santafe
Jueves 18 de Febrero de 2016

Una pila de escombros que alberga alacranes e insectos

Está en calle Azopardo al 7900 en barrio Los Ángeles, frente a un depósito donde además hay ratas y hormigas. Los vecinos piden que el municipio intime al dueño a limpiarlo 

Al pasar por Azopardo al 7900, en barrio Los Ángeles, es imposible no visualizar una montaña de escombros –que en realidad son pedazos de asfalto– en medio de la vereda oeste de esta calle. Allí se elevan yuyos, acumulan ramas y basura de poda, pero lo peor es que alberga alacranes y otros insectos. Enfrente hay un galpón donde se guardan chatarras y otros elementos que pertenecían a una carpintería. Los vecinos que viven en ambos costados están indignados, molestos, pero también con miedo porque todos los días están matando estos arácnidos que ingresan a sus viviendas. Hicieron los reclamos correspondientes al municipio para que limpie ese lugar o intime al propietario a que lo haga, pero hasta el momento no tuvieron respuesta.
Lilián Pérez vive al norte de este depósito y es una de las perjudicadas: “Padezco una invasión de todo desde alacranes, hormigas que me agarraron el techo y casi me lo tiran abajo hasta ratas y otros insectos. Hace más de un año que está toda la chatarra abandonada y casi tres que están los escombros acumulados, ahora tapados por los yuyos, pero donde se crían y reproducen los alacranes”. 
Según cuentan los propios vecinos, este galpón pertenece a un señor que vive en Las Flores y que usa como depósito. “Y él fue también quien trajo esos escombros no sabemos para qué, ahora se llenó de yuyos y tenemos que estar cuidando porque a veces vienen de otros lados y dejan ramas y hojas de poda y para evitar que se haga más grande la montaña las sacamos, pero eso lo tiene que hacer una máquina, nosotros no podemos”, agregó Lilián.
En ese sector se quedaron sin la vereda oeste. Para cruzar desde Azcuénaga hasta Larrea deben bajar a la calle para poder pasar. “Tengo todos los números que me dieron desde el 0800 de todas las veces que llamé para pedir que hagan algo. El municipio sabrá lo que tiene que hacer, pero lo que sí necesitamos es que limpien este lugar, que lo obliguen a sacar lo que no le sirve para evitar que se sigan criando alimañas”, dijo más adelante Lilián, mientras mostraba dos facturas con 900 pesos que gastó por contratar una empresa que le fumigue su vivienda.
Hoy la mayor preocupación de los vecinos pasa por los alacranes. Don Pérez como lo conocen los vecinos está del lado sur, y encontró 10 de estos arácnidos en un día dentro de su casa. Los agarró y guardó en un frasco y en tono de broma dijo: “Ahora tengo como hobby coleccionar estos bichos”. No saben cómo hacer y obsesionaron a los chicos para que sepan cómo actuar cuando ven uno. “Tengo una nieta de un año y no sabemos qué hacer para cuidarla, tenemos que estar constantemente sobre ella para que no se siente en el suelo o toque determinadas cosas. No podemos vivir así”, agregó Lilián.
Estos vecinos aseguran tener muchos gastos en productos de limpieza e insecticidas para combatir estos insectos y arácnidos y hasta tuvieron que contratar los servicios de una empresa para erradicarlos. “Hace más o menos un año que vivo un calvario, lo mismo le pasa al vecino que vive del lado sur, pero no somos los únicos sino que los que están a la vuelta o enfrente también son víctimas de esta situación”, concluyó Lilián. 

Comentarios