adopción
Martes 27 de Septiembre de 2016

Una mujer se ofreció a adoptar a un niño nigeriano para evitar que lo deporten

Gabriela es cocinera del hotel Almirante, donde está alojado Bobby Akwaowo, el niño nigeriano que hoy será deportado. Fue ella quien manifestó su vocación de alojar al pequeño.

Un matrimonio de Puerto San Martín busca contrarreloj poder adoptar a un chico nigeriano que llegó a un puerto privado de esa ciudad como polizón, y sobre quien pesa la orden de deportación que debería cumplirse hoy mismo
Bobby Akwaowo, de 17 años, llegó el 3 de septiembre escondido en un baroco desde Nigeria. Tras varios días de navegación fue descubierto en Terminal 6, Puerto San Martín. El consulado de ese país africano dio la orden de que fuera recogido del hotal pera llevarlo a Ezeiza y de allí volver a su tierra natal.
Pero ocurre que Gabriela, cocinera del hotel Almirante, donde se hospeda el joven, sintió el deseo de adoptarlo y comenzó una carrera frenética para impedir, o postergar, la partida del muchacho.
En diálogo con La Capital, Gabriela contó que cuando vio al chico se angustió mucho, y que pensó en tenerlo en adopción. "No sabía en su momento que se podía hacer algo, hasta ayer, en que me dijeron que hiciera un reclamo formal y un pedido de adopción", contó la mujer pasadas las 15. Recién salía del hotel y estaba en su casa, adonde regresaría a las 18. No sabía si a Bobby se lo habían llevado o no.
Casada y con dos hijos propios, Gabriela corre contrarreloj para lograr su cometido. "Le entregué a la policía los documentos que me pidió. Sé que en Nigeria nadie reclamó por el chico, y que él mismo dijo que no saben dónde están sus padres. Nosotros estamos tratando por todos los medios de que no lo lleven.
Gabriela no quiere tener un contacto demasiado fluido con el muchacho, porque no quiere sembrar faltas espectativas en ambos. "El se quiere quedar acá, yo estoy dispuesta a recibirla de la mejor manera, pero va a ser muy doloroso para los dos si no me lo permiten y tiene que volver a su país", dijo la mujer.

Comentarios