santafe
Sábado 18 de Julio de 2015

Una ley propone residencias para madres de recién nacidos

Media sanción. Diputados la aprobó y fue girada al Senado. Hay niños que deben permanecer internados poco o mucho tiempo. En cualquier caso, el vínculo con la mamá es vital. Ahora el proyecto pasa al Senado provincial.

Tuvo media sanción en la Cámara baja un proyecto de ley de los diputados Griselda Tessio, Héctor Acuña y José María Tessa que propone que se creen en el ámbito del Ministerio de Salud de la Provincia Residencias para Madres en Maternidades, Servicios de Neonatología, Centros Perinatológicos y hospitales con internación neonatal o pediátrica públicos.
Básicamente, el texto pide que estas residencias “brinden alimentación, asesoramiento, información, capacitación y contención a las madres, jerarquizando el vínculo con el recién nacido (RN)”, comienza diciendo.
Y precisa que deberán alojar a estas mujeres cuando los niños se encuentren internados, favorecer la participación de los padres en el proceso de cura de sus hijos y favorecer la presencia de los mismos.
El proyecto se orienta además a asesorar sobre el cuidado del RN, sobre la importancia y ventajas de la lactancia materna, tratando de garantizarla.
También, la norma “busca transformar en forma progresiva la atención técnica del niño en cuidados maternos/paternos; alimentar apropiadamente a las madres con dieta acorde a su estado y necesidad; lograr que durante la estadía amplíe habilidades para su mejor desenvolvimiento en su vida cotidiana, y propiciar el acercamiento de la madre al proceso de alfabetización en el caso de mujeres no alfabetizadas”.
En otro punto, la iniciativa propone lo que define como un “programa de educación continua para la salud, abordando temas como: Lactancia, Crecimiento y Desarrollo, e informando a todas las mujeres sobre los derechos que les otorgan leyes relativas a Violencia Familiar, Salud Reproductiva, Procreación Responsable y anticoncepción quirúrgica –entre otras disponibles– en los hospitales públicos”.
La diputada Tessio, en diálogo con Diario UNO, sintetizó el sentido del proyecto: “Cuando determinados sectores vulnerables tienen a sus hijos o nietos hospitalizados por largo tiempo sufren, no solamente por la internación, sino también por las condiciones en las que están tanto tiempo cuidándolos, por no tener posibilidades económicas para quedarse o por el desarraigo”.
Y agregó: “Nosotros sabemos que desde el siglo XIX existe una enfermedad que se llama «hospitalismo», o al menos así la empiezan a catalogar por entonces, en donde con la tecnología de la época y a pesar de estar atendidos los niños no mejoraban. Por el contrario, empeoraban. Y comienzan a darse cuenta que esta era la consecuencia del alejamiento del entorno, lo que verdaderamente les impedía superar su enfermedad. De algún modo este es el ABC de la cuestión que atraviesa el proyecto”.
Luego explicó que para pensar y fundamentar este proyecto tomaron elementos de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, Niñas y Adolescentes de que los cuales Argentina es signataria, recomendaciones de Unicef y leyes que hablan de los derechos de los pacientes, tanto internacionales como nacionales.
Garantizar derechos
—¿Cómo funcionarán estas residencias?
—Las Residencias para Madres creadas dependerán de una Maternidad, Servicio de Neonatología o Centro Perinatológico Público Provincial y estarán ubicadas en el mismo predio en que estos se encuentran a los efectos que las mujeres tengan posibilidad de contacto permanente con sus hijos. Consideramos que es en el Estado quien debe asegurar condiciones para que los familiares que no tienen recursos estén contenidos. Las madres necesitan estar cerca de esos niños. Hay personas que viven muy lejos de los lugares en donde los atienden. La idea es que tengan una casa cerca del hospital en donde ellas puedan pernoctar. Si la internación es prolongada, la legislación también propone un programa de capacitación en cuidados básicos del niño, fundamentalmente en aquellas madres muy jóvenes que muchas veces carecen de recursos simbólicos. Sabemos que la maternidad adolescente y precoz es una realidad. Entonces además de darles cobijo, alimentos y calor humano, se le brindarían herramientas para el cuidado integral propio, y de los niños. Además, se intentará brindarles herramientas para la inclusión laboral y el desarrollo personal, abriendo perspectivas al trabajo como cursos de peluquería y otros oficios para que puedan tener un ingreso. Más allá del momento crucial de la internación de sus niños, apuntamos a su desarrollo como persona. Consideramos que el Estado debe registrar esa demanda.
—¿Qué lugar ocuparán las ONG?
—A efectos de la colaboración en general con las actividades de los Hogares y sus objetivos, el Ministerio procurará involucrarlas. Será una tarea conjunta ya que cuentan con una destacable experiencia.

Comentarios