El mundo
Sábado 19 de Noviembre de 2016

Una joven fue congelada de forma criogenia para resucitar en un futuro

Primera vez en la historia. Una adolescente británica que murió de cáncer, días antes hizo la petición, y un juez de la Corte se la concedió.

Las instrucciones de la adolescente inglesa fueron directas: no quería ser enterrada, sino congelada, con la esperanza de que pueda ser resucitada en el futuro, cuando le puedan curar el cáncer y pueda continuar su vida.

"Quiero vivir y vivir más tiempo, y creo que en el futuro podrían hallar una cura para mi cáncer y despertarme", le escribió la joven de 14 años a un juez antes de que muriera recientemente, el mes pasado.


"El ser criopreservada me da una oportunidad de ser curada y despertada, incluso después de cientos de años", afirmó JS, quien vivió toda su vida en Londres.


Sus palabras convencieron al juez del Alto Tribunal británico Peter Jackson de concederle sus últimos deseos en lo que llamó el primer caso de su tipo en Inglaterra, y posiblemente en el mundo.


La abogada de la niña, Zoe Fleetwood, dijo a la BBC que la niña se enteró de la decisión favorable el 6 de octubre, 11 días antes de su muerte.


Luego del fallecimiento, el cuerpo de JS fue transportado desde donde vivió en Londres a los Estados Unidos, donde ha sido congelado "a perpetuidad" por una empresa comercial a un costo de 37.000 libras (46.000 dólares).


En EEUU existen distintos centros dedicados a la conservación de los cuerpos con la esperanza de que la ciencia los resucite un día. Al parecer, el elegido fue el centro Cryonics, con sede en Clinton, estado de Michigan.


Los padres de la joven, que están divorciados, no estuvieron de acuerdo con respecto al procedimiento: la madre se pronunció a favor y el padre dijo que no en un principio, aunque suavizó su posición a medida que se acercaba el fallecimiento de su hija. No la veía desde 2008, cuando se divorció.


La adolescente, cuyo nombre y el de sus padres no pueden ser dados a conocer por razones legales, le pidió a la corte que solo su madre pudiera disponer de sus restos, de forma que pudiera ser conservada criogénicamente, una técnica no comprobada que algunas personas creen que podría permitir que los cuerpos congelados puedan ser regresados a la vida en el futuro.


Muchos médicos ven ese concepto con escepticismo, pues no hay pruebas de que sea efectivo.


El juez Peter Jackson emitió su fallo en octubre pero impuso restricciones: nada sobre el caso debería ser reportado mientras JS estuviera viva porque la cobertura de los medios la afligiría. Estaba demasiado enferma para asistir a la audiencia, por lo tanto Jackson la visitó en el hospital.


Jackson escribió: "Me sentí conmovido por la manera valiente en que ella estaba enfrentando su situación. No es de extrañar que esta solicitud sea la única de su tipo que haya sido presentada ante los tribunales de este país, y probablemente en cualquier otro lugar. Es un ejemplo de las nuevas preguntas que la ciencia plantea a la ley, al derecho de familia".


El juez señaló que "la teoría científica que subyace a la criónica es especulativa y controvertida, y hay un debate considerable sobre sus implicaciones éticas". También observó: "Por otro lado, la crioconservación, la preservación de células y tejidos por congelación, es ahora un proceso bien conocido en ciertas ramas de la medicina, por ejemplo la preservación de esperma y embriones como parte del tratamiento de fertilidad. La criónica es la criopreservación llevada a su extremo".


Jackson dijo que la familia de la niña no estaba bien, pero que sus abuelos maternos habían recaudado el dinero. Un grupo voluntario británico de entusiastas de la criónica, que no tenían formación médica, se ofreció a ayudar.


Se requería la cooperación de un hospital. "Esta situación da lugar a graves problemas legales y éticos para la confianza del hospital, que tiene deberes para con sus otros pacientes y con su personal", observó el juez.


Barry Fuller, especialista del University College de Londres, dijo que la tecnología de preservar las células a temperaturas ultrabajas es prometedora, pero que todavía no se puede aplicar a grandes estructuras, como un riñón humano. "En este momento no tenemos evidencia objetiva de que un cuerpo humano completo pueda sobrevivir a la crioconservación", dijo. Añadió que hay una investigación en curso con la esperanza inmediata de que los científicos podrían usar la tecnología para preservar órganos humanos para trasplantes.

Comentarios