manera de entrenar en el gimnasio, lo que lo convirtió en un verdadero ejemplo.

Jones, que es uno de las casi 120.000 personas que actualmente se encuentran en la lista de espera por órganos, de acuerdo con la Red Unida por la Donación de Órganos, también apela al humor para afrontar su situación, al utilizar frases como "Soy el zombie más apuesto que vas a ver en toda tu vida" o "En la noche conecto el teléfono a la energía y después me conecto a mí mismo".

Comentarios